Patrimonio Los guardacantones de Tarifa

  • El centro de Tarifa atesora numerosos ejemplos de estos rebajes para proteger las esquinas de edificaciones del roce y golpes de los carruajes

Guardacantones de piedra en la Puerta de Jerez de Tarifa. Guardacantones de piedra en la Puerta de Jerez de Tarifa.

Guardacantones de piedra en la Puerta de Jerez de Tarifa. / A. S.

Los guardacantones o guardaesquinas son esos tradicionales recursos arquitectónicos dispuestos para proteger las esquinas de edificaciones del roce y golpes de los carruajes. Su forma debe ser algo redondeada de manera que no se deterioren fácilmente al ser golpeados. Lo habitual consiste en rebajar levemente la esquina desde el suelo hasta una cierta altura y cubrir el hueco con un poste de piedra o mármol o algún accesorio de hierro. Incluso pueden servir objetos reutilizados, como los viejos cañones tan abundantes en Cádiz capital.

Por su cometido, suelen tener una hechura austera, pero en algunas ciudades hay guardaesquinas que son producto de un esmeradísimo trabajo, auténticas obras de arte. Naturalmente, lo más simple y económico es dejar el vaciado esquinero sin ornato o elemento añadido, una solución que también se emplea en Tarifa.

En pocos lugares habrán sido tan necesarios y útiles como en el casco antiguo tarifeño por la estrechez de sus callejuelas de reminiscencias islámicas. Aquí encontramos una buena variedad de sencillos guardacantones, algunos tan integrados en el edificio que pasan casi desapercibidos para los viandantes.

Tres ejemplos de guadacantones en el casco histórico de Tarifa. Tres ejemplos de guadacantones en el casco histórico de Tarifa.

Tres ejemplos de guadacantones en el casco histórico de Tarifa. / A. S.

Pese a su humildad ornamental o arquitectónica, deben valorarse como un bien de interés patrimonial y una seña de identidad de la ciudad. Conforman un legado cultural que siempre nos proporciona alguna información sobre los avatares pasados de sus habitantes. Son memoria histórica. Además, todavía siguen manteniendo su función protectora de las esquinas en las angostas callejas del centro urbano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios