La levantá

Una nueva primavera aguarda

Cristo de la Buena Muerte. Cristo de la Buena Muerte.

Cristo de la Buena Muerte.

El pasado domingo 22 de Marzo hubiera tenido lugar la XXIV Exaltación de la Saeta que un servidor de ustedes habría pronunciado en el Edificio Sociocultural La Escuela. Como es sabido, y ante esta crisis sanitaria que azota a gran parte del mundo, todos los actos cofrades, litúrgicos y escénicos con público han sido suspendidos hasta que salgamos, que esperemos que sea pronto, de esta maldita pandemia.

Por ello, ese mismo domingo grabé en las redes sociales una pequeña pincelada de lo que nos espera para la XXV Exaltación de la Saeta. Creo que ya la vigésimo cuarta edición ha pasado y a lo mejor el destino me tenía reservado, por lo mucho que significa La Levantá para mí, que yo fuera el exaltador de las bodas de plata de La Levantá.

Así que una nueva primavera aguarda, llena de nuevos pregones, nuevos cultos, Jesús Coronado desfilando por primera vez un Viernes de Dolores por las calle de su barrio de San García, esperemos que al Santísimo Cristo de la Buena Muerte y María Santísima del Mayor Dolor saliendo de su Capilla de San Antón, porque no olvidemos que La Caridad existe y, tanto material como no, es un bien de todos.

No voy a negar que el domingo 22 de marzo de 2020 será recordado en mi mente como un día muy triste, pero en cierto modo, son circunstancias las que nos han sorprendido contra las que no se puede luchar, sólo nos quedar rezar para que nos recuperemos pronto de esta borrasca y pensar que después de los nubarrones vienen los días más soleados y esos días de sol radiante será la primavera de 2021.

Nervioso ya me siento ante la espera de un año que permita subirme al estrado en el edificio sito en la Calle San Antonio para recitar con cariño la prosa y los versos que, aunque con nuevas notas porque de aquí a un año vista nuevas aves anidan en el balcón de mi inspiración, aguardan en su mayoría presos en las pastas que nuestro presidente Manuel María López Arcas me entregó el pasado 22 de Febrero en el Santuario de Nuestra Señora de Europa.

Una nueva primavera aguarda y ella, con su túnica blanca y su olor a azahar, llegará y se llevará todos los malos presagios y nos sorprenderá con tiempos de amor gloria y de la XXV EXALTACIÓN DE LA SAETA.

Y la llaman Saeta...

Esa que de madrugá

Bajo una luna que brilla

Va derramando sus lágrimas

Pa que la recoja Algeciras.