Suplemento FITUR 2020

Campo de Gibraltar, tierra y mar en el paladar

  • La comarca tiene una amplia oferta gastronómica, con los pescados y mariscos y las carnes de caza como protagonistas

Campo de Gibraltar, tierra y mar en el paladar Campo de Gibraltar, tierra y mar en el paladar

Campo de Gibraltar, tierra y mar en el paladar

Uno de los mayores placeres de viajar es conocer y degustar los manjares autóctonos de la zona que se visita. La riqueza gastronómica es un valor añadido de cualquier zona turística y la de Andalucía es ampliamente reconocida por ser un referente de la cocina Mediterránea, por la calidad de sus materias primas y la variedad de sus productos.

El Campo de Gibraltar es un claro ejemplo de esa riqueza gastronómica del sur de España con una oferta que combina los productos procedentes del mar con los de interior, adaptándose a los gustos de cualquier paladar. Sin duda, los pescados y mariscos son unos de los productos estrella de la comarca, bañada por el mar Mediterráneo y el océano Atlántico y aprovisionando las mesas de cocinas y restaurantes de un producto de alta calidad.

Los municipios de San Roque, La Línea de la Concepción, Algeciras y Tarifa, todos situados en el litoral, tienen sabor a mar y basan su gastronomía principalmente en estos protagonistas culinarios. Las posibilidades son amplias: besugos, almejas, navajas, cangrejos, chocos, cazón o salmonetes son solo algunos ejemplos de las especies que se pueden degustar en el litoral campogibraltareño.

Los modos de cocinarlos son variados, desde el típico pescaíto frito o las ortiguillas rebozadas a platos más elaborados, como el arroz con carabineros, almejas a la marinera o sopas como el emblanco o el gazpachuelo. Sin olvidar uno de los platos estrellas, que no por su simpleza deja de ser menos suculento: las sardinas al espeto, un clásico que nunca defrauda a los comensales.

Todos estos pescados y mariscos pueden acompañarse con una refrescante ensalada de tomate, cebolla y pimiento aliñada con un sal, aceite y vinagre que se convierte en el perfecto acompañamiento. Algeciras, La Línea y la barriada barreña de Palmones, proclamada en 2004 “Centro Gastronómico del Campo de Gibraltar”, son lugares perfectos para comer el mejor pescado y marisco de la región.

Para los que busquen la cocina de más alto nivel, Sotogrande les ofrece un abanico de restaurantes y bares con la cocina de más alto nivel y todo tipo de estilos para poder disfrutar en las riberas de su espectacular puerto deportivo y en los clubes a orillas de sus playas.

Tarifa es otro de los municipios campogibraltareños que brillan por su variedad. Además del plato estrella, el atún rojo que llega a las almadrabas de la localidad y que no deja indiferente a nadie, la amplitud de su oferta se hace notar en las cartas de sus restaurantes. Platos tradicionales, como el potaje de tagarninas, el puchero o los callos se mezclan con la cocina de diseño italiana, mexicana o marroquí.

Solo hay que desplazarse unos kilómetros hacia el interior de la comarca y el paisaje culinario cambia de tercio para dar paso a las carnes de monte y a los productos de la campiña. Los espárragos silvestres, los alcauiciles o las tagarninas son las materias primas usadas para realizar los guisos típicos de la zona.

Los caracoles son también protagonistas en el Campo de Gibraltar, ya que el clima y vegetación de la zona son idóneas para su reproducción. Caracoles al poleo y cabrillas con tomate llenan las mesas de los restaurantes cuando llega el calor y durante varios meses las raciones se sirven en modo continuo en las terrazas de la comarca.

Pero sin duda lo que verdaderamente resalta en el interior de esta región gaditana son las carnes de caza. El Parque Natural de los Alcornocales sirve de hábitat para corzos, ciervos, gamos o jabalís, entre otras especies, que viven en libertad por los frondosos bosques de la zona. La gastronomía de Castellar de la Frontera, Los Barrios o Jimena ha convertido a estos productos en las estrellas de sus mesas.

Jabalí y venado en salsa, carrillada ibérica, lomo en manteca son algunas de las elaboraciones que los restaurantes de los pueblos del interior realizan y que hacen las delicias de los paladares más selectos. Sin olvidar las carnes de retinto, de cerdo ibérico o cabrito, que complementan a las carnes de caza ofreciendo la más alta calidad.

En Jimena de la Frontera, estos platos se combinan con la especialidad de la localidad: las setas. Jabalí al tomillo con yemas, conejo con níscalos o venado al vino tinto con chatarellas son algunas de las posibilidades que este pueblo blanco ofrece a sus visitantes. Además, el municipio organiza cada año sus jornadas micológicas, un auténtica oportunidad para introducirse en el mundo de las setas y degustar platos elaborados con las mismas.

Resumir en unas pocas líneas las posibilidades gastronómicas que ofrece el Campo de Gibraltar es una tarea complicada, ya que la variedad de platos y productos que se ofertan en los distintos municipios es amplia y representa la cultura de cada uno de ellos. De lo que no hay duda es que la región ofrece posibilidades para todos los gustos y bolsillos y que los visitantes siempre se quedan con un buen regusto en el paladar después de probar la cocina de la comarca.