Suplemento FITUR 2020

Campo de Gibraltar, un paraíso para el turismo activo

  • Las posibilidades deportivas son múltiples en la comarca, desde los deportes náuticos al senderismo

Campo de Gibraltar, un paraíso para el turismo activo Campo de Gibraltar, un paraíso para el turismo activo

Campo de Gibraltar, un paraíso para el turismo activo

El Campo de Gibraltar es un lugar ideal para la práctica de los deportes de naturaleza. Los dos parques naturales de la comarca, el Parque Natural del Estrecho y el Parque Natural de Los Alcornocales, conforman una combinación perfecta para los amantes de las actividades en exterior, ofreciendo una variedad de alternativas para todos los gustos y bolsillos.

Rodeado en gran parte por la costa, el Campo de Gibraltar ofrece una gran variedad de posibilidades para la práctica de deportes naúticos. Tarifa es el máximo exponente de esta clase de actividades y ha sabido utilizar su recurso natural más abundante, el viento, para convertirse en uno de los referentes mundiales de los deportes extremos como el kite-surf o el wind surf. Sus largas playas de arena virgen atraen cada año a cientos de miles de apasionados del viento.

Los deportes náuticos son una de las ofertas de ocio más importantes que ofrece el Campo de Gibraltar, con los puertos deportivos de Sotogrande en San Roque y La Línea de la Concepción como bases principales para iniciarse en la navegación. El buceo, la pesca deportiva y la vela son algunas de las opciones por las que los visitantes pueden optar.

Estas actividades marítimas permiten vivir una esperiencia única: el avistamiento de cetáceos. Las aguas del estrecho de Gibraltar tienen una rica biodiversidad que sirve de alimento para siete especies distintas de estos animales.

Los calderones y delfines, residentes en la zona, son visibles durante todo el año, mientras que otras especies son visibles en sus periodos migratorios, cuando atraviesan el área, como es el caso de orcas, rorcuales y cachalotes. Una estampa habitual que contemplan los que viven esta experiencia es la de los delfines que deciden acercarse a las embarcaciones y las acompañan con saltos acrobáticos.

Si el espectáculo en la superficie es magnífico, el paisaje submarino nada tiene que envidiarle. La Reserva Marina “Franja Litoral Algeciras-Tarifa” esconde una rica flora y fauna subacuática que convierte a estos fondos como los de mayor diversidad biológica de Europa gracias a su singular situación geográfica y la limpieza de sus aguas renovadas constantemente por las corrientes que recorren la zona.

Los amantes del buceo podrán encontrar aquí frondosos campos de gorgonias, fondos cubiertos de algas rojas calcáreas, fauna procedente tanto del Mediterráneo como del Atlántico y enclaves naturales inigualables como el Arrecife de San García, la Ballenera, Las Diaclasas o Los Cañones, entre muchos otros.

Los que prefieran el interior a la costa, también encontrarán en el Campo de Gibraltar la zona idónea para practicar turismo activo. Al estar situada la comarca entre el Parque Natural del Estrecho y el Parque Natural de los Alcornocales es un lugar idóneo para adentrarse en la naturaleza gracias a su accesibilidad y riqueza paisajística.

Son varias las rutas que los aficionados al senderismo puede realizar en la zona. Una de las rutas más famosas, el GR-7, atraviesa el Campo de Gibraltar, al igual que el Corredor Verde Dos Bahías, 100% gaditano y que discurre en gran parte por Los Alcornocales, con gran valor natural, cultural e histórico.

Algeciras está rodeado de caminos a través de los que disfrutar del entorno natural. El Sendero de la Miel, Camino de Catalafe o la Garganta del Capitán son solo algunos de los ejemplos que existen alrededor de la ciudad portuaria. Desde alguno de ellos se pueden obtener unas extraordinarias vistas panorámicas de la Bahía de Algeciras. En la vecina Los Barrios también existen alternativas, como el de la Montera del Torero o el Santuario de Bacinete.

Más hacia el interior de la comarca, Castellar de la Frontera, en pleno corazón de la misma, dispone de varias rutas, aunque las más interesantes son el Sendero de la Mariposa Monarca, que discurre entre alcornoques a la orilla del río Guadarranque y en el que se puede contemplar a este insecto, además de poder avistar gamos, corzos, ciervos y jabalíes autóctonos de la zona. Este camino enlaza con la antigua calzada romana que desemboca en la espectacular villa fortaleza de la localidad, un enclave único ideal para los que quieran desconectar y disfrutar de la tranquilidad.

En Jimena de la Frontera, aún más en el interior y con un paisaje más accidentado, también existen rutas de gran belleza, como la del río Hozgarganta, la subida a las Lomas de Cámara o la Laja Alta. Además de poder contemplar la fauna local, en otoño los campos de Jimena se ponen a rebosar de setas y hongos, que convierten a la actividad micológica en una de las más características de la localidad.

Algunas de las rutas mencionadas y otras muchas también son usadas por aficionados a la bicicleta de montaña, otra forma de disfrutar de los paisajes que ofrece el entorno natural único del Campo de Gibraltar. Y a estas actividades se suman otras como escalada, kayaks o paseos a caballo.

Y por supuesto no hay que olvidar otro de los atractivos de la comarca: el golf. Algunos consideran a San Roque como la capital europea de este deporte, con nueve campos de golf, tres de ellos entre los 50 mejores del continente: Valderrama (el número uno), Real Club de Sotogrande y San Roque Club.

En definitiva, el Campo de Gibraltar ofrece toda una gama de oportunidades para los amantes de un turismo activo en el que relacionarse con el entorno de una manera saludable y comprometida.