Un incondicional del tapeo

¿Engordan los altramuces?

  • Estas semillas son un súperalimento que actúa regulando la acumulación de grasas, equilibra los niveles de glucosa y favorece el tránsito intestinal.

  • Una cerveza y una tapa de chochos equivale a unas 110 kilocalorías

Una tapa de altramuces. Una tapa de altramuces.

Una tapa de altramuces. / D.S.

Los altramuces, chochos o lupines son leguminosas con un uso ancestral en la región mediterránea. Redondas y de color amarillo, estas semillas, concretamente la especie Lupinus albus, han pasado de alimentar ganado a ser el aperitivo con el que los bares más castizos acompañan las cervezas y otros refrescos. Una de las preguntas más repetidas cuando se sirve este tentempié es si engorda o no.

El farmacéutico y nutricionista Jesús Montero explica a este diario que son "hipercalóricos". Cien gramos de altramuces deshidratados cuenta con unas 385 kilocalorías (kcal), una vez hidratados rondarían las 120. Así, "una cerveza y una tapita de este aperitivo podría alcanzar las 110 kcal, o incluso más, dependiendo de la marca y del tipo de cereal con el que se haya elaborado la bebida". Sin embargo, comerlos sin abusar es beneficioso por su "alto contenido en proteínas, yodo, magnesio, cobre y ácido fólico".

El experto Javier Vioque, junto a su equipo del Instituto de la Grasa (CSIC), encabezó en 2009 una investigación sobre la digestibilidad proteica y otros parámetros nutricionales de seis especies silvestres andaluzas (Lupinus angustifolius, L. cosentinii, L. gredensis, L. hispanicus, L. luteus y L. micranthus) y llegó a demostrar la similitud que presentan con otras legumbres en su contenido en proteínas. Los resultados de la investigación se publicaron en la prestigiosa revista especializada Food Chemistry.

Su alto valor nutricional y su carácter regulador de la acumulación de grasas, descubierto por expertos del Instituto de Ingeniería de Procesos y Empaquetado de Freising, en Alemania, los hacen aptos para dietas. También son recomendables para celíacos, ya que no contienen gluten y su escaso índice glucémico ralentiza la absorción de azúcares en sangre, convirtiéndolos en equilibrantes de los niveles de glucosa, una propiedad muy beneficiosa para diabéticos.

Todas estas propiedades favorables, junto otras como que contienen un porcentaje tres veces mayor de hierro que la popular kale o produce un efecto probiótico que mejora la salud intestinal, lo convierten en un súperalimento de la dieta mediterránea, presente en muchas despensas andaluzas. 

Propiedades alimenticias (100 gramos)

Calorías: 119 kcalAgua: 71 gramosProteínas: 16 gramosFibra: 2,8 gramosHidratos de carbono: 9,88 gramosGrasas: 2,9 gramos

¿Cómo prepararlos?

Su sabor amargo se corrige metiéndolos en salmuera. Como cualquier otra legumbre, se deja en remojo con agua fría durante 24 horas. Una vez transcurrido este tiempo se hierven, escurren y se conservan en agua con sal hasta su consumo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios