Sociedad

Los alcaldes catalanes se revuelven contra la Generalitat por su gestión de los rebrotes

  • El mantenimiento de la prohibición de las actividades artísticas levanta al sector de la cultura mientras crecen los contagios

  • Mapa de los rebrotes en España

Gente en los bancos de una playa en Cataluña. Gente en los bancos de una playa en Cataluña.

Gente en los bancos de una playa en Cataluña. / EFE

Los alcaldes catalanes están que trinan. El Gobierno de la Generalitat ha dejado en manos de los ayuntamientos la ejecución de las medidas para combatir la propagación del coronavirus, del cierre y del control de los establecimientos pero sin un patrón común para todos los municipios.

Casi tres millones de ciudadanos de la comunidad autónoma de Cataluña que viven en los 13 municipios de la primera corona metropolitana de Barcelona, los de las comarcas del Segrià y la Noguera (Lérida) y los de Figueras y Vilafant (Gerona), donde existe una transmisión comunitaria del Covid-19, con más de 140 brotes detectados en toda la comunidad, están llamados a mantenerse sin salir de sus domicilios durante 15 días si no es para ir a trabajar, comprar o asuntos ineludibles.

Los contagios siguen creciendo y comienza a incrementarse el número de hospitalizados. Mientras tanto, la decisión de la Generalitat de mantener prohibidos festivales y actividades artísticas, así como el cierre de cines y teatros, con el objetivo de contener los brotes ha hecho crecer el malestar en el sector cultural. Pero principalmente entre los alcaldes.

A las restricciones impuestas -reducción del 50% de aforo en bares, cita previa en comercios y cierre de gimnasios, teatros y cines, entre otras-, la Generalitat ha traspasado a los consistorios la responsabilidad de llevar a cabo las medidas de cierre, de control de las playas o de establecer los horarios de las terrazas, aunque sin establecer un denominador común para todos los municipios.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, espera que la autoridad levante la prohibición de celebrar actos culturales, "porque este sector no tiene ninguna culpa: la cultura es segura". El epidemiólogo Antoni Trilla cree que hay margen para aplicar medidas "más concretas y no más drásticas" y añadió que los espectáculos al aire libre, cumpliendo las normas de seguridad, tienen poco riesgo de contagios.

El alcalde de Cornellà, Antonio Balmón, propuso a la Generalitat que establezca sanciones para las personas contagiadas y sus contactos que eludan la cuarentena y reclamó la apertura de los gimnasios y las instalaciones deportivas municipales al considerar que todos respetan las medidas de seguridad, recogió Efe en una nota.

La alcaldesa de Sant Feliu de Llobregat, Lídia Muñoz, reclamó más coordinación con los ayuntamientos y lamentó que el Gobierno catalán no haya contestado a sus ofrecimientos de ayuda para rastrear contagios. Los alcaldes de la comarca de la Noguera, por su parte, pidieron "un confinamiento lo más individualizado posible" porque "hay realidades que no tienen nada que ver de un pueblo a otro".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios