Semana Santa

La singularidad de la Semana Santa de La Línea

  • Se mezcla el costal con el varal, el costalero con el cargador

La singularidad de la Semana Santa de La Línea La singularidad de la  Semana Santa de La Línea

La singularidad de la Semana Santa de La Línea

Si solo puedo poner una palabra para definir la Semana Santa de mi pueblo es: Singularidad. La Semana Santa de La Línea de la Concepción nació con las influencias del sentir cofrade malagueño, gaditano y sevillano. Está claro que las formas sevillanas se han ido imponiendo, pero esas raíces permanecen y le dan un color propio. En nuestra localidad todavía se mezclan el raso malagueño con la tela de sarga, pero nada de terciopelo trianero o de lana macarena; las capas y las colas se unen en una misma noche; los tenis de barrio popular con los zapatos negros o las alpargatas de esparto.

Singulares son las flores en las manos de nuestras Dolorosas, influencia de Zamarrilla. Nuestra Madre y Señora en su Soledad es de la escuela malagueña del siglo XVIII atribuida a Fernando Ortiz, esta imagen fue rescatada de las aguas y se encontraba en el Salvavidas del Carmen de La Atunara. Los sin pecados son una expresión en defensa del dogma de la Inmaculada que nace en Cádiz contra el Protestantismo y de ahí parten nuestros estandartes marianos. ¿Hay algo más malagueño que el manto de Nuestra Señora de los Dolores? Sí, la advocación de María Santísima del Amor y la multitudinaria penitencia del Medinaceli, el Cautivo y Rescatado abrigado y envuelto en su pueblo.

Singularidad en nuestro cargar o portar. En La Línea se mezcla el costal con el varal, el costalero con el cargador. Singular es el portar directamente sobre los hombros al Santísimo Cristo de la Misericordia. Singular es el andar de Nuestra Señora de la Salud, un andar propiamente femenino que solo una auténtica cadera de mujer puede conseguir. Singular el varal del Carmen, con ese navegar marino, que no existe otro igual en nuestra provincia.

Singular es la presentación de todas nuestras hermandades ante La Inmaculada, ante nuestra Patrona. Singular es cambiar el nombre de un Cristo por un acontecimiento histórico, ante una lluvia imprevista se abandonó al paso el Santísimo Cristo de la Colonia y así pasó a llamarse Cristo del Abandono.

Y para singular nuestras recogidas, sin querer entrar, sin querer terminar. Algo para recomendar, para no perderte, son los encuentros de la Sagrada Flagelación con María Santísima de la Estrella, el domingo de Ramos, y el abrazo en la plaza del Carmen, el Viernes del Santo del Cristo del Mar con Madre de Dios. Trabajaderas y varal a un mismo compás.

Singular es la posición del San Juan de la Hermandad del Silencio, que se sitúa a la derecha de María Santísima de la Concepción. Singular es el San Juan del Carmen, inspirado en los jóvenes cargadores de la cuadrilla del Cristo del Mar. Y singular nuestro Señorío, pues tenemos dos, Cautivo y Gran Poder.

Pero para singularidad, la situación de la mujer en nuestra Semana Santa, y no es por modernidad. Fue el primer pueblo que metió mujeres en la Junta de Gobierno y sin tener el decreto por parte del obispado. En los años 60 muchas mujeres revestían el traje de nazareno indicando en sus papeletas de sitio el nombre de su padre o hermanos. Soledad era una hermandad de mujeres. No solo con la mantilla malagueña, sino en todos los órganos de la hermandad. Hace más de 20 años que ya teníamos hermanas mayores, como Filomena, de Entrada Triunfal y Paqui, del Rocío. Ellas están en toda la estructura de nuestras corporaciones, incluso capataces. Por supuesto que no somos perfectos, no somos ángeles, sino hombres y mujeres con nuestras limitaciones, por eso debemos continuar trabajando en nuestras Hermandades, con nuestras hermandades y para nuestras Hermandades. Y en ese avanzar podemos indicar varios de los estrenos.

Entrada Triunfal estrenará el mediatrix de María Santísima de la Alegría, con estandarte realizado sobre malla con aplicaciones de florecillas de jazmín y rosas de nácar y perlas. Y para el Señor, mantolín en terciopelo burdeos bordado en oro, con el escudo de la Hermandad, cruz de Santiago, escudo de la ciudad y JHS.

De la Sagrada Flagelación, los laterales delanteros del paso de misterio y las cartelas centrales, además de las tallas de las nuevas imágenes de los flagelos. La Virgen de la Estrella, por primera vez, porta pañuelo negro de luto por su segundo capataz.

El manto de Nuestra Señora de la Concepción de la Hermandad del Silencio, con brocatel de realce azul noche tramado en plata.

Nuestra Señora de los Dolores estrena Rosario de ónix-plata y tocado nuevo.

En la Hermandad del Sagrado Corazón, para el paso del Santísimo Cristo del Abandono, dos jarras laterales centrales y los costeros del paso de misterio. Y en el palio de Nuestra Señora del Mayor Dolor, bambalinas laterales y saya para la Señora.

Dos ángeles, para el paso de misterio de la Hermandad de la Oración y la segunda fase de las cartelas con escenografía de las Angustias y del nacimiento con la Adoración de los Reyes.

La Hermandad del Medinaceli, Cautivo y Rescatado, juego de 12 candelabros.

La Hermandad de San Pedro estrena el techo de palio de Nuestra Señora de la Salud y un juego de ocho palermos.

En Nuestra Señora de la Angustias, una faja cedida por el general de división don Carlos Gabari Lebrón, que fue el primer general que mandó la legión.

Varas y galleta del pertiguero en el Gran Poder.

Nuestra Señora de la Esperanza, puñal nuevo y frontal del Cristo del Amor.

Nuestra Madre y Señora en su Soledad, encajes valencianos; y el Santo Entierro lleva luto por dos policías locales, que son hermanos honorarios.

Amargura tela para su tocado, Cruz Parroquial nueva y restauración de las potencias del Cristo.

Y del Cristo del Mar, el mayor estreno que puede desear un cofrade: Su Virgen sale a la calle. Madre de Dios, Luz y Esperanza Nuestra bendecirá las calles de nuestro barrio.

La Línea de la Concepción crece en sus singularidades: Este año, por primera vez, realizará estación de penitencia Santa Madre de Dios, Luz y Esperanza Nuestra, dolorosa del Cristo del Mar, en una parihuela de cedro sobre varales, portados por cargadoras y capitaneadas por una capataz.

La Semana Santa es una de las expresiones culturales y artísticas de nuestro pueblo. En la Semana Santa se exterioriza un sentir personal y organizativo de una entidad de fieles, la Semana Santa está llena de emociones y sentimientos. Todo ello conforma un cuerpo, cuerpo que es movido por la fe, por una fe revestida de religiosidad popular.

A veces, el único vínculo que tienen muchas personas con el sentir religioso es a través de nuestras Hermandades y Cofradías. Las puertas de nuestros templos se abren para dejar pasar al Señor y a su Santísima Madre, ¡Abramos nuestros corazones a nuestros hermanos y busquemos en ellos a Dios!

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios