Jueves santo · Buena muerte y amargura en San roque

El Cristo de Ortega Bru despierta admiración con la luz del mediodía

  • La cofradía desfila por primera vez por la mañana y la Virgen de las Angustias cumple diez años en la calle

Mañana histórica la del Jueves Santo en San Roque. Después de nueve años sin desfilar fuera de la Magna del Viernes Santo y por primera vez por la mañana, la Venerable Cofradía del Santísimo Cristo de la Buena Muerte y María Santísima de la Amargura, llenó en ayer las calles de San Roque.

La imagen del Cristo crucificado del insigne imaginero sanroqueño, Luis Ortega Bru, es por sí sola digna de admiración. La perfecta imagen fue construida entre 1950 y 1953 y procesionó por primera vez en 1956.

Alrededor de las 11:30 horas comenzaba este histórico desfile en la mañana sanroqueña. La salida justa del trono por la puerta de Santa María Coronada obligó a los 48 costaleros a realizar un gran esfuerzo que continuó bajando la rampa casi de rodillas debido a la inclinación del Cristo. Adornado sólo con claveles rojos y una rosa negra, la talla del Buena Muerte ya estaba en el atrio, donde el hermano honorífico y pregonero de la Semana Santa 2014, Diego Piñel, se dirigió a los cargadores para que bajaran la rampa con decisión. A continuación, su madre, la Virgen de la Amargura, que ayer precisamente cumplió diez años de su primera salida procesional.

Algunos costaleros, miembros del Ejército con las escarapelas del Cristo de la Buena Muerte junto a la bandera de España cargaron el bello palio. Con flores blancas y su manto negro, salió esta imagen, girando despacio antes de bajar la rampa. Acompañada por la Banda de Música Amargura de Ceuta, inició su desfile por la calle Rubín de Celis.

Las imágenes pasaron por carrera oficial a la una de la tarde recibidas poco antes con pétalos de rosas y a Santa María La Coronada pasadas las 15:30 horas, con numeroso público observándolas en la Plaza de la Iglesia.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios