Industria

La refinería de Cepsa en San Roque cerró 2018 con 13,9 millones de toneladas de producción

  • Las instalaciones sanroqueñas exportan 5,2 millones de toneladas de productos, lo que representa un 38,9% de su producción neta y supone un aumento del 10% respecto a 2017

La refinería de Cepsa en San Roque. La refinería de Cepsa en San Roque.

La refinería de Cepsa en San Roque. / E.S.

Comentarios 2

La refinería de Cepsa de San Roque movió 11,9 millones de toneladas de crudo procesado y una producción total de 13,9 millones de toneladas en el año 2018, una mejoría respecto a 2017, cuando produjo 13,6. Las instalaciones sanroqueñas exportaron 5,2 millones de toneladas de productos, lo que representa un 38,9% de su producción neta y supone un aumento del 10% respecto al año 2017.

Según comunica la compañía, se movieron 4,4 millones de toneladas de gasóleo, 1,8 millones de toneladas de gasolinas y 1,6 millones de toneladas de queroseno. Además, 1.628 buques operaron en la terminal marítima de Cepsa y 90 en la monoboya durante el año 2018.

Asimismo, Cepsa señala sobre la producción en la planta química de Puente Mayorga que el año 2018 se cerró con 195.136 Tm de Alquibenceno Lineal (LAB), la materia prima más común en la elaboración de detergentes biodegradables, y con 25.801 Tm LABSA, el tensioactivo más versátil y de más amplia utilización en todo tipo de formulaciones detergentes: polvos, líquidos, geles, aglomerados, barras o tabletas.

Cepsa indicó que el año pasado se realizó la parada programada de las unidades durante el mes de mayo para proceder a inspecciones reglamentarias e implantación de mejoras en las unidades. En cuanto a las exportaciones de productos de la planta química de San Roque supuso el 70% de su producción neta del 2017.

Seguridad

La Refinería Gibraltar-San Roque y la planta química de Puente Mayorga continúan con "niveles bajos" del Índice de Frecuencia, que mide el número de lesionados con baja médica por millón de horas trabajadas. En 2018, fue 1,3 en la refinería y la planta química de Puente Mayorga. Un logro posible gracias a la observación preventiva, la implantación de acciones correctoras, el cumplimiento riguroso de los planes de seguridad, la evaluación de los riesgos y la concienciación, según explica la empresa, que añade que la prevención es un elemento inseparable de la seguridad y, por ello, la Compañía aplica "exigentes medidas" en sus instalaciones y se somete a auditorías internas y externas para evaluarla.

Las instalaciones de Cepsa en San Roque cuentan con la certificación internacional OHSAS 18.001 sobre sistemas de prevención de riesgos y se auditan anualmente más allá de los requisitos legalmente exigibles. Además, Cepsa cuenta con procedimientos y aplicaciones informáticas de investigaciones propias y se ha perfeccionado un sistema informatizado de permisos de trabajo, así como el sistema de control de bloqueos Loto (LOCK OUT-TAG OUT).

Cepsa está implementando un nuevo sistema de gestión basado en la seguridad de procesos PSM (Process Safety Management), el cual está basado en la propuesta del Energy Institute, y que tiene por objetivo mejorar la seguridad. Además, ha considerado la formación como un pilar fundamental de la política de prevención de riesgos laborales, por lo que durante 2018 se han impartido aproximadamente unas 14.784 horas de formación en seguridad.

Cepsa señala que a lo largo del 2018 invirtió en seguridad 57,5 millones de euros en distintas actuaciones y se han cerrado 59 inversiones comenzadas en años anteriores.

Protección ambiental

Cepsa subraya que las continuas inversiones en mejoras medioambientales durante 2018 en sus centros de San Roque y en especial las destinadas a la mejora de la calidad de los combustibles y de la eficiencia energética han llevado a la reducción significativa de las emisiones de SO2, CO2, NOx y partículas, lo que se refleja de manera directa en una mejora de la calidad del aire.

Un año más se llevó a cabo "con éxito" la certificación única del sistema de gestión ambiental conforme a la norma ISO 14001, así como la validación de las Declaraciones Ambientales conforme al Reglamento europeo Nº 1221/2009. Asimismo, explica que se ha verificado nuevamente la memoria ambiental del terminal marítimo de Cepsa para dar cumplimiento a la Guía de Buenas Prácticas Ambientales de Puertos del Estado.

También ha verificado externamente los cálculos para las emisiones de gases efecto invernadero con objeto de asegurar que la información a reportar en el informe anual de emisiones es coherente con los principios generales de seguimiento y notificación establecidos en el Reglamento (UE) 601/2012 y los correspondientes requisitos establecidos en la autorización y el plan de seguimiento.

Cepsa afirma que la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio continúa llevando a cabo la adaptación de la Autorización Ambiental Integrada a las Conclusiones sobre la Mejores Técnicas Disponibles (MTD) del BREF de Refino (Documento de Referencia para la aplicación de las MTD). Además, destaca que en 2018 invirtió en Medio Ambiente 54,3 millones de euros en distintas actuaciones.

33 crudos diferentes

El director de la refinería Gibraltar-San Roque, Miguel Pérez de la Blanca, destaca que 2018 se ha cerrado con una destilación de 11,9 millones de toneladas de 33 crudos diferentes, "cinco de ellos por primera vez". Asimismo, hace hincapié en materia de seguridad en la consolidación de los permisos electrónicos y el sistema de bloqueo LOTO y como uno de los hitos principales del año, una nueva unidad de metaxileno, "cuya construcción y puesta en marcha se han llevado a cabo en plazo y produciendo en especificación desde el principio sin ningún tipo de problemas".

Además, Pérez de la Blanca recuerda que en mayo el Consejo de Administración aprobó el proyecto de Fondo de Barril (BOB), lo cual "es todo un hito en la historia de la Refinería". "Este proyecto se enmarca dentro del plan 2030 de Cepsa y posiciona a nuestra Refinería en una situación clara de fortaleza para poder afrontar el futuro",  resalta el director, que reafirma la "muestra de confianza de Cepsa en el Campo de Gibraltar con esta inversión en nuestra Refinería".

Por su parte, el director de la planta química de Puente Mayorga, Jesús Ivars, señala que 2018 ha sido un año en el que se han superado los principales objetivos y retos relacionados con producciones objetivo y costes variables asociados, "consiguiendo un ahorro importante en estos últimos respecto a lo presupuestado".

La correcta planificación y ejecución de la parada general de mayo fue un hito conseguido en fecha, así como la consecución con éxito del proyecto de uso de la Unidad de HDA1 para fabricación de disolventes, permitiendo incrementar la producción de disolventes desaromatizados en unas 30.000 toneladas al año, dijo Ivars, quien hizo referencia a la seguridad, señalando que ha sido un año de nuevos retos. El grupo de trabajo PSM (Process Safety Management) inició el trabajo de actualización de documentación relacionada (manuales operación, procedimientos operativos, Hazop's) de acuerdo a lo requerido por Corporación, dentro del plan PSM 2018-2022, como parte de las actuaciones en materia de seguridad industrial.

Finalmente, apuntó que 2018 "ha sido el año del inicio de las obras para la construcción de la nueva planta de alquilación en lecho fijo usando tecnología Detal, cuya puesta en marcha se espera para mediados de 2020". "El esfuerzo y coordinación de todo el equipo de Operaciones, Optimización Seguridad y Medioambiente fue clave para la consecución de todos estos objetivos de la Química de Puente Mayorga",  concluyó.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios