Parada en la Gibraltar-San Roque Cepsa invierte más de 42 millones en reforzar la eficiencia, tecnología y seguridad de la refinería

  • En las tareas de la parada programada han participado 25 empresas auxiliares con más de 600 profesionales

Trabajos durante la parada en la refinería Gibraltar-San Roque de Cepsa. Trabajos durante la parada en la refinería Gibraltar-San Roque de Cepsa.

Trabajos durante la parada en la refinería Gibraltar-San Roque de Cepsa. / Cepsa

La refinería Gibraltar-San Roque de Cepsa ha concluido su parada programada tras un mes y medio de trabajos con una inversión de 42,6 millones de euros, según ha anunciado la compañía. Todas las unidades de la planta que se han visto implicadas por la parada se encuentran ya a pleno rendimiento.

Durante la parada, en la que no ha registrado ningún accidente con baja, se han llevado a cabo labores de mantenimiento, inspección reglamentaria e instalación de nuevos equipos en algunas unidades destinadas a mejorar la seguridad, la disminución de las emisiones a la atmósfera, la eficiencia y el nivel de innovación y tecnología de las plantas de San Roque.

En el desarrollo de todos estos trabajos, junto al personal propio de Cepsa, han participado más de 600 profesionales (mecánicos, tuberos, electricistas, soldadores, pintores, encofradores, gruistas y carretilleros) de 25 de empresas auxiliares, principalmente del Campo de Gibraltar.

José Antonio Agüera, director de la refinería Gibraltar-San Roque, ha agradecido el esfuerzo y la dedicación a todas las personas implicadas en esta parada y, en especial, el compromiso con la seguridad y con las medidas Covid.

Previamente a la entrada al recinto toda persona que ha colaborado en los trabajos recibe un curso sobre seguridad y prevención por parte de Cepsa que se suma a la formación facilitada por sus respectivas empresas, además de tener que cumplir con los protocolos de seguridad que ha impuesto la Covid-19.

Planificación

Habitualmente, Cepsa realiza paradas programadas de sus unidades, donde se efectúan labores de mantenimiento intensivo e inspecciones que, normalmente, no se pueden hacer con las unidades en marcha. "Estos trabajos permiten a la compañía contar con unas instalaciones modernas, seguras, eficientes y con una capacidad técnica integrada", subraya Cepsa.

La parada requiere una "detallada planificación" durante los meses previos, con reuniones entre los departamentos y las empresas auxiliares. Esta coordinación, junto al "riguroso control de las tareas diarias" resulta esencial para garantizar la seguridad de las personas y de las instalaciones, sin afectación para el medio ambiente y la consecución del objetivo de cero accidentes por el que trabaja la compañía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios