San Roque

El Ayuntamiento abre por segunda vez en un mes la bocana del río Guadiaro

  • Los responsables municipales vuelven a hacer un llamamiento a la Junta y al Gobierno

Serván y Jiménez observan los trabajos Serván y Jiménez observan los trabajos

Serván y Jiménez observan los trabajos / E. S.

A primeras horas de este jueves, maquinaria contratada por el Ayuntamiento de San Roque ha abierto la bocana del río Guadiaro tras su segundo cierre en apenas tres semanas. Autoridades municipales han supervisado esta labor, que ha permitido que el río fluya hacia el mar después de varios días para evitar así un serio problema medioambiental.

El teniente de alcalde de Medio Ambiente, Juan Serván, y la teniente de alcalde Belén Jiménez visitaron la desembocadura. "El Ayuntamiento no puede mirar hacia otro lado. Por ello estamos realizando una labor mínima de carácter medioambiental, ya que se trata de un paraje natural donde conviven muchas especies de fauna. Entre ellas, los peces, que al estancarse el agua se pueden morir y contaminar el río, lo que acaba provocando también un problema de salud pública que afecte a las personas”.

El edil reiteró su petición a las administraciones superiores. "Estamos esperando una solución, de una vez por todas, por parte de las administraciones competentes, de la Demarcación de Costas y de la Junta de Andalucía. No es normal que todos los años pasemos por lo mismo, esto debe solucionarse cuanto antes", indicó.

“Son muchos los vecinos de la zona que se están quejando a esta delegación por el mal olor”, añadió el edil. Además, el concejal criticó que si Costas se puso en contacto con el Ayuntamiento hace dos años para denunciar otra apertura del río con medios municipales, en la actualidad no ha habido comunicación de esta Administración a las peticiones del Consistorio de una actuación en la bocana.

Aunque no participaron en esta visita, tanto la alcaldesa accidental, Mónica Córdoba, como el teniente de alcalde delegado del Valle del Guadiaro, Óscar Ledesma, expresaron su malestar por haber tenido que afrontar desde el Ayuntamiento una solución provisional a un asunto que no es competencia municipal.

La reclamación del Consistorio es que se encuentre la fórmula para evitar que cada verano, con los temporales de levante, la desembocadura del río Guadiaro acabe taponada. Además, esta arena sobrante puede ser utilizada para regenerar las playas cercanas, pero esta labor tampoco es competencia del Ayuntamiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios