San Roque

Cepsa ejecutó una inversión ambiental de 42 millones de euros en 2018

  • La refinería y la planta química ejecutaron actuaciones para la reducción de emisiones y del consumo de materias primas y energía

  • El cambio a la tecnología Detal en Puente Mayorga, la más destacada

Obras en la planta química de Cepsa en Puente Mayorga para instalar la tecnología Detal Obras en la planta química de Cepsa en Puente Mayorga para instalar la tecnología Detal

Obras en la planta química de Cepsa en Puente Mayorga para instalar la tecnología Detal

Comentarios 0

La refinería y la planta química de Cepsa en el Campo de Gibraltar, que la compañía denomina site San Roque, sumaron el pasado año una inversión ambiental de más de 42 millones de euros. Un importe que la compañía destinó a actuaciones que permitirán reducir las emisiones a la atmosfera, mejorar la calidad de los vertidos o disminuir el consumo de materias primas en su proceso de producción.

Así se recoge en las memorias medioambientales presentadas ayer por la refinería Gibraltar-San Roque y Cepsa Química. La compañía casi triplicó su inversión en protección ambiental en 2018, una muestra del “compromiso de Cepsa con el medio ambiente y la mejora continua”, según destacó el director de la refinería, Miguel Pérez de la Blanca.

Entre las inversiones destaca una que supone un cambio en el proceso productivo, la implementación de la tecnología Detal en la planta de Puente Mayorga. Cepsa invertirá un total de 100 millones en convertir a su planta de alquilbenceno lineal (LAB) en la primera fábrica del mundo en sustituir una tecnología basada en ácido fluorhídrico (HF) por la de Detal, un proceso más eficaz y sostenible. Una inversión considerada medioambiental porque además de ampliar la capacidad de producción permitirá aumentar la eficiencia de la planta y reducir sus emisiones, necesitando un menor consumo de gas natural y electricidad. Así, destacó el director de las químicas de Cepsa en Andalucía, Jesús Ivars, se disminuirá en un 40% la producción de residuos.

En cuanto a los resultados ambientales, en emisiones la refinería presentó unos datos por debajo de los límites marcados en la Autorización Ambiental Integrada en las concentraciones medias anuales del efecto burbuja, la agrupación de todos los focos de la planta. Las emisiones másicas de dióxido de azufre marcaron un mínimo histórico después de haberse reducido en un 20% en los últimos tres años (un 90% desde el año 2000) en paralelo a las mejoras implantadas para reducir la presencia de azufre en el fuel gas de consumo. También se quedaron muy por debajo las emisiones de óxidos de nitrógeno, mientras que hubo un leve aumento de las de dióxido de carbono, que se mantienen prácticamente estables en los últimos años después de un fuerte descenso (40%) desde los años 90.

El balance total de emisiones del ejercicio 2018 de la refinería (sin tener en cuenta las unidades de cogeneración) fue de 144.976 toneladas de derechos de CO2 por encima de la asignación. La planta química de Puente Mayorga ha emitido 28.537 toneladas de derechos de CO2 por debajo de su asignación.

En la planta química, al utilizarse únicamente combustibles gaseosos en los procesos de producción, las emisiones de partículas y SO2 son mínimas. También el NOx se mantiene por debajo de los límites establecidos.

Los vertidos líquidos se situaron asimismo por debajo de los límites marcados en la AAI, “más restrictivos que los de la normativa andaluza”, remarcó Pérez de la Blanca, y para este año se espera que los resultados sean aún mejores.

Cepsa también destaca en sus memorias otros proyectos en marcha dentro de su actuación medioambiental. Así, ha llegado a un acuerdo para la ejecución de una investigación sobre el alga parda, que invade las playas del Estrecho, y recibió el pasado año a más de 1.100 visitantes en la estación ambiental de Madrevieja, que muestra el humedal en el que recientemente ha criado una nutria.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios