San Roque

Cepsa refuerza su liderazgo mundial en LAB con la inversión de 100 millones en Puente Mayorga

  • Prevé alcanzar una cuota de mercado de hasta el 17% en alquilbenceno lineal, elemento clave para fabricar detergentes

  • Invierte 100 millones en la renovación de la planta, que generará 250 empleos

Planta de Cepsa Química en Puente Mayorga Planta de Cepsa Química en Puente Mayorga

Planta de Cepsa Química en Puente Mayorga

La caja de detergente en polvo, el bote del concentrado líquido o las pastillas del lavavajillas que cada español usa en su casa tienen, en cierto modo, denominación de origen sanroqueña. Tras los publicitados tensioactivos del detergente está el alquilbenceno lineal (LAB), que se habrá producido muy probablemente en la planta de Cepsa Química en Puente Mayorga; esta cubre el 5,5% del consumo mundial de esta sustancia. Y que a partir del próximo año reforzará su peso gracias a la inversión de 100 millones de euros que la multinacional está ejecutando para renovar su planta sanroqueña e instalar la última tecnología para la fabricación de alquilbenceno lineal.

Cepsa es en la actualidad el líder global en la producción de LAB, con un 15% del mercado global gracias a la producción de sus tres plantas (España, Canadá y Brasil). Con el revamping (modernización) de Puente Mayorga, la capacidad de producción de la planta pasará de 200.000 a 250.000 toneladas anuales y Cepsa reforzará ese liderazgo hasta alcanzar una cuota del 16 o 17%, explica el responsable de Cepsa Química en Andalucía, Jesús Ivars.

El LAB que se fabrica en la planta andaluza es empleado en la fabricación del sulfato de alquilbenceno lineal (LAS), el surfactante o tensioactivo más empleado en la industria tras el jabón. Se usa en detergentes biodegradables, tanto de uso doméstico como industrial, y en productos de limpieza doméstica, suavizantes para la ropa y jabones en barra.

En su día, la planta de Puente Mayorga fue pionera al utilizar el ácido fluorhídrico (HF) como catalizador para el proceso de producción de LAB. En los 90, en la misma instalación se llevó a cabo el proyecto piloto de la tecnología Detal para desarrollar un nuevo catalizador que comportaba mejoras ambientales y de proceso, que se instaló en la planta de Canadá. Esa tecnología, patentada por Cepsa y UOP, es utilizada ya en el 80% de las nuevas fábricas de LAB del mundo. Y ahora la instalación sanroqueña será la primera en reconvertirse del fluorhídrico a la última generación de Detal.

El cambio supondrá una mejora en el consumo de materias primas, de costes y de seguridad, así como en la calidad del producto. El HF es extremadamente corrosivo y provocaba, por ejemplo, que en cada parada se extrajesen entre 20 y 25 toneladas de chatarra por esa corrosión.

Para hacer ese cambio de tecnología Cepsa está ejecutando esa inversión de 100 millones de euros a finalizar en 2020, año en el que la planta sanroqueña cumple medio siglo. Se instalarán 83 nuevos equipos, para lo que serán necesarias cerca de 650.000 horas de trabajo. Durante la construcción el proyecto generará en torno a 250 empleos, la mayoría de ellos locales, con picos que alcanzarán los 400 puestos de trabajo.

La producción de esta planta se destina principalmente a los mercados africanos, que tienen un alto potencial de crecimiento: de aquí a 2035 se espera que la demanda de LAB de estos países aumente un 5% anual. También se espera que crezca en Asia-Pacífico y ahí es clave otro proyecto de Cepsa, en este caso junto a Adnoc: la futura planta de Ruwais (Abu Dhabi), en la que prevé producir 150.000 toneladas anuales de LAB y 225.000 de normal-parafinas.

El cambio supondrá una mejora en el consumo de materias primas, de costes y de seguridad, así como en la calidad del producto

Este reforzamiento se enmarca en las perspectivas de crecimiento que presenta la química mundial. Según el informe prospectivo Cepsa Energy Outlook 2030, la demanda química subirá un 2,9% en los últimos años. Eso supondrá una utilización del crudo diferente a la actual, en la que solo el 20% se usa para petroquímica. Según destaca el responsable de Desarrollo de Negocio e Innovación de Cepsa, Salvador García, “el porcentaje de uso del petróleo como materia para productos petroquímicos irá creciendo en detrimento de la energía, pero también veremos la integración la petroquímica y la química de productos naturales”.

La compañía ha organizado una jornada sobre su negocio químico en la que ha puesto de relieve su peso. Cepsa no solo es líder de producción y en tecnología en la producción de LAB, sino también es el primero en cumeno (7% del total global) y segundo en la producción de fenol (7%).

La empresa también tiene prevista una fuerte inversión en San Roque en el área de refino: 1.000 millones de euros en una mejora tecnológica, de eficiencia, seguridad y sostenibilidad para la refinería Gibraltar-San Roque. El proyecto denominado fondo de barril permitirá adaptar la producción a las nuevas necesidades de mercado, en el que cada vez se consumen menos productos pesados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios