estrenos

Los superhéroes también pagan alquiler

  • 'Los Increíbles' de Pixar regresan 14 años después de su primera aventura

  • La película se estrena mañana, pero algunos cines ofrecen hoy sesiones de esta esperada secuela

La familia Parr, compuesta por Bob, Helen, Violet, Dash y el pequeño Jack-Jack, en una escena de 'Los Increíbles 2'. A la derecha, el personaje de Edna Moda. La familia Parr, compuesta por Bob, Helen, Violet, Dash y el pequeño Jack-Jack, en una escena de 'Los Increíbles 2'. A la derecha, el personaje de Edna Moda.

La familia Parr, compuesta por Bob, Helen, Violet, Dash y el pequeño Jack-Jack, en una escena de 'Los Increíbles 2'. A la derecha, el personaje de Edna Moda. / disney / pixar

En 2004, los superhéroes no poseían aún el monopolio que hoy tienen de la cartelera. Nolan no había estrenado todavía Batman Begins, con la que arrancaba su trilogía de El caballero oscuro, aunque Sam Raimi sí había iniciado su relectura de Spiderman y empezaba a sacar partido del personaje en nuevas entregas. En esos años, a Brad Bird, que había presentado unas estupendas credenciales con su emocionante adaptación del cuento de Ted Hughes El gigante de hierro, se le ocurrió una idea genial: llevar a los superhéroes a una esfera doméstica y reflejar cómo se enfrentaban esas personas con poderes extraordinarios al cúmulo de obstáculos que llamamos vida cotidiana. El público acogió con entusiasmo la propuesta: Los Increíbles recaudaría más de 633 millones de dólares en todo el mundo, ganaría el Oscar a la mejor película de animación yafianzaría ese respeto que Pixar había conquistado con títulos como Toy Story, Monstruos S.A. o Buscando a Nemo.

No se puede acusar a Bird y a su equipo de concebir de forma precipitada una secuela: nada menos que 14 años han pasado desde la llegada a los cines de la primera parte. (Una espera que se ha prolongado para los espectadores españoles: Los Increíbles 2 se estrena aquí dos meses más tarde que en Estados Unidos). En este paréntesis, el director alcanzó la cima con la magistral Ratatouille, y después bajó unos peldaños con sus siguientes proyectos, Misión Imposible: Protocolo fantasma y Tomorrowland, donde ni Tom Cruise ni George Clooney emocionaban tanto como las criaturas animadas de sus anteriores películas.

Pese al tiempo que se ha tomado, Bird siempre quiso volver a Los Increíbles porque sabía que el público amaba a esa familia formada por Bob, Helen y los hijos Violet, Dash y Jack-Jack. "Jugamos con arquetipos tradicionales, una figura paterna fuerte y una madre multitarea, pero al final, descubrimos que casi todos nosotros podíamos identificarnos de alguna manera con todos los personajes. Todos hemos sido impacientes a los 10 años o hemos sido adolescentes inseguros. Todos hemos sentido que soportamos una carga enorme entre el hogar y el trabajo o el colegio, y todos tenemos la impresión de que nos presionan desde muchos sitios", asegura Bird, para quien "la idea de que a nuestros Súpers les preocupe conseguir trabajo y pagar el alquiler sigue siendo muy atractiva. La gente continúa identificándose con los desafíos que te plantea la vida, a los que tienes que enfrentarte incluso si tienes superpoderes".

Bird niega haberse sumado a una moda en un Hollywood que empieza a tener conciencia feminista y que ha descubierto con Wonder Woman que las superheroínas también interesan, pero en este nuevo filme es Helen -a la que presta su voz Holly Hunter en la versión original- quien carga con el papel de mayor peso en la historia y es contratada para dirigir una campaña que reconstruya la reputación de los Súpers. "Esta vez, la protagonista es Helen", apuntan desde Pixar. "Bob se queda en casa con Violet y Dash y se ve obligado a convertirse en un héroe de la vida normal. Es una transición difícil para todos, y lo será más aún cuando la familia se dé cuenta de los superpoderes del bebé Jack-Jack", adelanta la sinopsis. Como en la primera parte, esta aproximación a los superhéroes también tendrá sus momentos de épica, servidos por un villano al que tendrán que enfrentarse los Parr y su amigo Frozone.

"Quería que ésta fuera la aventura de Helen", cuenta Bird, que además tenía curiosidad por ver cómo funcionaba Bob al cargo de la casa, herido en su orgullo porque han reclutado a su mujer para una empresa que querría haber afrontado él. La productora Nicole Paradis Grindle ahonda en este aspecto: "Al principio se muestra un poco prepotente. Se dice: Soy el Sr. Increíble, puedo con todo. Pero creo que cualquier padre puede identificarse con la idea de que los niños son los que pueden acabar contigo. Y hay que añadir un bebé que, para colmo, cuando se enfada, estalla en llamas".

Los Increíblesregresan sin haber dejado atrás algunos de los aciertos de la primera entrega, entre ellos esa estética sofisticada de los años 50 y el personaje de Edna Moda, una diseñadora que confeccionaba el vestuario de los superhéroes y robaba las escenas en las que aparecía. Sin haberse estrenado en España, esta segunda entrega ya ha superado los 1.000 millones de recaudación en el mundo, una proeza que sólo habían logrado antes otras seis películas de animación. No importa que hayan pasado 14 años desde su anterior aventura: parece que el público tenía ganas de reencontrarse con esta familia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios