josé maría castaño. comunicador y flamencólogo

"El flamenco es el cemento que une Algeciras y Jerez"

  • El director del programa de radio 'Los caminos del cante', de Onda Jerez, recibe el 24 de marzo la XV Distinción Flamenca de la Peña Cante Grande

José María Castaño, durante un acto en Jerez. José María Castaño, durante un acto en Jerez.

José María Castaño, durante un acto en Jerez. / e. s.

José María Castaño es un comunicador nato que cumple este año un cuarto de siglo al frente de Los caminos del cante, renombrado programa de Onda Jerez Radio. Centrado durante una hora diaria en el flamenco de lunes a viernes, Emisoras Municipales de Andalucía (EMA) lo llevó además a su ámbito autonómico hace una década. Su devoción por esta música y su capacidad para difundirla lo han hecho acreedor de la XV Distinción Flamenca, que la Sociedad del Cante Grande de Algeciras le entregará el próximo viernes, 24 de marzo, además, con un cartel de lujo formado por el cantaor Jesús Méndez y el tocaor Manuel Valencia. "Ole quien sabe escuchar" es el lema del Cante Grande. También el de Castaño. Sostiene que eso es lo que le ha hecho llegar a donde está.

-Le imagino lógicamente encantado con este reconocimiento.

-Estamos contentísimos. Aunque el Cante Grande insiste en referirse a mí, yo lo derivo hacia todos aquellos que hacemos Los caminos del cante, nuestro programa de radio. Algeciras es una tierra muy querida para nosotros. De hecho, muy unida a Jerez por el flamenco, por esos antecedentes y lazos familiares lejanos que hay entre ambas ciudades a través de Manuel Torre. Esa entidad tiene como lema el saber escuchar y de eso mismo hacemos bandera en este espacio radiofónico que realizamos desde Jerez. Nuestras relaciones con el Cante Grande de Algeciras son excelentes, cantidad de las palmas de plata que han otorgado hasta ahora han sido para flamencos jerezanos. Hay ahí un núcleo de aficionados magnífico. Nuestra satisfacción es enorme, porque quizá otra de las grandes virtudes de Los caminos del cante ha sido saber mantenerse. El flamenco es el cemento que une Algeciras y Jerez.

-Me interesa que hable del binomio flamenco-medios de comunicación.

-Afortunadamente, a ese matrimonio le va cada vez mejor. El periodismo presta progresivamente más atención a este arte y, para darse cuenta de ello, solo hay que ver las hemerotecas de hace un siglo en las que no aparecía casi nada, notas muy exiguas. Hoy hay una importante cantidad de medios locales y autonómicos que tienen su hora u hora y pico diaria de flamenco y los periódicos publican semanalmente dos o tres páginas con noticias sobre él. Este aumento de información es algo importantísimo. En radio lo comprobamos tanto en la programación de Canal Sur como en la de las Emisoras Municipales de Andalucía (EMA) y todo este caudal se convierte en un gran espejo al que creo le están ayudando las redes sociales. Lo de estas últimas sería para otro gran debate porque, como dice el escritor Felipe Benítez Reyes, con ellas cada vecino cuenta con su propia hoja parroquial pero, en general, creo que el efecto está siendo positivo.

-¿Lidian bien los medios con la eterna pugna entre el flamenco tradicional o de siempre y el que podría llamarse nuevo?

-Creo que el flamenco va a tener que empezar a nombrar categorías, que por cierto es algo que no se ha hecho aún con solidez. En otras músicas, como la clásica, sí que ha pasado y se diferencia entre la nacionalista, romántica, barroca, etc. Es verdad que hacer clasificaciones es algo muy complejo. En este punto es donde conecto con una curiosa pero pensada separata que hacemos en nuestro programa: distinguimos entre el flamenco como gran industria musical y, por otra parte, el cante como expresión humana. Éste último está siempre más arrinconado e intentamos que no sea así.

-Volvamos a su experiencia diaria de hacer un programa de radio de flamenco. ¿Cómo ha ido evolucionando Los caminos del cante? Imagino que los primeros tiempos estuvieron llenos de ilusión e inexperiencia.

-Así fue, sí. Empecé esto como una afición. Iba a ver cómo hacía su programa un amigo de mi padre que se llamaba Diego Alba. Aquel espacio ya era de Onda Jerez y se denominó Los archivos del cante andaluz. Escuchaba aquella tertulia y en ella me transmitieron mucho amor por el flamenco antiguo. Al dejarlo Alba se hizo cargo Manuel Naranjo, que era más bien folclorista. Aquello iba cogiendo peso en la programación de la radio municipal. Naranjo, con el que aquel programa se llamó A mi aire, también se marchó y de forma casi casual me lo ofrecieron a mí. Al principio todo era muy artesanal y además no salíamos al aire a diario sino semanalmente. Recuerdo aquellos LP y los CD empezando a asomarse por la emisora, aunque aún estaban aquellas cintas larguísimas de revox…Pero está dicho, la ilusión puede con todo. El punto de inflexión se produjo cuando Los caminos del cante se hizo diario. Eso me obligó a estudiar muchísimo, claro, y luego otro momento clave llegó cuando, hace diez años, lo incorporó a su oferta la red de Emisoras Municipales de Andalucía (EMA), lo que nos extendió a ser autonómicos. De ahí pasamos a estar en los dispositivos móviles, la web, los conocidos podcast que te permiten escuchar nuestras emisiones cuando quieras…En fin, es que han pasado 25 años.

-¿Y qué artistas gustan hoy a José María Castaño?

-No puedo decir nombres concretos. El flamenco es tan amplio que Antonio Chacón, de mil ochocientos y pico, no tiene que ver con Paco de Lucía. Desde luego, siempre hemos bebido de las fuentes que son nuestros grandes maestros, de Antonio Mairena, la Repompa de Málaga, la Niña de los Peines, qué sé yo. Hay muchísimos y muy buenos, ya digo que así es esto. Así es el flamenco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios