Cultura

La Sociedad Musical Linense recibe una mención honorífica

  • La Corporación municipal de La Línea rinde un homenaje a esta prestigiosa entidad, que cumple 50 años al servicio de la cultura y la música en la ciudad

La Corporación municipal de La Línea rindió ayer un caluroso homenaje a la Sociedad Musical Linense Félix Enríquez con motivo de la celebración del 50 aniversario de esta entidad por su labor desempeñada durante este medio siglo en el ámbito de la cultura y la música.

Todos los grupos políticos (PP, PSOE, UPL e IU) aprobaron por unanimidad en un pleno extraordinario la concesión de una mención honorífica de la ciudad a la Sociedad Félix Enríquez. El presidente de esta organización, Salvador Román, fue el encargado de recoger la placa conmemorativa que le entregó el alcalde de La Línea, Juan Carlos Juárez.

Román tuvo palabras de agradecimiento en primer lugar para la Corporación municipal por el reconocimiento a la trayectoria seguida por esta sociedad a favor de la música clásica durante todo este tiempo y ensalzó la labor de Enríquez como la persona que se dejó la piel desde los comienzos. "Quiero darte las gracias donde quiera que estés por la labor realizada a favor de la música en nuestro pueblo" , apuntó con emoción.

El presidente de la sociedad Félix Enríquez manifestó haber tenido la suerte de poder presidir la junta directiva en este cincuentenario y explicó cómo pasaron de estar a punto de desaparecer a gozar de "una gran actividad" con reconocimiento en todas las comunidades autónomas y parte del extranjero a través de los concursos nacionales de piano Ciudad de La Línea.

La Sociedad Musical Linense cuenta ya con 300 socios. Román aseguró que ésta ha sido "totalmente independiente" de cualquier tendencia partidista a lo largo de su historia, viviendo al margen de los avatares políticos que han azotado al país.

Román terminó su intervención destacando la trayectoria y la filosofía de la Sociedad Musical de La Línea desde sus inicios, y "su lucha" porque la música nunca falte en la ciudad.

Antes del acto de entrega de la distinción, uno de los socios más antiguos, Ruperto Muñoz, fue el encargado de hacer el discurso de presentación para, como dijo el alcalde, "encauzar la figura de esta sociedad". Muñoz destacó su convivencia con la misma desde antes de su fundación. Recordó cómo Félix Enríquez, junto con José López Cañizares, se presentaron en su casa para pedir a su padre colaboración en la compra de un piano para una sociedad musical que se iba a fundar, ya que éstos sabían que él -todavía niño- estudiaba piano. "Se compró el instrumento, se fundó la sociedad y comenzó la celebración de conciertos en el salón de actos del instituto laboral Diego de Salinas", colegio donde daba clases el propio Enríquez. "Así empezó nuestra sociedad y desde el inicio hasta hace pocos años, don Félix Enríquez fue el alma de la misma. Por nuestra ciudad han pasado sinfonetas, cuartetos, dúos, tríos y grandes pianistas, un legado cultural que espero que la juventud linense no abandone y sepa valorar por muchos años", dijo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios