Cultura

Pastora Soler, 'twelve points'

  • La sevillana desgrana su trabajo 'Una mujer como yo' a un público entregado en San Roque · En apenas tres semanas, su voz sonará desde Azerbaiyán con 'Quédate conmigo' como representante en Eurovisión

Lo mismo canta al amor, que a una ruptura o a una eterna espera pero el resultado es el mismo: el público cae rendido a sus pies. La sevillana Pastora Soler calentó su garganta anoche en San Roque apenas tres semanas antes de acudir a una de las citas más importantes en su dilatada carrera artística, el Festival de Eurovisión donde defenderá Quédate conmigo como apuesta española en Azerbaiyán.

Soler apareció en el escenario del teatro Juan Luis Galiardo recreando la portada de su último disco, Una mujer como yo (Warner Music Spain, 2011), donde emerge sentada frente a un espejo de camerino ribeteado por bombillas en un ambiente nebuloso. Y tanto. En los primeros instantes del concierto costaba trabajo ver a la artista desde el anfiteatro por la profusión del humo de artificio. Tras entonar dos temas, la propia artista bromeó con ello al asegurar que no sabía si estaba en San Roque o en una nube. El público sí era fácil de encontrar: estaba en su bolsillo.

La primera apuesta del tracklist fue Hoy me despido de ti, el single de apertura de su último trabajo. Encadenada directamente con el tema En mi soledad, del disco 15 años. Dos temas en los que demostró que su voz, cálida y potente, era suficiente para llenar el teatro. "Es un placer venir al Campo de Gibraltar. Una tierra con arte; eso es una responsabilidad porque la gente sabe de arte", comentó en su saludo enfundada en un bello traje blanco con cinturón de pedrería y una vaporosa cola.

Tras las dos primeras canciones de desamor, de corazones rotos, Soler eligió el tema Sólo tú del álbum que lleva su nombre (2002) y que supuso en su día, hace ya diez años, su consagración tras el famoso Corazón congelado que le puso en el panorama musical nacional con nombre propio.

Para Soler, el amor no entiende de edades, de clases ni sexos. Tu vida es tu vida es un tema que lo demuestra -lo definió como un alegato hacia el amor gay- y lo interpretó bajo un fondo de estrellas en el escenario. Es uno de los cortes más sentidos de su más reciente trabajo, en el que sin hacer alusiones expresas, conmina a soltar las ataduras y a vivir.

Ésta vez quiero ser yo junto con Y qué pequeña soy yo, desvelaron a la Pastora más íntima mientras que las luces acompañaban. Para ese momento, el público ya había caído rendido. Y, de nuevo, una canción sobre una espera eterna: Por si volvieras, interpretada empuñando tres rosas que hasta ese momento yacían sobre una mesilla en el escenario, terminó entre una sonora ovación. La primera mitad del concierto quedó encumbrada con el tema Vamos, compuesto en una noche con sus amigas y cantantes Vanessa Martín y Malú. Una elección aplaudida por una platea que no dejó de jalear a la sevillana hasta que se bajó el telón por última vez en el Galiardo.

El próximo día 26, los amantes del universo Eurovisión querrán escuchar la cantinela "Spain, twelve points. L'Espagne, douze points". Desde luego, los sanroqueños se los dieron sin dudar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios