Cultura

Joselillo pierde un triunfo por la espada en la plaza de Pamplona

  • El diestro de Valladolid corta una oreja y el debutante David Mora sufre dos cogidas en su primer toro, pero sin consecuencias. Marín no tiene su tarde

GANADERÍA: Toros de Dolores Aguirre, bien presentados y de juego desigual y mansos en general.TOREROS: Serafín Marín, silencio tras aviso y pitos . David Mora, silencio tras aviso y ovación. Joselillo, oreja y ovación. Incidencias: Plaza de Toros de Pamplona. Lleno en tarde agradable.

El vallisoletano Joselillo perdió la Puerta Grande con la espada ayer en Pamplona en tarde de sustos y atragantones con la corrida de Dolores Aguirre. El diestro castellano, que cortó una oreja en su primero, contó con el favor de las peñas en el sexto pudiendo haber redondeado el triunfo y fallando con el descabello hasta casi escuchar los tres avisos.

La tarde estuvo marcada por varios percances que por fortuna no revistieron gravedad. Uno de ellos lo sofrió el propio Joselillo en el final de faena al sexto cuando, en un descuido, fue prendido y perdonado en el suelo a merced del animal. Con ese toro, el toro de más clase del encierro, Joselillo se inclinó por una faena populista vista la pasión del sol que le coreaba y jaleaba. La fuerte voltereta, que acusó el diestro, le dificultó para encontrar el camino con la espada.

El diestro pucelano tuvo un tercer toro emotivo, manso el animal aunque encastado, no humilló no se entregó en las telas. Joselillo aprovechó la inercia del toro, siempre ayudando al de Dolores Aguirre en un trasteo donde hubo más ganas que reposo. Remachó de estocada caída y tuvo premio.

El debutante en Pamplona, David Mora, sufrió dos cogidas en su primer toro de las que, por fortuna y pese a lo espectacular de las volteretas, salió ileso de ambas. La primera fue una tremenda paliza al ser arrollado por el segundo toro cuando lo recibió a portagayola. Luego, en las postrimerías de una faena donde dejó buenos apuntes, dando ventajas al toro y muy firme el torero con un ejemplar manso. En ambos toros lució con la capa David Mora aunque con la muleta se vio condicionado por un toro muy a menos.

Serafín Marín había pechado con un toro manso y deslucido que abrió plaza. Templadito con la capa el catalán, le costó fijarlo. Con la muleta, logró completar una serie buena por el derecho.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios