Cultura

Galán critica a Aparicio por querer matar un toro de su lote

  • El diestro jerezano sigue ingresado en el hospital de Algeciras con un neumotórax

El matador de toros Juan Pedro Galán se recupera en el hospital Punta Europa de Algeciras del percance que sufrió el pasado sábado en el festival benéfico de Miguelete que le produjo un neumotórax debido a la fractura de una costilla tras sufrir una fuerte voltereta al entrar a matar.

El torero de Jerez se encuentra mejor del percance pero con las molestias habituales. "Dentro de lo que me ha pasado y de la gravedad del percance me encuentro mejor, aunque con los dolores normales. El golpe fue muy fuerte y jamás he vivido una situación tan trágica en la que no podía respirar. Veía como me faltaba la vida, fueron unos instantes horribles" apuntó Galán.

El diestro aseguró a este diario que a pesar de su larga experiencia como torero no recuerda un percance tan angustioso como el del sábado. "Los toros me han pegado muchos golpes y volteretas de las que después me dolía un hombro, una costilla, una pierna pero ninguna en la que al querer respirar ves que no puedes. Es una angustia muy fuerte y uno solo piensa en coger aire y volver a respirar. Está claro que después del percance me di cuenta que había algo, una costilla fracturada pero al final la cosa era más grave de lo que pensaba", matizó.

El percance le sobrevino cuando entraba a matar a un toro descoordinado y con muy poca fuerza. "Este tipo de toros es el que te pude hacer daño. Son toros sin fuerzas que no se entregan y que no valen nada. Cuando entré a matar pensé que el animal apenas se iba a mover y fue al revés. El toro embistió con todo, me prendió y me pegó la voltereta." indicó Galán.

Pero una vez en la enfermería Galán comienza a encontrarse mejor y toma la decisión de salir a matar a su segundo toro. "Cuando llegué a la enfermería comencé a recuperarme. No podía respirar fuerte, los médicos me oscultaron y vieron la posibilidad de una costilla rota. Me suministraron unos calmantes, me puse de pie y notaba como se movía un liquido dentro. Me vi bien y decidí salir a torear", explicó.

La anécdota de la tarde la protagonizó el matador de toros Julio Aparicio que se encontraba viendo el festejo en el tendido y se ofreció a matar el toro de Galán si no se recuperaba de su percance. "Quiero pensar que hay una explicación a todo ello. Cuando me lo dijeron en la enfermería me lo comentaron reprochando la actitud de Julio, sobre todo porque había otros toreros en la plaza. Pienso que eso no es de compañeros, además en ese momento yo todavía tenía que tomar la decisión de salir o no. Tengo amistad con Aparicio y por eso me extrañó en un principio lo que me dijeron en la enfermería", añadió.

Para Galán la situación fue incómoda y demuestra una falta de profesionalidad por parte de Aparicio. "Las cosas se hubieran hablado entre los profesionales que se encontraban en la plaza y se podría haber dado esa posibilidad. Pero ni siquiera Aparicio, que se encontraba ya en el callejón de la plaza, se acercó para preguntar como me encontraba. Demostró una falta de profesionalidad y de humanidad tremenda. Un protagonismo a base de una situación trágica me parece fuera de tono. Espero que haya una explicación lógica, si no la hay me quedaría con un mal sabor de boca", concluyó.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios