Cultura

Encierro bonito y veloz con los de El Ventorrillo

  • Nadie resultó herido por asta de toro aunque la manada se rompió

Los toros de la ganadería toledana de El Ventorrillo han protagonizado el tercer encierro de los Sanfermines 2009 con una veloz y bonita carrera en la que ningún corredor ha resultado corneado.

Dos minutos y veinte segundos ha sido la duración de esta carrera, la más rápida hasta ahora de estos Sanfermines, que los astados han completado de forma agrupada en la mayor parte del recorrido.

Los toros abandonaron los corrales de Santo Domingo agrupados y encabezados por los cabestros. Un negro burraco, el más grande de esta ganadería, resbaló mediada la cuesta de Santo Domingo sin llegar a caer al suelo y alcanzó rápidamente a sus hermanos, pasando todos juntos por la plaza del Ayuntamiento.

La manada, encabezada por tres cabestros, salvó sin contratiempos el acceso a la Estafeta, donde se vivió un momento de peligro cuando un mozo tomó la curva por la izquierda y quedó entre la pared y los astados, que afortunadamente no chocaron contra el vallado como suele ser habitual. En la Estafeta la torada estuvo agrupada, sin dejar huecos entre los animales, lo que dificultó más la carrera en este tramo, en el que se registraron varias caídas. Al final de la calle dos bureles cayeron al suelo y esto provocó la separación del grupo.

Al llegar a Telefónica se formó un montón de corredores caídos en el suelo sobre los que saltó uno de los cabestros sin llegar a pisar a nadie. Sin entretenerse en el callejón, la manada accedió a la plaza de Toros muy estirada pero sin llegar a fragmentarse, y de esta forma los astados fueron entrando en los chiqueros con la ayuda del capote de los dobladores.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios