Cultura

Bautista y Luque pasean una oreja en la segunda de Vitoria

  • El francés tiene una actuación irregular y el sevillano cuaja una faena llena de recursos. Talavante se va de vacío en una corrida de El Pilar que resulta encastada

GANADERÍA: Toros de El Pilar y uno (5º) con el hierro de Moisés Fraile, desiguales de presentación, y encastados en conjunto destacando 1º, 2º y 4º. TOREROS: Juan Bautista, silencio y oreja. Alejandro Talavante, saludos tras dos avisos y silencio. Daniel Luque, oreja y saludos. Incidencias: Plaza de toros de Vitoria. Menos de media plaza.

Los diestros Juan Bautista y Daniel Luque pasearon ayer una oreja cada uno de un encastado aunque desigual encierro de El Pilar en la segunda de la Virgen Blanca en Vitoria, donde dejó apuntes de interés Talavante en su primero y sobresalieron tres toros, sobre todo el lote completo de Bautista que no acabó de aprovechar el torero galo.

El primero de lote de Luque, mansote y sin clase, llegó a la muleta con menos transmisión que sus hermanos. El de Gerena realizó una faena de recursos, con intermitencias pero con ganas. Lo mejor llegó al final en una serie sobre la mano derecha ante un toro que no tuvo continuidad en su embestida.

El sexto fue un toro con movilidad, pero sin acabar de romper ni entregarse, algo incierto también. Mejor el toro por el lado izquierdo, embistió con prontitud a la muleta de Luque que no consiguió acoplarse a la embestida.

El primero, un toro bien hecho, tuvo movilidad de primeras y empujó en el caballo. Además, el de Moisés Fraile tuvo calidad y transmisión en la muleta del francés Juan Bautista, que empezó bien en los doblones iniciales dentro de un trasteo que fue a menos y, algo acelerado el galo, vio como el toro le ganó la acción sin que el trasteo tomara vuelo.

El cuarto fue un toro muy importante. Exigente también, pero desplazándose con franqueza y entrega. Bautista estuvo con ganas en una faena irregular, de menos a más, destacando por el lado izquierdo en una serie realmente buena. Sin embargo, no acabó de redondear con el toro.

El segundo fue un animal que manseó algo al principio y que, aunque hizo amagos de querer irse en la muleta, aguantó siempre. Talavante mostró un buen nivel y, con ganas, el diestro firmó una faena variada . El quinto fue un toro manso, que nunca se entregó y con el que Talavante dejó un par de series destacables por la izquierda al principio.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios