Cádiz| La crisis del coronavirus

Médicos de Atención Primaria defienden la continuidad de las citas telefónicas en los centros de salud

  • Desde la asociación Basta Ya aseguran que la atención presencial innecesaria aumenta el riesgo de contagio del coronavirus

Un usuario en la entrada del Centro de Salud La Merced de Cádiz en una imagen de archivo. Un usuario en la entrada del Centro de Salud La Merced de Cádiz en una imagen de archivo.

Un usuario en la entrada del Centro de Salud La Merced de Cádiz en una imagen de archivo. / Joaquín Hernández 'Kiki'

Al acabar el estado de alarma decretado por el Gobierno por la crisis sanitaria de la covid-19, los centros de salud han continuado con las citas telefónicas, lo que ha suscitado numerosas críticas. La última de ellas viene del Sindicato de Enfermería, Satse, que ha exigido "la progresiva vuelta al normal funcionamiento de todos los centros de salud" para que los pacientes puedan ser valorados de manera presencial por el personal facultativo, "y no a través de una mera llamada telefónica, algo que, como bien han denunciado las asociaciones de pacientes, por ejemplo, el Foro Español de Pacientes, no es en absoluto suficiente", según ha manifestado Satse en una nota de prensa.

Muchas organizaciones médicas han reaccionado ante estas críticas, defendiendo la necesidad de continuar con el cribado telefónico de pacientes para garantizar la seguridad, tanto de ellos como de los profesionales sanitarios, y evitar desplazamientos innecesarios.

Desde la asociación Basta Ya Cádiz, integrada por médicos de Atención Primaria, se hacen eco de un escrito realizado por la entidad a nivel regional en el que lamenta que estas críticas -especialmente las vertidas por el Sindicato de Enfermería- "están quitando valor al trabajo que realizamos y eso sí que es dañino para los pacientes, los profesionales y el sistema sanitario público".

Basta Ya explica que se ha potenciado la atención telefónica "con la finalidad de facilitar el acceso al profesional sanitario a los pacientes porque durante el confinamiento era esencial no salir de las casas salvo causa de necesidad, y los centros sanitarios estaban siendo focos evidentes de expansión del virus".

En este sentido, argumenta que la atención telefónica "nos ha permitido mantenernos cerca, garantizar una vía de contacto sin riesgos, detectar los problemas de salud relevantes o que iban surgiendo, covid y no covid, resolver con la atención más idónea (telefónica o presencial) y acompañar a todos los que lo han necesitado. Hemos llamado a todos los que nos lo han requerido, y a propia iniciativa a las familias y a los pacientes más frágiles. Hemos resuelto de forma presencial todo lo que así lo requería, y lo seguimos haciendo. En nuestro trabajo no todo es telefónico, ni todo necesita atención presencial. El objetivo es que los pacientes más enfermos y vulnerables, también al covid, y que más necesitan de nuestra atención presencial, sean atendidos con el menor riesgo".

Los médicos de Atención Primaria de esta asociación consideran que actualmente, "lo presencial innecesario aumenta el riesgo de contagio en los centros sanitarios, y minimizar ese riesgo sigue siendo una premisa imprescindible, nos guste o no”.

Aseguran que con el funcionamiento actual de los centros de salud, "la accesibilidad y la comodidad han aumentado: atendemos muchas cosas sin necesidad de desplazamientos, y cuando hay que acudir al centro atendemos sin aglomeraciones, sin esperas, sin apenas colas y con un tiempo en la agenda que aunque insuficiente en muchos casos, empieza a ser razonable (10 minutos). Se han aligerado multitud de trámites administrativos y además ahora podemos dar cita a través del teléfono para multitud de consultas y técnicas para las que antes había que acudir presencialmente al centro de salud y hacer cola, a veces largas".

Así, sostienen que "todos hemos salido beneficiados, profesionales y pacientes, todos salvo los que quieran que la Atención Primaria siguiera siendo un lugar de atender sin orden ni concierto a todo el que quisiera, en el momento que quisiera y por el motivo que quisiera, como se ha pretendido durante años. Y eso no es lo que debiera ser una sanidad pública, era un despilfarro y un machaque constante para los profesionales”.

Añaden que con este sistema de atención, el trato humanitario no se ha perdido. "Nosotros somos los mismos de antes, conocemos a nuestros pacientes, nuestra relación de confianza y ayuda se mantiene cualquiera que sea la forma en que los atendamos. Profesionales y pacientes nos estamos esforzando por mantenerla y por colaborar en el buen funcionamiento de los servicios sanitarios en el contexto que estamos viviendo, y mayoritariamente creemos que lo estamos consiguiendo".

Reconocen que las medidas organizativas "no son suficientes en una Atención Primaria que ya era deficitaria para las cargas de trabajo que antes teníamos. Necesitamos más plantilla y recursos, resolver eso es ineludible y urgente si queremos que nuestro sistema sanitario público pueda dar respuesta a la situación actual sin que los profesionales muramos en el intento y sin que se creen demoras perjudiciales. Estamos agotados".

"En los centros de salud no estamos ni escondidos ni descansando, nos estamos reinventando y trabajando muchísimo para dar soluciones a la población que atendemos con los recursos de que disponemos. Los mensajes que se están difundiendo pueden aumentar la animosidad de una parte de la ciudadanía que desahogarán con nosotros, como ya ocurría antes. Pasaremos de héroes y aplausos a villanos y agresiones. En estas circunstancias tan difíciles que nos han tocado necesitamos la colaboración, la confianza y el respeto de aquellos para los que trabajamos. Flaco favor nos hacen a nosotros y a la sociedad entera si en vez de ayudarnos se banaliza nuestro trabajo y nos apalean", lamentan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios