La Línea

La Línea cierra el presupuesto de 2018 con un superávit de 15,5 millones

  • El remanente de tesorería es de 6 millones y positivo por primera vez en mucho tiempo

Un edificio de viviendas se refleja en la pared acristalada de la fachada del Ayuntamiento de La Línea Un edificio  de viviendas se refleja en la pared acristalada de la fachada del Ayuntamiento  de La Línea

Un edificio de viviendas se refleja en la pared acristalada de la fachada del Ayuntamiento de La Línea / A. Carrasco

El Ayuntamiento de La Línea ha aprobado la liquidación del presupuesto municipal de 2018 con un superávit de 15,5 millones de euros y con un remanente de tesorería positivo de casi 6 millones. El alcalde, Juan Franco, destacó el pleno ordinario de mayo, celebrado el pasado jueves, en el punto sobre la dación de cuentas de la liquidación presupuestaria que es la primera vez que las cuentas municipales arrojan este resultado.

Casi la totalidad de los ratios financieros y presupuestarios que arrojan la liquidación del ejercicio del año pasado terminan en positivo, aunque destaca el remanente de tesorería, el más importante de los indicadores económicos de un Ayuntamiento, que llegó a estar en 90 millones de euros en negativo hace unos años, mientras que 2018 cerró con un importe positivo de de 5,8 millones.

Según explicó el regidor, esta cifra permitirá reducir la deuda financiera de forma anticipada en más de 6 millones de euros, con lo que el Consistorio contará con 1 millón más para gastos corrientes en el presupuesto de 2019. Además, el Ayuntamiento cierra el ejercicio con casi 12 millones de euros líquidos en cuentas municipales, lo que permitirá sufragar la ejecución de importantes proyectos de inversión que estaban pendientes de realizar desde hace años por falta de liquidez.

“Hemos convertido toda la deuda que antes era de proveedores, Hacienda, Seguridad Social, nóminas y préstamos en deuda financiera. Y con la amortización anticipada, la deuda va a bajar a 143 millones, teniendo en cuenta que partimos de los más de 170 millones que teníamos en 2015”, recordó Juan Franco.

Las cifras van más allá y, según afirmó el alcalde, los buenos números posibilitarán que se puedan usar 25 millones para inversiones en los próximos cuatro años. “Hemos logrado encauzar una deuda desbocada, sin orden ni concierto, después de un grandísimo trabajo, sobre todo de los que eran mis compañeros en la delegación municipal de Hacienda. Por primera vez en la historia hemos logrado un remanente positivo, que no estaba previsto hasta 2028. La digestión de la macrodeuda va a ser mucho más suave de lo previsto”, destacó.

Estos datos ya fueron anticipado por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), que en su último informe de fiscalización elevaba al Ayuntamiento en su valoración económica y lo dejaba solo un escalón de salir del cuadro de ayuntamientos con problemas financieros, calificando su riesgo simplemente como “moderado”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios