La Línea

La Línea acompaña a la Virgen del Carmen por La Atunara

  • Aunque la imagen no procesiona por el mar, decenas de embarcaciones se acercan a la orilla y causan molestias

La Virgen del Carmen procesiona por la orilla de La Atunara La Virgen del Carmen procesiona por la orilla de La Atunara

La Virgen del Carmen procesiona por la orilla de La Atunara / Erasmo Fenoy

La Línea acompañó este martes de nuevo a la Virgen del Carmen en su procesión por el barrio de La Atunara, aunque este año no lo hizo por el mar al quedar suspendida por motivos de seguridad tras los incidentes del año pasado, cuando una lancha impactó con la embarcación en la que iba la imagen, partió un varal y casi acaba en el mar. Aun así, fueron decenas de barcos los que se acercaron a la orilla. Su presencia causó molestias por la sensación de inseguridad para las personas que estaban en la arena y por el fuerte olor a combustible. 

Pasadas las seis de la tarde, las campanas de la parroquia de Nuestra Señora del Carmen anunciaban el comienzo de la procesión por el barrio de La Atunara. Con altas temperaturas, pero bajo el clamor de numerosos fieles que esperaban con ansias la salida, los gritos y aplausos se mezclaban con el sonido de la banda de cornetas y tambores Santa Bárbara en un recorrido diferente al de otros años.

Aunque este comenzaba bajo la confusión e indignación de los vecinos debido a la ausencia del tradicional paseo marítimo, todo quedaba olvidado con la salida de la querida y pequeña imagen en brazos de las mujeres de la Hermandad del Carmen.

La reina juvenil, Carmen García, junto con su corte de damas encabezaban la comitiva. Compuesta por varios miembros de la hermandad y por el alcalde linense, Juan Franco, que acompañaron a la Virgen del Carmen en su recorrido.

La ruta de la imagen hacia el Puerto de la Atunara quedó marcada por el canto del Ave María a su paso por la calle Canarias. A su llegada al mar, la corte juvenil lanzó la ofrenda floral bajo numerosos gritos emocionados de “Viva la Virgen del Carmen”. Tras esto, continuó su camino por la orilla de la playa, donde a pesar de que no fuese a tocar el mar números barcos y lanchas se agolpaban cerca de la orilla.

La Virgen del Carmen continuó su camino hacia la barriada de San Bernardo, desde donde inició el regreso a su templo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios