Pleno de investidura

Juan Franco renueva su mandato con un proyecto aún más ambicioso para La Línea

  • Empleo, vivienda y mejorar la imagen de la ciudad en el exterior, ejes troncales del nuevo proyecto

  • Gemma Araujo critica con dureza el pacto de 100x100 con el PP en la Diputación y acusa a Franco de "abrazar" de manera indierecta a Vox.

  • El alcalde más votado de España replica con un sinfín de iniciativas y recuerda que heredó una ciudad en un "estado desastroso"

  • "Nuestro objetivo es crear riqueza y que La Línea sea autosuficiente", recalca

  • Estos son los 25 concejales de la nueva Corporación municipal en La Línea

Juan Franco, con el bastón de mando

Juan Franco, con el bastón de mando / Erasmo Fenoy

Juan Franco, el candidato proporcionalmente más votado de España en las últimas eleccciones municipales, ha sido reelegido formalmente este sábado como alcalde de La Línea con el respaldo de los 22 concejales de su partido (La Línea 100x100), y los votos en blanco de los tres ediles, dos del PSOE y una del PP, que no pertenecen al mismo. Franco ha desglosado en su discurso el ambicioso proyecto que su futuro gobierno se ha colocado como objetivo, que tiene como "ejes troncales" el empleo, la vivienda y mejorar la imagen de la ciudad fuera de la misma.

El pleno ha estado marcado por el inesperado -por lo institucional del mismo- intercambio de algo más que indirectas entre el primer edil y la número uno de la lista del PSOE, la exalcaldesa Gemma Araujo. El acto, que contó con presencia de autoridades civiles, policiales, militares y eclesiásticas afincadas en la ciudad, finalizó con un homenaje de la formación localista a su presidente, Helenio Fernández Parrado, quien ha decidido dar un paso atrás en su sempiterna tarea pública.

Apenas 23 minutos tardó en quedar constituido el nuevo pleno del Ayuntamiento de La Línea. El tiempo que transcurrió desde que la secretaria general del mismo, Carmen Rocío Ramírez, abrió el acto en un teatro La Velada con más de un centenar de butacas ocupadas y formó la mesa de edad (conformado por Yolanda Fernández Borastero y Alejandro Rodríguez) hasta que los 25 ediles que habían logrado su escaño en las elecciones municipales del pasado 28 de mayo prometieron o juraron -casi en idéntica proporción- su en ese momento su recién estrenada condición de concejales para el periodo 2023-27.

Posteriormente la secretaria general brindó la oportunidad a los tres cabezas de lista de presentar su candidatura a la alcaldía, pero tanto Gemma Araujo como Susana González (PP), renunciaron. La votación -secreta- posterior tenía mucho de simbólica. La única duda era si González, tras el acuerdo que su partido y La Línea 100x100 habían sellado un día antes para gobernar de manera conjunta la Diputación y la Mancomunidad, respaldaría la candidatura de Franco, pero no fue así.

Una vez contabilizados los votos, poco después de las 12:30, al son del Española y Gaditana y con la mayor parte de los presentes puestos en pie, la concejal Yolanda Fernández Borastero hizo entrega a Juan Franco el bastón de mando, que éste hizo el gesto simbólico de entregar a sus compañeros de formación. Fue entonces cuando comenzó el turno de intervenciones.

La popular Susana González realizó una brevísima disertación en la que agradeció el apoyo de sus votantes, felicitó a La Línea 100x100 y se puso "a disposición" del pleno para trabajar "en beneficio de todos los linenses".

Gemma Araujo

Mucho más extenso fue el discurso de Gemma Araujo, que garantizó que el PSOE llevará a cabo la tarea "encomendada por los ciudadanos" que es la de "fiscalizar en positivo" el trabajo del grupo de gobierno.

Araujo fue poco a poco elevando el tono de su crítica al tiempo que subrayaba los "avances sociales" que, dijo, ha proporcionado a la ciudadanía la gestión socialista en el gobierno de España.

La candidata socialista mostró su desacuerdo con el pacto PP-100x100, que descabalga de la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar y de la Diputación de Cádiz al PSOE, compañero de viaje de la formación localista en los últimos cuatro años en ambos estamentos.

La exdiputada, que leía un discurso impreso, dejó frases como: "El naranja combina con el azul intenso, que abraza al verde", en referencia a que 100x100 abría la puerta de La Línea de manera indirecta a VOX, así como recordó la decadencia económica linense en los años de gestión del Partido Popular "que le abrió los brazos al GIL" y acusó a Franco de "cambiar veintidós por uno", en referencia al número de ediles de la formación mayoritaria y de los populares.

Después de que el alcalde frenase un murmullo cada vez más intenso entre los presentes y pidiese "respeto" para la candidata socialista, Araujo enumeró lo que entiende como deficiencias en la ciudad y sentenció que tras el anuncio del pacto del pasado viernes "queda de manifiesto" que la presencia del PSOE en la oposición del Pleno linense "es más necesaria", pero terminó advirtiendo que a pesar de "las muchas diferencias" que existen entre su formación y 100x100 prevalecerá "lo que nos une, que es La Línea".

Juan Franco

Tras las palabras de Gemma Araujo, que al contrario que Susana González apenas recibió palmas por su intervención, tomó la palabra Juan Franco, que no podía ocultar su malestar con las palabras de la líder del PSOE local. “Vengo con el traje azul, pero es casualidad, ni me había fijado” o “yo no tengo el discurso escrito, no me hace falta” fueron algunas de las frases que deslizó en la introducción de su intervención, en la que agradeció el apoyo mayoritario de sus vecinos en las urnas.

El jefe del gobierno linense, que oyó una cerrada ovación incluso antes de empezar a hablar, calificó de “desastroso” el estado de la ciudad que heredó hace ocho años. Aunque admitió que el PP (y por ende el GIL que incorporó su proyecto y sus nombres) habían realizado una “penosa gestión entre 1999 y 2011" (excluyó por lo tanto la gestión del añorado José Antonio Fernández Pons bajo esas siglas) “y de hecho aún lo estamos pagando, entre 2011 y 2015 no se tomó una sola medida para paliar aquella situación” en clara réplica a su antecesora tanto en el cargo como en turno de intervenciones.

Franco comenzó después un detallado repaso por los logros alcanzados por el Ayuntamiento en los últimos años que, recalcó, ha servido para que el número de sus votantes haya aumentado elección tras elección.

El alcalde habló de la reordenación urbana que ya está en marcha y detalló los ambiciosos proyectos y las mejoras en los frontales de Levante y Poniente, el cambio de la Ciudad Deportiva, “la incorporación del Zabal al caso urbano, con los mismos servicios públicos que el resto” y deslizó que muchos de esos objetivos serán posibles gracias a la aprobación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) que, entiende, se agilizará gracias a su relación con el PP gaditano.

El primer edil se refirió a la necesidad de mantener una buena vecindad con Gibraltar, ya que, recordó, muchas de sus empresas han comenzado a invertir en La Línea y sugirió que la confirmación de la presencia de miembros de 100x100 “en administraciones supramunicipales servirá de contrapeso” para defender los intereses de los trabajadores transfronterizos. “Hay que mantener y si es posible reforzar la sinergia entre Gibraltar y La Línea”.

“Nuestro objetivo es crear riqueza y que esta ciudad sea autosuficiente”, defendió, al tiempo que detallaba que “empleo, vivienda y mejorar la imagen de La Línea fuera de sus límites” son “ejes troncales” de su nuevo proyecto, hasta el punto de que, confesó, ha añadido a determinados concejales a su formación por su conocimiento de estas materias.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios