Medio Ambiente

Ecolocaliza contabiliza el paso de 70 ballenas por las costas de La Línea en un mes

  • La entidad pide que las embarcaciones guarden una distancia mínima de 60 metros con los animales

Un rorcual común avistado por Ecolocaliza cerca de La Línea. Un rorcual común avistado por Ecolocaliza cerca de La Línea.

Un rorcual común avistado por Ecolocaliza cerca de La Línea.

El rorcual común, la segunda ballena más grande del mundo, realiza estas semanas como cada año realiza su migración por nuestras costas a través del Estrecho de Gibraltar.

Un reciente estudio publicado por Pereira y colaboradores en aguas del Suroeste de Portugal, indica que estos grupos pertenecen a la población Noreste Atlántica (NENA) que utiliza las aguas del mar de Alborán para criar en invierno, desplazándose a aguas más frías del Atlántico para alimentarse durante la primavera y el verano. Solo una parte muy reducida de la población Mediterránea fueron detectadas en esas aguas.

El equipo de Ecolocaliza ha intensificado la campaña de avistamiento desde tierra durante esta primavera desde las playas del levante de La Línea y ha reforzado su campaña de ciencia ciudadana Proyecto Ballena. A través de esa iniciativa, los ciudadanos pueden aportar sus observaciones sobre estos grandes cetáceos para mejorar su conocimiento y conservación. Gracias a todo ello Ecolocaliza está realizando el seguimiento de la migración del rorcual común y hasta la fecha ha contabilizado más de 70 ballenas en un solo mes.

Aunque parezca complicado un rorcual común se puede identificar de una forma sencilla. Desde la playa o desde una embarcación se puede observar un soplo alto, estrecho y vertical que puede alcanzar los 9 metros. "Sabrás que es un rorcual común porque el soplo es recto a diferencia de los cachalotes, cuyo soplo es oblicuo. Además, el rorcual común no suele sacar la cola fuera del agua antes de sumergirse, mientras que el cachalote sí", destacan. 

Es la segunda ballena más grande del mundo y el segundo animal vivo más grande del mundo después de la ballena azul. En su edad adulta alcanza entre 18 y 26 metros de longitud y entre 30-80 toneladas de peso.

Ecolocaliza lanza un mensaje de responsabilidad para que todas las embarcaciones que los avisten respeten una distancia mínima de 60 metros con los animales, nunca le corten el rumbo ni se aproximen por detrás y siempre reduzcan la velocidad por debajo de la del animal para no interferir en su migración ni ocasionarles ningún daño como indica la ley. Estos grandes mamíferos seguirán migrando por las aguas del Estrecho, por ello el equipo de Ecolocaliza seguirá atento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios