Fútbol l Pretemporada

Como la fiesta del 'ascenso'

  • La Balompédica sueña con celebrar el próximo día 31 en el tradicional amistoso en Palmones que continúa en la categoría tras solventar su deuda en la AFE

Comentarios 19

Las peculiares circunstancias que rodean a la Real Balompédica Linense este verano dan un giro de tuerca y dotan de un nuevo sentido al clásico veraniego entre Palmones y Balona. La tradicional cita podría convertirse en una fiesta albinegra, la fiesta del 'ascenso' al Grupo X de Tercera división.

Y es que la fecha fijada para el habitual enfrentamiento entre ambos en Las Arenas coincide con el límite impuesto por la federación (31 de julio) para formalizar los pagos de todos aquellos clubes que amasen algún tipo de deuda. En tal día el resultado del amistoso probablemente sea lo que menos importe, ya que la afición balona podría vivir una auténtica fiesta comparable a la de un ascenso. Concretamente la del no descenso administrativo de la Balompédica a Primera Andaluza por impago, motivo más que suficiente para festejar y tachar el próximo día 31, como fiesta a señalar en rojo en el calendario de todos los seguidores balonos.

El pasado año, la Balona ganó por 3-0 con la ilusión del que vuelve a Segunda B. Este año es diferente, pero igualmente ilusionante la visita a Palmones.

Las condiciones en las que se encuentra la Balompédica son naturalmente alarmantes, ya que la deuda de 438,000 euros es de una cantidad considerable, pero no insalvable. De hecho hay dos antecedentes muy próximos que en condiciones similares consiguieron el salvoconducto necesario para no perder la categoría.

Precisamente hablando de los casos de Racing Portuense y Linares. El endeudamiento de estos ascendía a 442.000 y 435.000 euros respectivamente, cantidades muy similares a las que maneja el club linense. Ambas fueron reducidas y gaditanos y jiennenses salvaron la categoría.

La fórmula para celebrar la noticia de que los linenses saldrán adelante ya tiene lo necesario. Las claves son dos: tiempo y espacio.

A la Balompédica le resta aún medio mes para encontrar la fórmula mágica que solucione todos sus problemas. La directiva trabaja a destajo a base de reuniones diarias con diferentes empresas para cubrir la deuda del club. En el caso del Portuense, fue el mismo 31 de julio del pasado curso cuando encontraron su aval. Por lo que los balonos aún se manejan en unos márgenes optimistas para gestionar sus operaciones.

En cuanto a la ubicación, ya la tiene. El estadio Las Arenas podría ser un escenario perfecto para festejar la salida de los jugadores al campo, teniendo la seguridad de que la Balona mantiene la categoría, como un 'ascenso'.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios