Algeciras CF Llinares, otro soldado para la tropa de Salva

  • El lateral izquierdo, muy correcto en su debut con el Algeciras, vuelve a sentirse futbolista tras ocho meses sin jugar por una lesión de cruzado

  • Braganza ya tiene competencia

Llinares defiende a Elady en el Algeciras-Cartagena. Llinares defiende a Elady en el Algeciras-Cartagena.

Llinares defiende a Elady en el Algeciras-Cartagena. / Erasmo Fenoy

Marc Llinares volvió a sentirse futbolista después de “bastante tiempo” tras debutar con el Algeciras CF el pasado domingo en el empate ante el FC Cartagena. El lateral izquierdo barcelonés, uno de los refuerzos de invierno que llegó el último día de mercado (el 31 de enero), dejó una carta de presentación más que correcta. En su primera vez con la camisola albirroja, Llinares se integró como un soldado más en la tropa de Salva Ballesta.

Llinares fue una de las sorpresas en el once de Ballesta, que ya había dejado alguna pista días antes cuando deslizó que los últimos en llegar, caso de Llinares y Yael, ya venían pidiendo paso en los entrenamientos. Unas sesiones diarias que están siendo a cara de perro.

El lateral zurdo se coló en el sitio de Braganza, una posición que no ha encontrado un propietario fiable desde que comenzó la temporada. Emilio Fajardo probó con Dani Gallardo (causó baja), con Braganza y hasta con Pablo de Castro (baja por lesión para lo que resta de campaña). Ballesta empezó teniendo únicamente a Braganza, que ha tenido altibajos, y el pasado domingo desenfundó al jovencísimo Llinares ante todo un Miura de la categoría.

A sus 20 años, Marc Llinares busca reengancharse a la rueda del futbol en el Algeciras tras su particular calvario: ocho meses sin jugar por una lesión de ligamento cruzado. El lateral aterrizó con la carta de libertad tras su etapa en el filial del Mallorca. El jugador nacido en Barcelona, con pasado en las canteras de Espanyol y Villarreal y en el Damm, fichó por los bermellones en el verano de 2018, pero una lesión grave de rodilla frustró su progresión. El filial peleó por el ascenso a Segunda B al igual que el Algeciras, pero no tuvo la misma suerte ya que cayó eliminado en la última ronda ante Las Rozas.

"Todo lo que saquemos ahora ante rivales que no son de nuestra liga va a sumar después"

Llinares libró su pelea propia para recuperarse y volver. Y llegó el mercado de invierno y la propuesta algecirista a un futbolista que aún es muy joven y contagia hambre por triunfar: “Estoy contento porque llevaba bastante tiempo sin competir y me encontré bien, fuerte y rápido”, confesó el lateral, “feliz por el punto conseguido”.

El defensor, que tuvo que bregar con rivales de la talla de Elady y Cayarga, mostró su capacidad para asociarse con sus compañeros y para no complicarse. Llinares explica que “siempre” ha jugado de lateral, aunque se presta “para ayudar donde pueda y cumplir con intensidad, dejándome la piel en el campo”.

El catalán entiende que el Algeciras estuvo “fuerte y seguro en defensa, que es lo primero sobre todo ante un rival de la talla del Cartagena”. Llinares comparte el sentir de un vestuario que solo mira el partido a partido, consciente de que el equipo pasa por una fase del calendario dura. “Todo lo que saquemos ahora que no es nuestra liga va a sumar para cuando vengan los rivales directos, ante los que tenemos que sacar los tres puntos”.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios