Atlético Sanluqueño - Algeciras CF | La crónica (2-1) Ni con uno más...

  • El Algeciras vuelve a las andadas y pierde en Sanlúcar a pesar de jugar en superioridad casi toda la segunda parte

  • Los de Fajardo siguen sin ganar a domicilio y regresan a los puestos de descenso antes del Clásico

Benítez e Iván, encima de Álex Geijo. Benítez e Iván, encima de Álex Geijo.

Benítez e Iván, encima de Álex Geijo. / Paco Bernal

El Algeciras CF no gana fuera ni con uno más. Es la triste realidad que el algecirismo intenta digerir después de lo visto en El Palmar de Sanlúcar, donde el equipo de Emilio Fajardo escenificó una nueva decepción lejos de la protección del Nuevo Mirador. El Algeciras puede tener la pelota 80 minutos, puede combinar como los ángeles en zona de tres-cuartos, puede acumular mil y un elogios sobre la exquisitez de su fútbol... Pero comienza a ser una costumbre que se vaya de vacío ¿Por qué? Porque este mismo Algeciras necesita llegar diez veces para hacer un gol, comete dos errores y encaja dos goles, tiene un portero de manera testimonial y peca de pardillo en una categoría para listos como la Segunda B.

El Algeciras vuelve a los puestos de descenso del grupo IV y lo hace la semana previa al Clásico ante la Balona el próximo domingo 8 de diciembre. Que los de Fajardo lleven 14 puntos después de 15 jornadas viene a refrendar que la permanencia va a costar un mundo, muchísimos litros de sangre, sudor y lágrimas para esta plantilla y para la directiva que desembarque en las inminentes elecciones. Que a estas alturas de campaña los de Fajardo no hayan sido capaces de lograr una sola victoria a domicilio ya es un síntoma muy preocupante. Cuando no es una cosa es otra, pero casi siempre con una serie de denominadores comunes para los que hay solución.

Otra vez con caras de tonto. Así se quedaron los muchos fieles que se desplazaron a Sanlúcar, a una plaza hermana, y los otros muchos aficionados que lo vieron desde casa a través de Footters. El Algeciras jugó como nunca y perdió como siempre. Al Sanluqueño le bastaron dos oportunidades para dar dos veces en la diana aunque vaya por delante que los verdiblancos demostraron un carácter enorme y gran capacidad de sacrificio para sostenerse con un jugador menos durante casi toda la segunda parte.

Al Algeciras le sirvió de poco un primer tiempo que tuvo controlado salvo por un matiz, uno de esos detalles que en esta categoría de traduce en gol. Un mal repliegue, un despeje defectuoso y un balón muerto para Álex Geijo. Justo lo que se había hablado en la previa sobre el peligro de este Atleti. Lo de la segunda parte escoció más si cabe porque los algeciristas tuvieron 40 minutos de superioridad numérica por la expulsión de Peter (esta vez el arbitraje sonrió). Solo en el último cuarto de hora se vio a un Algeciras mordaz y lanzado a por la remontada de verdad. Mario Martos dio esperanzas con el tanto del empate, pero, como ya ocurrió en Mérida, fue el rival el que sacó fuerzas de flaqueza para hacer lo más difícil y marcar el segundo en una acción que deja en muy mal sitio el trabajo defensivo de este vestuario.

Más allá de un disparo con intenciones de Choco en el minuto 8, una falta lanzada por Pablo Ganet en el 10 y un tiro, también lejano, de Antonio Domínguez en el 25, el buen hacer algecirista del primer tiempo se antojó estéril. Los de Fajardo continúan sin sacar partido al balón parado a pesar de que botaron varios saques de esquina. El Sanluqueño se agazapó en su trinchera y esperó con paciencia. Los verdiblancos recogieron sus frutos en el minuto 33 en una contra lanzada por Nando Quesada en la que el exbalono Madrigal cogió la espalda a su par por la izquierda y buscó el centro. El balón se paseó por el área, Dani Gallardo despejó mal y dejó el cuero suelto para que Álex Geijo fusilase a Lopito. Un tiro, un gol. El Atleti no perdonó.

Geijo adelanta a los locales, Martos iguala en el mejor momento visitante y Cruz apuntilla

A la vuelta del intermedio, el duelo se puso de cara con la expulsión por roja directa del local Peter. El árbitro vio excesiva dureza en el choque entre el jugador del Atleti y Álvaro Benítez y entiende que dejó la pierna de manera peligrosa. Con 40 minutos por delante y uno más, el Algeciras se lanzó al ataque en busca del empate. Fue entonces cuando apareció la figura de Isma Gil, el portero del Sanluqueño, para abortar un disparo de Dani Gallardo en el 58 y un zapatazo de Pablo Ganet en el 76 cuyo rechace sacó Álex Cruz antes de que Antonio López metiese la caña. El Algeciras, incapaz durante muchos minutos, consiguió por fin ver la luz en el minuto 78 con una internada de Choco por la derecha -quién si no- que enganchó de primeras Mario Martos. A la siguiente jugada, un centro chut de Dani Gallardo lamió el larguero de Isma Gil. El partido había dado un vuelco.

Con las tablas repuestas, el Sanluqueño acorrolado y cansado y diez minutos por delante, el Algeciras no solo dejó escapar una remontada que se sentía casi hecha, sino que además regaló el punto que ya tenía. Fue en el minuto 86 cuando la zaga albirroja no fue capaz de despejar un córner, Navas disparó desde fuera, el balón volvió a dar varios rechaces y cayó a las botas de Cruz que no perdonó. Dos tiros, dos goles. Seguramente poca culpa tuvo Lopito en esta ocasión, pero mientras los guardametas de los rivales hacen paradas una semana sí y otra también, el del Algeciras salda con goles todo lo que va a puerta.

El Algeciras vuelve a la sala de urgencias y saca de la UVI a su enésimo enemigo esta temporada. Balona, Marbella y Recreativo asoman por el horizonte antes del parón de Navidad. Y a todo esto ¿quiénes van a tomar las riendas del club?

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios