real balompédica linense

Stoichkov, ventajas colaterales

  • El Real Mallorca baraja ceder jugadores a la Balompédica como consecuencia de la buena relación que existe entre los clubes después de negociar el traspaso del punta sanroqueño

Foto oficial de la plantilla del Mallorca B en la temporada que acaba de finalizar. Foto oficial de la plantilla del Mallorca B en la temporada que acaba de finalizar.

Foto oficial de la plantilla del Mallorca B en la temporada que acaba de finalizar. / e,.s.

El traspaso de Juan Diego Molina Stoichkov al Real Mallorca puede dejar a la Real Balompédica más beneficios que los económicos que en mayor o menor medida ha ido desvelando el club. La buena relación que se ha establecido entre las dos entidades -que están a punto de oficializar la operación según confirmó el presidente del Real Murcia- va camino de propiciar que el conjunto balear ceda a algún futbolista a los linenses de cara a la próxima temporada. No es propiamente que el jugador (o los jugadores) formen parte de la operación del traspaso, sino que puede convertirse en una ventaja colateral.

Tanto el director general de la Real Balompédica, Mario Galán, como el responsable de scouting, Cristóbal Mejías se dejaron ver el pasado día 3 en las gradas de El Palmar durante el encuentro de la fase de ascenso a Segunda B que enfrentaba a Atlético Sanluqueño y Mallorca B. Nada anormal, porque es frecuente que ambos se desplacen a presenciar encuentros, sobre todo durante esta liguilla en la que el equipo de La Línea se encuentra en periodo de descanso.

Sin embargo, fuentes cercanas al conjunto bermellón han confesado a informadores locales que la Balompédica puede ser el destino de alguna de sus perlas de su cantera y que aquella visita de los representantes del conjunto albinegro no fue precisamente casual, sino una oportunidad para ir conociendo in situ a chavales que podrían acabar enfundándose la camiseta albinegra.

La política del Real Mallorca está muy en consonancia con toda esta hipótesis. El club se hace con los servicios de jóvenes jugadores a los que, si no ve cuajados para su primera plantilla, brinda su primera oportunidad fuera de la entidad.

De hecho, en temporadas precedentes, cuando militaba en Segunda, repartió hasta 17 futbolistas por diferentes clubes de Segunda B y Tercera e incluso en el extranjero. Algunos regresaron a casa, otros se convirtieron en pilares de sus respectivos clubes.

Ahora, con la primera plantilla otra vez en la división de plata y el filial ya condenado a seguir en Tercera tras caer eliminado a manos del Sanluqueño, las posibilidades de que el cuerpo técnico desee colocar jugadores en Segunda B para que aceleren su periodo de aprendizaje se antoja más probable.

La Balompédica, que sin ir más lejos la campaña pasada contó con jugadores cedidos por el Almería (Mario Abenza) y el Nástic de Tarragona (Carrión) ve en esta operación la posibilidad de contar con jugadores sub-23 que en principio reúnen muchas garantías y que además no obligan a un gran desembolso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios