Deportes

Jesús Méndez, el sueño de un canterano hecho realidad

  • El juvenil, que estudia ESO en el Menéndez Tolosa, se muestra ilusionado con su primera convocatoria

Jesús Méndez posa sobre el césped del Municipal. Jesús Méndez posa sobre el césped del Municipal.

Jesús Méndez posa sobre el césped del Municipal. / jorge del águila

A Jesús Manuel Méndez Ávalos [deportivamente Jesús Méndez] le ha llegado el regalo de Reyes con algo más de un mes de antelación. El entrenador de la Real Balompédica, Julio Cobos, le incluyó ayer en la lista de convocados del primer equipo para el encuentro que esta tarde enfrentará a los albinegros con el Jumilla en el estadio Municipal. El propio técnico lo entiende como "un premio". "Él está entrenando siempre con nosotros y lo llevamos porque tiene buenas cosas. Trabaja bien, tiene interés... se lo merece". El futbolista se confiesa abiertamente "muy contento".

Jesús Méndez se desenvuelve como mediocentro en la Balona Balompié de la Segunda Andaluza Juvenil, en la que juega habitualmente. En pretemporada Julio Cobos le utilizó más de una vez como lateral derecho, pero con la incorporación de Sergio Rodríguez y Gonzalo Almenara decidió incrustarlo en el costado diestro del centro del campo. "A mí me da igual jugar en un puesto que en otro. Yo lo que quiero es jugar. Me siento cómodo en cualquier sitio", defiende el joven valor de la cantera linense.

Jesús Mández, que acaba de cumplir 18 años, compatibiliza sus entrenamientos en la Balona con los estudios de ESO en el Instituto Menéndez Tolosa. "Los únicos ratitos libres son los del día del fin de semana que no juego, pero el que algo quiere sabe que se tiene que sacrificar", recalca, con cierto orgullo.

Aunque no con tanta regularidad también es frecuente que se ejerciten con el primer equipo otros dos compañeros del plantel juvenil, Moi y el meta Jesús.

Jesús Méndez, que será el primero de su estirpe que vista la guayabera albinegra, dio sus primeros pasos en la cantera del Atlético Zabal y al alcanzar la categoría cadete decidió dar el paso a la Balona.

"La verdad es que durante todo este tiempo nunca me planteaba que iba a entrar en una convocatoria, pero esta semana al ver que había tantas bajas me lo fui creyendo y cuando el viernes vino el fotógrafo de Europa Sur... ya empecé a pensar que se acercaba el momento", confiesa.

La experiencia de la caseta no será nueva para Jesús, que en todos los partidos en casa compartía con los integrantes del primer equipo el antes y el después de cada compromiso.

Ahora queda el legítimo deseo de poder jugar y para eso la mejor opción es que su equipo pudiese gozar de una renta amplia y el entrenador optase por darle unos minutos. "Mi padre me ha dicho exactamente eso. Sería un sueño, aunque el primero que era ir convocado ya lo he conseguido y hay que saber ir paso a paso".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios