Dos Hermanas- ULB | La crónica (67-63) La pareja arbitral echa a la ULB del liderato

  • Los linenses, precipitados en los momentos claves, caen en Dos Hermanas

  • Bak, con 13 puntos, y Matoso, con 17 rebotes, los mejores de los visitantes

Un momento del duelo en el pabellón Los Montecillos Un momento del duelo en el pabellón Los Montecillos

Un momento del duelo en el pabellón Los Montecillos / ULB

Un mal, muy mal, segundo cuarto, una inadmisible precipitación justo en el momento en el que el encuentro se decidía (56-56 con cuatro minutos por jugarse) y una particularmente desafortunada labor de la pareja arbitral –rayando con lo tendenciosa en los momentos determinantes– evitaron este sábado que la Unión Linense de Baloncesto (ULB) completase su mejor arranque liguero en las cinco andaduras en la Liga EBA.

Los de La Línea, que esta vez vistieron totalmente de blanco, cayeron en la cancha del Dos Hermanas que en buena medida decantó Álvaro López con su veintena de puntos. El resultado les aparta del liderato de la clasificación del grupo DB de la EBA en beneficio del Utrera.

La ULB salió centrada y defendiendo bien. De hecho se fue al término del primer cuarto 13-18 y jugando con la solvencia de los dos primeros encuentros.

Pero el comienzo de las rotaciones comenzó a pasar factura. El equipo de La Línea se descompuso, a los nazarenos les entró todo y el 20-12 del parcial de la segunda manga acabaría por resultar determinante, aunque en ese momento todo estaba en el alero (33-30).

Tras el descanso los visitantes empezaron a remar contra corriente. Nunca le perdieron la cara al partido porque además sus desventajas eran mínimas. Cuatro puntos consecutivos de Hugo Tavío pusieron a la ULB uno solo abajo (46-45) aunque los de casa respondieron con un triple y llegaron al último tramo cuatro arriba (49-45).

En el último cuarto apareció Alexander Bak, al que le estaban pasando factura sus problemas de salud de la semana, para, con dos triples, poner el marcador 54-54, que conduciría al 56-56.

En ese momento llegó la precipitación, las malas elecciones de tiro e incluso alguna pérdida de Álex Valor que denotaba falta de concentración.

Dos Hermanas se fue 64-56 y a pesar de que Cándido Matoso se hartó a recoger rebotes (17), la remontada ya era imposible. Y además daba la sensación de que la pareja arbitral tampoco lo hubiese permitido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios