algeciras cf - ud los barrios

Cuestión de galones (2-1)

  • El Algeciras desactiva a la Unión para llevarse el derbi y frena la escalada de los barreños

  • Un doblete de Albertito, con dos zapatazos desde fuera del área, remonta el golazo de Pirulo

Comentarios 0

El Algeciras CF desactivó a la Unión Deportiva Los Barrios y enseñó sus galones para apropiarse ayer del derbi comarcal de Tercera división. Dos zapatazos de Albertito, el primero de fábula, contrarrestaron el tempranero golazo de Pirulo en el Nuevo Mirador. El equipo de José Antonio Asián, además de templanza para remontar, siempre tuvo una marcha más sobre el césped y se adueñó del balón, de los tiempos del juego y de las ocasiones ante la escuadra de Carlos Ríos.

La victoria da otro importante empujón a los albirrojos hacia la fase de ascenso a Segunda B, aunque los rivales directos no fallaron, y refuerza los lazos entre afición y equipo. La derrota supone la primera de los gualdiverdes después de doce jornadas sin perder y sirve de tirón de orejas a una plantilla que continúa fuera de los puestos de descenso pero ya sin colchón. Los de la Villa se jugarán la permanencia a cara de perro.

El derbi se tiñó de albirrojo porque el Algeciras fue mejor que la Unión. Los de Asián jugaron seguramente uno de sus partidos más completos de la temporada en casa con una actitud que acabó recompensada con la ovación de sus fieles. Los de Carlos Ríos se encontraron el escenario soñado muy pronto con el latigazo de Pirulo, sin embargo acusaron mucho el verse por detrás en el marcador y estuvieron lejos de ese bloque compacto que suele hacerse fuerte desde la defensa. Quizás la baja de Dani Hedrera tuvo algo que ver.

El duelo entre vecinos, con un ambiente ejemplar en las gradas, arrancó con un Algeciras más enchufado. Asián tuvo que variar sus planes iniciales después de que Javi Anaya se lastimase en el calentamiento y dio entrada al jimenato Josemi, un chaval que siempre cumple sin importar el rango del partido. El técnico de casa apostó por un ataque con 'falso nueve' en el que Albertito y Moussa dieron otro aire y más sensación de peligro que al jugar en estático. El resto del once albirrojo, el esperado con Pablo de vuelta al lateral zurdo y el capitán Iván en la zona ancha.

La Unión puso su conjunto de gala con la mencionada baja del exalbirrojo Hedrera por sanción. Rojas, Xavi Carmona y Biri dejaron las dudas en el vestuario y salieron en el once.

El primer aviso lo dio el Algeciras con un pase entre líneas de Mané -enorme su derroche- a Albertito que terminó en fuera de juego pero dejó entrever las intenciones de lo que quería proponer el cuadro de Asián. El buen hacer de los locales se quebró en el minuto 12 cuando el barreño Pirulo se acomodó el balón cerca de la frontal del área y sacó un cañonazo ajustado a la red de Romero. Pirulo necesita muy poco espacio para fabricar un gol de esa talla. El Mirador enmudeció y el Comando Chicharrón estalló de júbilo.

El Algeciras asimiló el golpe rápido y retomó su plan de ataque. Los de Asián llegaban una y otra vez, sobre todo por banda, pero se perdían en el último pase. Un tiro mordido de Máiquez puso a prueba a Adrián y en el 24' un fuera de juego invalidó una acción embarullada que acabó con gol albirrojo que tampoco fue muy protestado.

El Algeciras insistía en trenzar pero la igualada llegó desde la distancia recién cumplida la media hora. Albertito, sin apenas confianza desde que arrancó la segunda vuelta, parece que oyó los gritos de la grada que le decían que tirara desde lejos y el trianero enganchó un zapatazo que se coló en la meta de Adrián después de tocar en un palo. Marca de la casa.

Las tablas aviviaron aún más la caldera del derbi. La Unión por fin se atrevió y buscó las cosquillas a la contra. En una de ésas, el colegiado anuló por fuera de juego a los gualdiverdes una acción en la que Alan se plantó ante Romero y marcó en el 34'. Otro intento de Pirulo cerró una primera parte batallada, con dominio local pero presencia visitante.

El enorme desgaste físico del primer acto iba a pasar factura en una segunda mitad que comenzó con los algeciristas a los mandos. Albertito consumó la remontada y su reconciliación con el Nuevo Mirador en el minuto 55. El trianero se acercó al área barreña, la defensa dejó espacios y el albirrojo conectó un tiro pegado al palo derecho del malagueño Adrián, que quizás pudo hacer más para llegar a tiempo.

Con un mundo por delante, el derbi se empezó a decantar cada vez más para los locales. Cada vez más cómodo con el balón, Albertito tuvo el tercero en sus botas en el minuto 62 con otro disparo lejano que se estrelló en la madera, esta vez en el lado izquierdo de Adrián.

El Algeciras, lejos de guardar la ropa, amarró el centro del campo con Tano y Mané, y embestía con el incansable Moussa, el ojito derecho del Mirador. La Unión, lastrada por el agotamiento y el ánimo de verse por detrás, demostró que necesita muy poco para meter el susto en el cuerpo y en el minuto 72 rozó el empate con un centro por la derecha de Carmona que cabeceó a la perfección Copi. El Gato Romero salvó los muebles con una mano casi en la escuadra.

El último tirón del derbi fue un monólogo albirrojo con ocasiones para sentenciar, en especial la que tuvo Tano en el último suspiro, pero el sevillano se cegó en el mano a mano. No hubo tiempo para más ni tampoco quedaban ya muchas fuerzas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios