Algeciras CF

La ira de Bryan

  • “Solté toda la rabia que tenía dentro”, dice el fuengiroleño sobre el zapatazo que significó su primer gol con el Algeciras

  • Casi inédito por una lesión de rodilla, el extremo se reivindica como refuerzo

Bryan (de cara) estira en un entrenamiento Bryan (de cara) estira en un entrenamiento

Bryan (de cara) estira en un entrenamiento / Jorge del Águila

Ni noventa minutos ha necesitado Bryan para hacer su primer gol con el Algeciras CF. El fuengiroleño protagonizó el tanto –un auténtico golazo de volea– que rescató un punto para los albirrojos en Lucena el pasado domingo. El joven futbolista, casi inédito por una lesión de rodilla, entró por el lastimado Antonio Sánchez y aprovechó la oportunidad para reivindicarse como un argumento más para el ataque de Javier Viso.

Bryan Porras Leiva (23/09/1998) era hasta el domingo el gran desconocido de la plantilla del Algeciras. El atacante llegó junto al algecireño Alberto Fuentes de los últimos al Nuevo Mirador, precisó un lógico periodo de adaptación al grupo y en cuanto debutó, en Arcos 24 minutos en la sexta jornada, sufrió un contratiempo en forma de lesión. Y a volver a empezar otra vez.

"En este vestuario todos estamos capacitados para ser titulares"

“Es verdad que fui de los últimos en llegar pero eso no es excusa”, señala Bryan. “Pero la lesión sí que me frenó porque ya me encontraba al ritmo de los compañeros”, explica el malagueño de Fuengirola, que se dañó el menisco de la rodilla derecha al sufrir un bloqueo de la articulación en un mal movimiento durante un entrenamiento.

La pequeña travesía por el desierto de Bryan se alargó las siguientes jornadas hasta que el pasado sábado el entrenador dio la lista de convocados para Lucena. Ya el jueves anterior estuvo a punto de ir citado para el duelo con el líder. “Tenía muchas ganas de poder demostrar lo que llevo dentro”, reconoce.

Bryan recuerda de su gol “que entró, que es lo importante” y que en el momento de enganchar el balón “solté toda la rabia que tenía dentro”. Aunque no solo con rabia manda uno el esférico a la escuadra. Hace falta también calidad.

Me quito un poco los malos pensamientos de todas estas semanas de entrenamientos recuperándome, sin poder ayudar al equipo”, asegura el extremo algecirista, que no considera que deba reivindicarse. “Yo respeto lo que piense todo el mundo, pero solo me importa lo que me digan el entrenador y mis compañeros”, sentencia.

Bryan valora el empate de Lucena “porque apenas había margen para preparar el partido en una semana dura y además el míster ya nos había avisado de que era un rival peligroso y con mucho fútbol, como nos demostró”.

El fuengiroleño entiende que en el vestuario del Nuevo Mirador “todos los futbolistas están capacitados para ser titulares”.

Bryan se sintió “triste por Antonio”, que se tuvo que retirar engarrotado, y “sorprendido” por ser la primera opción para el cambio, cuando todavía quedaba una hora de partido por delante. “Me sorprendió un poco, pero como el míster dice, aquí todos tenemos que estar listos y preparados para salir cuando haga falta y yo tengo muchas ganas por empezar a sentirme útil en este equipo”.

El atacante entiende que la victoria ante el líder dio “un plus” de moral a todo el algecirismo en una pugna por la cabeza que está más reñida que nunca con el Córdoba B y el Betis Deportivo, sin perder de vista a los perseguidores en un grupo X que no ofrece tregua. “Nosotros trabajamos para estar donde estamos y se está viendo reflejado en el campo”, sostiene.

“Tenemos la suerte de contar con una gran afición y entre todos vamos por el buen camino, pero queda mucho”, subraya Bryan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios