Atletismo Carlos Hidalgo: el atleta que no se dejó tumbar

  • El algecireño suma dos títulos nacionales apenas dos años después de perder la visión

  • El velocista es un ejemplo de superación: sigue con sus estudios y hace "vida normal"

Carlos Hidalgo junto a su preparador, Paco Medina Carlos Hidalgo junto a su preparador, Paco Medina

Carlos Hidalgo junto a su preparador, Paco Medina / Jorge del Águila

Carlos Hidalgo García practica el atletismo desde que tenía doce años. Hasta los diecisiete no era más que uno de los muchísimos algecireños a los que el Bahía de Pepe Mota, Paco Medina, Saúl Sáez… brinda la oportunidad de practicar en el Enrique Talavera su deporte favorito. Ahora, con 19 años, es dos veces campeón de España, pero eso es secundario. Carlos Hidalgo es todo un ejemplo de superación mucho más allá de las ocho calles y de las marcas. Dos años después de perder la visión es un referente para cualquiera al que le haya sobrevenido una adversidad. La demostración de que, con escarbar un poquito, sí que se encuentra en la juventud chavales que realmente merecen la pena.

Hace apenas un par de años, después de un entrenamiento, Carlos Hidalgo comprobó que le costaba más trabajo del habitual leer los mensajes en su teléfono móvil. A la mañana siguiente le fue diagnosticado un tumor que dañó el nervio óptico y que “de un día para otro” le dejó con una visión muy reducida, casi nula.

“Sin embargo sigo haciendo lo que hacía antes, solo que ahora no puedo entrenarme ni competir solo y necesito un acompañante, mi guía, Diego Ron", explica el atleta. "Antes siempre entrenábamos juntos y que ahora tengo la suerte de poder contar siempre con él”, dice con una naturalidad que impresiona.

Carlos Hidalgo resta dramatismo a todo lo que le ha sucedido. Ni siquiera ha renunciado a su formación académica. Estudia Bachillerato y su objetivo es lograr la titulación que le permita ejercer de fisioterapeuta. “Por lo demás las cosas que hacía antes y en las que es fundamental ver pues ya no puedo hacerlas, pero las escucho”.

"La única diferencia es que cuando salgo a la calle tengo que llevar bastón"·

“La única diferencia es que cuando salgo a la calle tengo que ir con el bastón, pero hago lo mismo que hacía antes”, recalca, en un mensaje no exento de reivindicación.

Antes de perder la visión, Hidalgo no había logrado resultados relevantes. Sin embargo en 2018 fue campeón de España de 400 metros, subcampeón en 200 y medalla de bronce en los 100. Hace apenas dos semanas repitió el oro en 400 y la plata en 200 de la edición anterior.

Todo eso en la categoría T11, reservada a ciegos totales, que corren con la ayuda de un guía y en la que el algecireño participa provisto de un antifaz homologado que garantiza que su visibilidad es nula.

“Yo estaba acostumbrado a los controles de la Federación Andaluza, pero no en pruebas para discapacitados y cuando llegas ahí todo es diferente, aunque también es verdad que te topas con mucha gente que tiene el mismo problema que tú y todo se normaliza”, explica el deportista. “Al final todo es atletismo”.

Y ese atletismo, con 19 años, le tiene reservado un futuro esperanzador. “Ahora está el Mundial de Doha y el año que viene las Paralimpiadas, pero no tengo marcas, así que ya hay que ir pensando a largo plazo, en 2021 y como tengo dos años por delante, estoy convencido de que tengo opciones de lograrlo. ¿Una Paralimpiada? Es en 2024 ¿quién dice que no podría llegar?”

 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios