Algeciras CF - Coria CF | La crónica Inaceptable Algeciras

  • El equipo de Viso acaba abochornado en el Nuevo Mirador y deja escapar el tren del liderato

  • Los albirrojos, inoperantes en el primer tiempo, se descomponen en el segundo sin alma ni actitud

El delantero algecirista Moha pelea el balón con un jugador del Coria. El delantero algecirista Moha pelea el balón con un jugador del Coria.

El delantero algecirista Moha pelea el balón con un jugador del Coria. / Erasmo Fenoy

Comentarios 1

¿Dónde estuvo el Algeciras CF el domingo? En el Nuevo Mirador desde luego que no. Por el templo albirrojo deambuló un equipo que hizo el ridículo y acabó por abochornar a sus aficionados y un conjunto, el Coria CF, que dio un auténtico baño a los de casa. Un aviso a navegantes en toda regla para un vestuario que se pensaba poner líder del grupo X de Tercera división por la cara. Y así no.

El Algeciras de Javier Viso sufrió su primera derrota de la temporada en casa, el primer gran borrón del algecireño y su plantilla, que dejaron pasar otro tren rumbo al primer puesto, algo que ya comienza a ser una costumbre peligrosa.

Durísima derrota para el algecirismo. Sin paños calientes. El 0-4 duele (y a quien no, que se lo haga mirar), pero lo más preocupante y decepcionante fue la actitud de un equipo que jugó sin alma y se mostró indolente, sobre todo cuando se desencadenó la debacle en el segundo tiempo y la hinchada comenzó a desfilar en silencio sepulcral con más de veinte minutos por delante.

Algunos en el Algeciras se tienen que dar cuenta de que todavía no se han clasificado para el playoff de ascenso. Que para mayo queda un mundo y que no se puede saltar al terreno pensando en que el partido ya está ganado. En eso, en devolverte a la cruda realidad, la Tercera es infalible.

Al Algeciras le faltó el espíritu batallador del capitán Iván, sancionado, y la omnipresencia del pichichi Antonio Sánchez, lesionado, pero también se echó en falta a muchos de los que sí se vistieron de rojo y blanco. Viso dio la titularidad al delantero del filial Moha y el africano fue de los poquitos que se libró de la quema colectiva.

¿Qué le pasó al Algeciras? Los albirrojos, a sabiendas de que el líder había empatado por la mañana con el Lucena, salieron dispuestos a llevar las manijas del partido. Viso, además de apostar por Moha, metió a Zafra en la banda derecha y desplazó a Alberto Fuentes al centro para ocupar el vacío de Iván. Todos los movientos de las piezas, lógicas dentro del ajedrez algecirista.

Sin embargo, pronto se palpó cierta relajación en los locales y al mismo tiempo el Coria clavó el primer aguijonazo. A los seis minutos los ribereños botaron su primer córner y Serrano, en segunda jugada, remató casi sin oposición.

El Mirador respondió con ánimos, generoso con quienes tanto disfrute han dado en los últimos tiempos. El Coria, una escuadra trabajadísima por Alejandro Ceballos, dio otro aviso al instante con un disparo de Chacón y a partir de entonces se dedicó a mantener el orden. Inmaculado.

El Algeciras se atascó, se cortocircuitó por todos lados, por el centro, por las bandas. Ni Pipo ni Antoñito ni Alberto, nadie conseguía romper las líneas corianas ni poner un centro decente en el área donde el pobre Moha trataba de hacerse con la posición. Ya se nota la mano de Tobali en el ariete, mucho más pausado y con criterio cuando le llegaba el balón, que le llegó poco.

El primer tiempo se consumió entre la impotencia y la inoperancia, con una posesión insulsa del Algeciras. Los de Viso no tiraron a puerta por primera vez hasta el minuto 44 cuando Pipo por fin se atrevió con algo de veneno.

El ansiado paso por vestuarios se antojaba la única medicina de un once que si no se ponía las pilas precisaba un cambio inmediato. Uno, dos, tres y si se pudieran los once. El Coria mandó otro recadito a balón parado. El Algeciras lo intentó con una acción a la media vuelta de Moha, muy forzado. El algecireño Alberto no tuvo su día, perdido fuera de la banda, una zona en la que Zafra no apareció y se espera mucho más del roteño.

Cumplida la hora de partido, Viso quitó a Josemi del centro del campo para meter pólvora con Bryan y el Algeciras se desarmó. Se descompuso y se rompió también porque Ceballos anduvo listo y lanzó arriba a sus leones. El Coria pegó dos directos al hígado entre el 63’ y el 66’, con tantos de Pavón y Chacón, y los albirrojos besaron la lona.

Muchos seguidores se levantaron en absoluto silencio y comenzaron a marcharse del estadio. Seguro que más de uno lo hizo por no desahogarse ante lo que estaba viendo.

Los últimos veinte minutos el Algeciras fue una caricatura en manos de un rival que se permitió el lujo de meter el cuarto, en el 84’ por medio de Iván Martín.

Retratado y derrotado, el Algeciras tiene por delante una larga semana para reflexionar sobre lo acontecido en La Menacha. Esto no se puede repetir. La competición sigue la próxima jornada en Puente Genil, donde los de Viso, que la semana anterior empataron en Lucena, viajarán como cuartos ya que el Utrera se subió por encima tras vencer a la UD Los Barrios. El liderato sigue en manos del Córdoba B, ahora a dos puntos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios