EUROPA SUR En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

real balompédica linense

Álex Rubio: adiós con la cabeza alta

  • El delantero siente que pagó "los platos rotos" por la abultada derrota en Mérida y asegura que es "una pena" abandonar "un club y una ciudad" con los que se sentía "muy identificado"

Álex Rubio, durante un encuentro. Álex Rubio, durante un encuentro.

Álex Rubio, durante un encuentro. / andrés carrasco

álex Rubio se marcha de la Balompédica "con la cabeza alta" y convencido de haberlo "dado todo" por los colores de la centenaria entidad de La Línea. Nadie le ha comunicado oficialmente que el club no cuenta con sus servicios, pero es consciente de que no entra en los planes de Julio Cobos. De hecho fue uno de los grandes señalados tras la derrota 5-1 en Mérida, hasta el punto de que no sólo no volvió a saltar al césped, sino que incluso se quedó fuera de alguna convocatoria.

"A mí en realidad nadie me lo ha dicho, pero termino contrato y palpo que el míster no cuenta conmigo", afirma el de San Fernando, que entre todos los descartados es, sin duda, el que ha seguido un proceso más llamativo, ya que en el mes de diciembre tanto el presidente, Alfredo Gallardo, como él mismo reconocieron que estaban tratando la renovación y que las posturas estaban muy cercanas.

"No tengo ni idea de lo que ha sucedido, yo he seguido trabajando igual, pero después de lo Mérida, de un día para otro no sé si el míster o no sé alguien no me ha querido poner, no he jugado un solo minuto", desliza.

"A mí nadie me puede echar nada en cara, yo siempre me partí la cara por ese escudo saliese al campo cinco minutos o noventa, pero lo di todo", recalca. "A mí Julio [Cobos, el entrenador] no me ha dicho nada. Insisto, yo creo que desde el partido de Mérida me hicieron la cruz y ya está".

"Está claro que alguna culpe tendré, porque esto es un equipo y todo el mundo tiene su cuota de responsabilidad, pero me da la sensación de que algunos pagamos los platos rotos de aquel resultado y nos fastidiaron un poco", insiste.

"La pena es que yo estaba muy contento, muy identificado con la Balona y con La Línea y me hubiese hecho ilusión seguir, porque me sentía a gusto, estaba cerca de mi familia, el presidente se portaba conmigo como si fuese mi padre, pero..."

"De hecho Alfredo [Gallardo] cuando nos despedimos me dijo que estuviese pendiente, que lo mismo me llamaba, pero yo creo que ya no, entre otras cosas porque el entrenador no cuenta conmigo", abunda.

"La verdad es que he sido el primer sorprendido de todo lo que ha sucedido en este tramo final, porque el aficionado ha podido ver que hayan salido o no las cosas siempre he tratado de partirme la cara con por la Balona", asegura. "Otra cosa es que unas veces llegan los goles y otras, no, pero siempre he tratado de hacer las cosas bien".

"A pesar de todo hago una valoración bastante buena de mi paso por la Balona", reflexiona Álex Rubio. "No empecé contando mucho para Manolo Ruiz, pero fui adaptándome al equipo y me iban saliendo las cosas... hasta que llegó el partido de Mérida".

"Después de eso el tiempo se me ha hecho interminable, porque yo no estoy acostumbrado a no jugar y a no entrar en las convocatorias y llegó a afectarme", desvela.

Álex Rubio solicita despedirse de la afición antes de finalizar la conversación. "Quiero dar las gracias por cómo me han tratado, porque siempre me he sentido muy respaldado, seguramente porque han visto que yo me partía la cara y que me gustaría reencontrarme con ellos, pero que si no puede ser les deseo lo mejor y que puedan ver muchos éxitos de su equipo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios