Comarca

El futuro político de De la Encina queda pendiente de Manuel Chaves

  • El Gobierno de Rajoy nombrará antes de fin de año un subdelegado en Cádiz y un delegado de la Zona Franca · Las urnas agilizan la 'mudanza' de varios cargos públicos

Los resultados de las urnas contabilizados el pasado domingo, el reparto de escaños en el Congreso y en el Senado y el triunfo del PP de Mariano Rajoy por una clara mayoría absoluta conllevará seguro la mudanza en los despachos de seis dirigentes políticos de la provincia, que en un plazo aproximado de un mes o mes y medio cesarán en las actividades que venían realizando.

La noche del domingo, el algecireño Salvador de la Encina, número 4 en la lista del PSOE a la Cámara Baja, se quedó fuera del hemiciclo. El dirigente campogibraltareño era diputado desde 1996 y siempre se destacó como un experto en materia de infraestructuras. Tanto que en la última legislatura llegó a asumir responsabilidades primero como portavoz del Grupo Socialista en la Comisión de Fomento del Congreso y posteriormente como presidente de la misma.

El político socialista ya sabe que no tomará parte en la constitución del Congreso, prevista inicialmente para el 13 de diciembre. No obstante, no sería de extrañar que dentro de unos meses fuera llamado de nuevo a filas en el caso de que Manuel Chaves optara por abandonar el hemiciclo y poner fin a su dilatada trayectoria política, aunque este hecho, en el caso de producirse, no sería nunca antes de los diferentes congresos ordinarios que el PSOE celebrará el próximo año.

Por el momento, De la Encina ya indicó que ahora volverá a desempeñar su función de docente (cuenta con plaza de profesor universitario y de Secundaria) y de abogado; y que aprovechará su salida de la primera línea política para dedicar más tiempo a su familia. "Quiero agradecer el enorme apoyo y solidaridad de los compañeros del PSOE y de todos los ciudadanos del Campo de Gibraltar; ya que muchos, en un escenario tan difícil, siguieron confiando en nosotros", expuso el socialista.

Aun así, la mudanza más significativa será la de los dos principales representantes del Estado en la provincia, José de Mier y Francisco Calero. El primero suma siete años y medio como delegado especial del Estado en el Consorcio de la Zona Franca de Cádiz, un cargo al que llegó procedente de la Delegación Provincial de Obras Públicas de la Junta de Andalucía tras la primera victoria electoral de José Luis Rodríguez Zapatero en 2008. De Mier, que también fue una década alcalde de Chiclana, relevó entonces a Miguel Osuna y a finales de año o como máximo a principios de enero será sustituido por una persona afín al PP que designará quien vaya a dirigir el Ministerio de Economía y Hacienda.

Tres cuartos de lo mismo sucederá con Francisco Calero, que apenas lleva tres meses en el cargo de subdelegado del Gobierno central en la provincia de Cádiz, una responsabilidad para la que fue designado por el delegado del Gobierno en Andalucía, Luis García Garrido, tras la jubilación de su predecesor en este puesto, Sebastián Saucedo. Al igual que De Mier y que el propio García Garrido, lo lógico es que Calero sea relevado en cuanto Rajoy conforme su gabinete. Queda aún por determinar el futuro del actual coordinador de la Administración General del Estado en el Campo de Gibraltar, José Andrés Hoyo, que fácilmente puede seguir el mismo camino que los cargos públicos anteriormente citados.

Pero también le va a cambiar la vida a otros dirigentes gaditanos, además de De la Encina, que conformaban las candidaturas de sus respectivos partidos a estas elecciones generales. Ya era conocido que políticos como Aurelio Sánchez Ramos, del PP, su compañero de partido Fernando García Navarro -aunque éste seguirá de concejal en Bornos- o los socialistas Rafael Román, José Carracao, María Jesús Castro o Ana Chacón abandonaban sus escaños en las Cortes al no figurar en las candidaturas de sus formaciones políticas.

Quien sí estará en la investidura del 13 diciembre será Francisco González Cabaña, secretario provincial del PSOE. Tras renunciar recientemente a la Alcaldía de Benalup-Casas Viejas acatando las órdenes de su partido, Cabaña tiene decidido renunciar igualmente y de manera voluntaria a su escaño en la Diputación de Cádiz, donde ha sido ocho años vicepresidente, otros ocho años presidente y donde desde julio es líder de la oposición. Su escaño en la Diputación pasará a Javier Pizarro -concejal en Alcalá de los Gazules, hijo de Luis Pizarro y primer suplente del Partido Socialista en el partido judicial de San Fernando- y lo lógico es pensar que la portavocía del Grupo Socialista recaiga en Federico Pérez Peralta, al menos hasta el congreso provincial del PSOE previsto para mediados de 2012.

También hay cambios a la vista en el PP. El más llamativo será el de la alcaldesa de Jerez, María José García-Pelayo, que en breve renunciará al escaño en el Parlamento andaluz que viene ocupando desde 1996 para sentarse en su nueva ubicación en el Senado. Su puesto en la Cámara andaluza debería ser ocupado por Silvia Muñoz, exalcaldesa de El Gastor, pero debido al poco tiempo que resta de legislatura lo lógico es pensar que ese relevo no se terminará efectuando.

Además, el nuevo diputado electo Alfonso Candón (PP) también renunciará a su escaño en la Diputación, donde le relevará Patricia Ybarra, quien llegó a ser portavoz del Grupo Popular en la institución provincial. Candón mantendrá su acta de concejal en El Puerto y aún se desconoce si Ybarra heredará el área de Bienestar Social que desde julio dirigía el nuevo diputado o si el presidente de la Diputación, José Loaiza, optará por una renovación en el seno de su gobierno.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios