Operación 'Arrow' de la Guardia Civil y la Policía Nacional Cerrojazo policial a un museo prehistórico privado e ilegal de La Línea

  • Las autoridades recuperan casi un millar de utensilios prehistóricos en un domicilio particular en La Línea conseguidos en el mercado negro

  • Las piezas pasarán a formar parte de la colección del Museo Municipal de Algeciras

José Ramos Muñoz, catedrático de prehistoria de la UCA, sostiene una de las piezas.

José Ramos Muñoz, catedrático de prehistoria de la UCA, sostiene una de las piezas. / Erasmo Fenoy

Las instalaciones de la Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras se han convertido este martes en una improvisada exposición temporal de elementos prehistóricos. Sobre varias mesas, perfectamente catalogadas y ordenadas, casi un millar de piezas se exponían ante las cámaras tras su recuperación de un domicilio particular en La Línea de la Concepción en la operación Arrow (flecha en inglés), realizada de manera conjunta entre Policía Nacional y Guardia Civil.

Durante muchos años, no es arriesgado hablar de décadas, un linense se dedicó a reunir cientos de útiles prehistóricos, algunos con más de un millón de años de antigüedad, procedentes de África (Paleolítico y Neolítico), de América (Arte Precolombino), China y Europa (Francia, Italia y España), comprándolos en el mercado negro. Años de viajes y adquisiciones ilegales en las que este hombre hizo acopio de todas esas piezas, llegando a crear en su vivienda un auténtico museo arqueológico privado y oculto de incalculable valor al que las fuerzas policiales han dado el cerrojazo y cuyo destino será el Museo Municipal de Algeciras.

La investigación que derivó en el descubrimiento de este tesoro se inició por dos vías. Por un lado, la Policía Nacional recibió una llamada por un delito de coacciones en el domicilio de este individuo y al entrar en la vivienda se apercibieron de la presencia de varias vitrinas, con sus correspondientes etiquetas y repletas de piezas que podían tener un valor histórico, por lo que comenzaron las indagaciones.

Por otro lado, la Guardia Civil, alertada por un ciudadano de que este linense poseía una importante colección de piezas prehistóricas, comenzó también a trabajar en ese asunto, descubriendo en ese momento que la lupa de la Policía Nacional también se había posado sobre este particular coleccionista, por lo que procedieron a iniciar una investigación conjunta.

Las piezas se presentaron ordenadas y etiquetadas. Las piezas se presentaron ordenadas y etiquetadas.

Las piezas se presentaron ordenadas y etiquetadas. / Erasmo Fenoy

La primera remesa de piezas, 25 en total, fue encontrada en una Asociación Cultural de La Línea, a la que el hombre había cedido una pequeña parte de la colección para que se expusiera de manera temporal. Tras esta primera incautación, se procedió a inspeccionar el domicilio, donde se recuperaron los casi 1.000 objetos que había acumulado el hombre durante años, 534 de ellos con gran valor histórico.

El investigado se enfrenta a dos delitos: "Contra el Patrimonio Histórico, por la tenencia y posible expolio de estas piezas que no están amparadas por una documentación legal; y por tráfico ilícito de bienes culturales, ya que la mayoría de piezas provienen de otros continentes y de otros países de Europa", explica Francisco Javier Gómez Fuster, de la Guardia Civil.

El hombre no ha sido detenido por encontrarse en situación de incapacidad

Sin embargo, el hombre no ha sido detenido: "Es una persona mayor, con una enfermedad y no se le ha podido detener dada su situación de incapacidad. Los familiares nos han explicado que es un coleccionista de toda la vida que ha realizado múltiples viajes para conseguir todas esas piezas", comenta David Sánchez, jefe de la brigada de la Policía Judicial de La Línea.

José Ramos Muñoz, Catedrático de Prehistoria de la Universidad de Cádiz, afirma que “en conjunto, es una colección espectacular, de gran valor patrimonial e histórico". "Es un material de gran calidad que debería estar depositado y custodiado en un Museo Arqueológico para disfrute de la sociedad”, añade.

Los útiles prehistóricos han estado depositados en la Comandancia de la Guardia Civil de Algeciras para un primer análisis, a la espera de ser trasladados a las dependencias del museo municipal de Algeciras donde serán sometidos a estudios más precisos y pormenorizados por parte de expertos de la Universidad de Cádiz y de la Delegación Provincial de Cultura. Se ha elegido el museo algecireño por formar parte de la Red Andaluza de Museos, cosa que no sucede con el de La Línea.

José Ramos explica a los asistentes las características de las piezas incautadas. José Ramos explica a los asistentes las características de las piezas incautadas.

José Ramos explica a los asistentes las características de las piezas incautadas. / Erasmo Fenoy

Los objetos

La mayoría de la colección procede de otros países. El 80% de las piezas tiene su origen en el continente africano, con objetos que van desde el Pleistoceno inferior (entre un millón y 780.000 años de antigüedad) y vinculados al Homo Erectus; pasando por el Paleolítico medio, con piezas usadas por el Homo Sapiens entre 300.000 y 150.000 años; hasta el Paleolítico superior, con utensilios de entre 25.000 y 11.000 años correspondientes al Homo Sapiens Sapiens. En África también se encontraron herramientas del Neolítico, destacando las flechas tipo torre Eiffel.

Entre lo incautado, el Campo de Gibraltar tiene presencia. Se ha encontrado algún bifaz (herramienta de piedra tallada por las dos caras, característica del Paleolítico inferior y medio) realizado en arenisca que podría ser de la zona de La Janda o del río Palmones, en Los Barrios. Asimismo, se han encontrado productos líticos tallados procedentes del Pinar del Rey, en San Roque, y de Torrenueva (La Línea).

De Gibraltar, de la Cueva de Gorham’s, también se ha incautado un pequeño conjunto de fauna cuaternaria de herbívoros, algunas lascas de técnica levallois y algún producto retocado, vinculado al Homo Sapiens Neanderthalensis.

Hacha musteriense del río Panero de Italia. Hacha musteriense del río Panero de Italia.

Hacha musteriense del río Panero de Italia. / Erasmo Fenoy

Por otro lado, hay material de procedencia de América, una serie de puntas foliáceas en sílex de la Cultura Clovis o cazadores paleoindios, de cronología de unos 20.000 años. También hay material en rocas exóticas de la cultura Maya de Guatemala. De Asia se han recuperado dos hachas pulimentadas de China, de la zona de Yuanmou. Son de etapa de Prehistoria Reciente y están elaboradas en rocas subvolcánicas. De Europa hay material de origen de Francia. En concreto una raedera bifacial espectacular de la zona del Seine y un bifaz Musteriense del río Panero de Italia.

En definitiva, un auténtico tesoro prehistórico que se encontraba en oculto y en manos privadas de manera ilegal y que ahora podrá estar a disposición de los investigadores públicos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios