Medio Ambiente

La ola interna del Estrecho de Gibraltar, visible desde Tarifa

  • El intercambio constante de agua entre el Mediterráneo y el Atlántico crea unas corrientes a veces perceptibles en la superficie

El efecto en la superficie del Estrecho de la ola interna, el pasado sábado. El efecto en la superficie del Estrecho de la ola interna, el pasado sábado.

El efecto en la superficie del Estrecho de la ola interna, el pasado sábado.

Unos ojos entrenados en la mar son capaces de percibir un fenómeno natural que pasa normalmente desapercibido para los profanos que se asoman a contemplar el Estrecho de Gibraltar desde el mirador de Tarifa

Durante el pasado fin de semana, con viento de poniente, ha sido posible observar en la superficie del mar los rastros de la ola interna del Estrecho. Se trata de un movimiento ingente de masas de agua y energía que tiene su origen en el permanente intercambio entre el Mediterráneo y el Atlántico.

En la superficie, los efectos de la corriente son visibles a modo de surcos como los que muestra la imagen que acompaña esta información, tomada por un experto capitán que ha trabajado durante años en el Estrecho como marino mercante.    

A modo de explicación resumida, la ola interna del Estrecho se origina por el flujo de agua entre el Mediterráneo y el Atlántico a razón de unos 800.000 metros cúbicos por segundo. Las aguas del Mediterráneo buscan el Atlántico por el fondo mientras que las del Atlántico se dirigen hacia el Mediterráneo próximas a la superficie. 

Este cruce de aguas se produce surcando las profundidades del Estrecho (unos 300 metros) hasta que la onda submarina del Mediterráneo topa con los bajos de Camarinal, frente a Punta Camarinal, en Tarifa. Es entonces cuando la energía desplaza la masa marina hacia la superficie y revoca, tal y como se muestra en esta infografía en vídeo explicativa de la dinámica de aguas y elaborada por la Universidad de Málaga.

Ola interna en el Estrecho de Gibraltar / UMA

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios