Espacio protegido

  • Un estudio realizado desde 2018 a 2020 con cámaras de foto trampeo confirma la presencia de zorros rojos, nutrias, meloncillos, comadrejas, tejones, garduñas y ginetas

El Parque Natural Los Alcornocales, un paraíso para los pequeños mamíferos carnívoros

Escrito por

Javier Gómez, Pablo Ferreras, Eduardo Briones y Claudia Marón de Oliva

Los primeros datos que testimonian la existencia de mamíferos carnívoros en el parque natural de Los Alcornocales pertenecen a pinturas rupestres encontradas en las cuevas que pueblan las sierras del Aljibe, como la Cueva del Buitre (Tarifa) o la Cueva del Tajo de las Figuras (Benalup-Casas Viejas), entre otras. En ellas aparecen dibujos esquemáticos con representaciones de oso, lobo y lince ibérico, además de aves y otros mamíferos.

Estas tres especies de mamíferos carnívoros habitaron en el Campo de Gibraltar, encontrándose el primer registro escrito en volúmenes del siglo XIV, concretamente en la valiosa obra del Rey Alfonso XI Libro de la Montería, en el que se describen con detalle, parajes de nuestro entorno donde era habitual el oso pardo (Ursus arctos Linnaeus, 1758), el lobo (Canis lupus Linnaeus, 1758) y el lince ibérico (Lynx pardinus Temminck, 1827), de los que han quedado escasas citas recogidas en la bibliografía.

Estas especies de superpredadores han sido eliminadas entrópicamente de este espacio natural, mediante la caza y el uso del veneno, ocasionando graves consecuencias en los procesos naturales. Del resto de predadores de menor tamaño no ha quedado información suficiente para poder estimar cómo eran sus poblaciones y dónde se distribuían.

El parque natural presenta hábitats de difícil acceso y con abundante vegetación, lo que dificulta las labores de muestreo de grupos animales especialmente esquivos, como son los mamíferos carnívoros. Así pues, la bibliografía existente en la comarca para este grupo animal es aún muy escasa e imprecisa en cuanto a presencia-ausencia, distribución, parámetros poblacionales, dieta, etc.

Eduardo Briones y Javier Gómez Chicano, dos de los autores del trabajo. Eduardo Briones y Javier Gómez Chicano, dos de los autores del trabajo.

Eduardo Briones y Javier Gómez Chicano, dos de los autores del trabajo.

Para conocer estos parámetros, se está realizando un estudio novedoso en la provincia, aplicando la técnica del foto trampeo, método que se ha implantado en estudios de fauna por ser efectivo, poco invasivo y de costes económicos rentables. Se ha tomado como referencia el atlas de los mamíferos terrestres de Cádiz, única publicación que describe la distribución y estado de los mamíferos carnívoros en el contexto provincial a principios del siglo XXI, y que proporciona datos para ocho especies de mamíferos carnívoros.

En esta publicación se hace un avance de los resultados obtenidos durante dos años, en los que se han catalogado hasta el momento 10 especies pertenecientes a 5 familias: Canidae, Mustelidae, Viverridae, Herpestidae y Felidae. El objetivo de este estudio es conocer la presencia actual, la distribución y el estado de las poblaciones de los mesocarnívoros en la provincia, con el fin de obtener información actualizada sobre este grupo animal y servir de base para futuros estudios.

Material y Métodos

En este trabajo se dispuso una red de cámaras de foto trampeo, que fueron colocadas principalmente en montes públicos propiedad de ayuntamientos y otros pertenecientes a la Junta de Andalucía, además de varias fincas contiguas propiedad de D. Jaime González Gordon, muy interesantes tanto por su localización como por su gestión privada.

El foto trampeo tuvo lugar entre los años 2018 y 2020, en épocas con temperaturas cálidas, pero no excesivamente altas, evitando así la alteración del funcionamiento de los sensores de los dispositivos, que podría afectar a su efectividad, evitando los meses con algún tipo de actividad humana. Las estaciones de foto trampeo estuvieron activas durante un periodo mínimo de 30 días. Se colocaron 111 estaciones de foto trampeo, durante una media de 40 días, en 14 cuadrículas de 10x10 kilómetros.

Resultados

Orden Carnívora

Familia Canidae

Un zorro. Un zorro.

Un zorro.

Zorro rojo, Vulpes vulpes. Observamos que esta especie ha sido la que presenta un mayor número de contactos positivos, un total de 916, encontrándose en todas las cuadrículas de nuestra área de estudio y sigue ocupando todo tipo de hábitats, tanto forestales como humanizados. Aun siendo la única especie de carnívoro de carácter cinegético, está francamente en expansión. Pensamos que esto podría ser debido a la prohibición de los métodos de control no selectivos de predadores, además de por ser una especie generalista que aprovecha un amplio abanico de recursos.

Familia Mustelidae

Nutria paleártica, Lutra lutra. En nuestro estudio se ha confirmado la presencia en dos cuadrículas donde había sido previamente citada y fue detectada en una nueva. La especie ha gozado de un buen seguimiento a nivel provincial, al menos desde el primer sondeo nacional de 1984, donde se citaba a la nutria en la provincia como bien representada. En el posterior sondeo de 1994, también se corrobora el buen estado de la especie y la tendencia a la expansión. Debido a nuestra metodología, no ha sido posible obtener un mayor número de contactos, al no coincidir generalmente la ubicación de las estaciones con la proximidad a cauces de ríos o arroyos. Por este motivo, esta especie requeriría de un estudio exclusivo para ser detectada mediante foto trampeo, siendo un estudio fácil de realizar debido a lo sencillo que resulta localizar indicios de su presencia en cualquier curso de agua corriente o estancada del parque natural.

Tejón. Tejón.

Tejón.

Tejón, Meles meles. Hemos podido verificar la presencia de tejón en 12 cuadrículas, reproduciéndose en las proximidades de zonas habitadas y usando nuevos y diversos ecosistemas con relativa tranquilidad. Esto revela que la especie ha aumentado claramente su distribución, debido a que en el trabajo anterior, solo fue detectada en tres de las cuadrículas. Posiblemente, el hecho de habitar en un espacio natural protegido ha sido determinante en el aumento del hábitat ocupado.

Garduña. Garduña.

Garduña.

Garduña, Martes foina. Durante el periodo de estudio, se ha detectado en toda el área, llegando a ser el tercer carnívoro más fotografiado, con 245 contactos. Esto sorprende respecto a estudios anteriores y a otras especies, ya que ha sido la que más ha aumentado y extendido su hábitat recientemente. Cabe destacar el estudio realizado por Fernández-Salguero (2008), en el que mediante el uso de jaulas trampas en cotos de caza municipales de Los Barrios y Tarifa para un estudio de predadores, con un esfuerzo de 33 jaulas-trampa y 27 meses de operatividad, no se llegó a capturar ninguna garduña. Habita en todo tipo de bosques siempre que tengan árboles con huecos o roquedos donde esconderse y reproducirse. Hay indicios que apunta a un posible incremento en las poblaciones de esta especie pues ha pasado de ser desconocida para muchos habitantes del parque natural, a ser vista habitualmente atropellada en las carreteras.

Comadreja, Mustela nivalis. Solo ha sido posible detectarla en dos estaciones dentro de una misma cuadrícula. Es el mamífero carnívoro ibérico de menor tamaño y esto unido a su frenética actividad, hace que sea una de las especies más difíciles de detectar mediante foto trampeo. Conocemos más de su distribución gracias a comentarios de guardas de caza y naturalistas, lo que nos hace pensar que está ampliamente distribuida por el área de estudio, aunque no tengamos datos del estado de sus poblaciones. Suele encontrarse en zona de rocas, muros de piedra y prados.

Turón, Mustela putorius. No ha sido detectado de forma directa por las cámaras de foto trampeo en ninguna de las cuadrículas, si bien, hemos podido tener datos de su presencia gracias a que se encontró un ejemplar atropellado en una de las cuadrículas del área de estudio. No es la primera vez que próximo a ese lugar se recoge un ejemplar atropellado, en 1980 también se encontró uno, conservándose algunos de sus restos en la Estación Biológica de Doñana, Sevilla. El hábitat donde se encontraron estos individuos atropellados se corresponde con tierras de labor próximas a canales de riego donde hay presencia de conejo. Esta especie sigue siendo una incógnita en la provincia, de hecho no figura en el catálogo de 2003. Los últimos datos que aparecen, provienen de bibliografía y encuestas y además, se recogen citas dispersas en las sierras costeras. En el área de estudio, al igual que a nivel autonómico, no se tienen datos de sus parámetros poblacionales, conociéndose mal su distribución, por lo que se debería llevar a cabo un estudio específico para conocer su estado actual en la provincia.

Familia Herpestidae

Meloncillo, Herpestes ichneumon.

Esta mangosta ibérica ha sido encontrada en todas las cuadrículas de nuestra área de estudio. Fue detectada en cuatro cuadrículas más que en el anterior trabajo, y con un total de 101 contactos positivos. Es una de las especies de carnívoro mejor adaptada al hábitat mediterráneo. Se distribuye por todos los hábitats, usando principalmente los arroyos con mucha vegetación, acebuchal con pastizal y el monte bajo espinoso. Mantiene buenas poblaciones dentro y fuera del parque natural, aunque solo representa el 6% del total de los contactos de este estudio.

Familia Viverridae

Gineta Gineta

Gineta

Gineta, Genetta genetta. Con 324 contactos ha resultado ser la segunda especie más detectada (19%), llegando a ocupar gran parte del área de estudio y ampliando su distribución en 10 cuadrículas con respecto al trabajo anterior. Ocupa todos los hábitats, pero sobre todo aquellos de ambiente ripario con arboleda y abundante sotobosque.

Familia Felidae

Gato montés, Felis silvestris. No hemos obtenido ningún contacto mediante foto trampeo de esta especie, siendo las entrevistas a guardas de caza, la única fuente de información sobre la presencia dudosa de algún ejemplar, siempre visto de noche o por corto espacio de tiempo. Resulta preocupante que con el volumen de contactos obtenidos para el resto de especies de mamíferos, no se hayan logrado imágenes de una especie fácilmente detectable mediante foto trampeo. Por el contrario, sí que se han encontrado gatos asilvestrados con pelaje y tamaño parecidos al del gato montés. Sería pues necesario realizar un estudio más intenso y exclusivo en el que se pueda revelar su presencia y estado poblacional, corroborando mediante análisis genético, la pureza de los individuos que resultasen hallados. Sospechamos que probablemente la especie se encuentra ya en el denominado “cuello de botella”, produciéndose cruces con gatos domésticos debido al escaso número de ejemplares o que ya está ausente en Los Alcornocales, como también lo citan Gil-Sánchez (2020).

Gato doméstico asilvestrado, Felis silvestris catus. Aunque se encuentra muy localizado en ciertas áreas habitadas dentro del parque natural, sólo ha aparecido en tres cuadrículas del sur y siempre ligado a núcleos rurales. La presencia de gatos asilvestrados ha pasado siempre por alto en los estudios de distribución de mamíferos carnívoros. En el presente estudio se han obtenido tan sólo 23 contactos positivos, la mayoría en el término municipal de Tarifa, no siendo una cifra elevada que pueda suponer un problema a nivel del parque natural. Parece existir una relación entre casas rurales diseminadas en los montes y el mayor número de contactos de esta especie, al igual que los resultados obtenidos por Fernández-Salguero, pues existen multitud de casas rurales con animales, donde el gato doméstico forma parte de ellos. Seguramente, el alto número de depredadores naturales que tiene en Los Alcornocales provoca que no aumenten sus poblaciones, pudiendo ser la introgresión genética con el gato montés un verdadero problema para este donde cohabiten ambas especies. 

Una cámara de foro trampeo. Una cámara de foro trampeo.

Una cámara de foro trampeo.

Conclusiones

A raíz del volumen de datos obtenidos y de la calidad de estos en un espacio natural de alto valor ecológico que demanda dicha información, consideramos necesario continuar con estudios específicos que puedan dar luz a muchas preguntas relacionadas con la biología de este grupo animal, tales como los parámetros poblacionales entre especies dependiendo de las densidades de ungulados, uso del hábitat entre especies simpátricas, dieta, competencia por refugios o colonización de nuevos hábitats en el caso de la garduña, etc.

También, para el caso del turón y del gato montés, se hace ineludible sendos estudios que concluyan definitivamente con el conocimiento del estado de sus poblaciones, de las que no existen datos confirmados desde hace décadas, y que puedan poner freno a una pronta extinción en la provincia si es que no se han producido ya.

Creemos, además, que el estudio de los carnívoros en el Parque Natural Los Alcornocales podría ayudar al estudio de la biología y ecología de otros grupos animales que interaccionen con ellos de una forma u otra, por ejemplo, aquellos que constituyan parte de su dieta, como los micromamíferos.

La intención principal de nuestro trabajo es aumentar el conocimiento de estas especies, siguiendo una metodología de trabajo moderna y eficaz, con el objetivo de seguir estudiando más acerca de los carnívoros en este espacio y de sus interacciones con otras especies que habitan en el Parque Natural. Esperamos que, a raíz de este trabajo, surja una nueva inquietud en la zona acerca de un grupo animal realmente fascinante y que necesita una mayor visibilidad en la comarca.

Artículo de F. Javier Gómez Chicano, Pablo Ferreras, Eduardo Briones y Claudia Marón de Oliva publicado en la revista de la Sociedad Gaditana de Historia Natural el 19 de noviembre de 2020.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios