Concurso de acreedores La empresa de seguridad Ombuds se compromete a pagar las nóminas atrasadas antes de agosto

  • La compañía, tercera del país en su sector, tiene unos 150 trabajadores en la provincia

  • En el Campo de Gibraltar presta servicios en TTI Algeciras, Vopak y los hipermercados Carrefour

Trabajadores de Ombuds protestan ante un hipermercado de Jerez en el que prestan servicios, el pasado martes. Trabajadores de Ombuds protestan ante un hipermercado de Jerez en el que prestan servicios, el pasado martes.

Trabajadores de Ombuds protestan ante un hipermercado de Jerez en el que prestan servicios, el pasado martes. / Pascual

La empresa de seguridad Ombuds se ha comprometido este jueves a pagar las nóminas atrasadas antes del mes de agosto a toda su plantilla en España, formada por unos 8.000 trabajadores, a pesar de su delicada situación financiera. 

Ombuds tiene unos 150 empleados en toda la provincia de Cádiz mientras que en el Campo de Gibraltar presta sus servicios en TTI Algeciras, Vopak y los tres hipermercados Carrefour.

La compañía, tercera del país en su sector tras Securitas y Prosegur, ha solicitado esta semana entrar en concurso de acreedores por las deudas que arrastra con la Seguridad Social y Hacienda y ante la negativa de la banca a renovar las líneas de financiación. Como consecuencia de esta situación crítica, Ombuds no ha pagado la nómina correspondiente al mes de junio y los trabajadores temen por la de julio y la paga extraordinaria.

Esta misma semana, los trabajadores han protestado en Jerez y tenían previsto movilizarse en los próximos días en los centros de trabajo de la comarca, si bien un compromiso de pagos alcanzado este jueves entre la empresa y los sindicatos CCOO y UGT, mayoritarios en la empresa, ha dejado en suspenso las movilizaciones. 

Entre los compromisos de las partes firmantes, además de realizar "todos los esfuerzos posibles para mantener su actividad y el empleo de las empresas" éstas también se comprometen a abonar las nóminas que aún no hayan sido satisfechas, las de junio y julio, y se establece como fecha límite el 31 de julio de 2019.

La compañía también se compromete a pagar la paga extra de verano prevista para el 15 de julio, dejando como nueva fecha límite el 31 de julio. También hará frente a los cargos bancarios impuestos a los trabajadores por el retraso del pago de la nómina.

Los trabajadores, a cambio, "acudirán a sus puestos de trabajo con normalidad, con el objetivo de garantizar la continuidad de su servicio". Algo que los sindicatos mayoritarios y la empresa entienden como garante de la estabilidad de los puestos de trabajo, el cobro de los salarios y los contratos suscritos con los clientes.

Respecto al pago de los salarios, los fondos obtenidos en julio por la reactivación de las líneas de financiación bancaria serán destinados inmediatamente al pago de los salarios adeudados. Además, se crea una comisión de seguimiento por parte de CCOO y UGT para el cumplimiento de estos acuerdos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios