Gibraltar

Un zoo de Asturias pide ayuda económica para operar a un mono de Gibraltar

  • Charlie sufre una parálisis en las patas traseras y la intervención cuesta 3.000 euros

Charlie, en el zoológico de Oviedo Charlie, en el zoológico de Oviedo

Charlie, en el zoológico de Oviedo / El Comercio

El zoológico El Bosque de San Esteban de las Cruces, en la localidad asturiana de Oviedo ha hecho un llamamiento a través de las redes sociales para solicitar ayuda económica con la que afrontar la operación de un mono, llamado Charlie, procedente de Gibraltar según detalla La Voz de Asturias, al que le han diagnosticado dos hernias discales y que en principio debería pasar por el quirófano la semana entrante.

La intervención y el postoperatorio para que el animal puede recuperar la movilidad de sus patas traseras tienen un coste aproximado de 3.000 euros,  un presupuesto difícil de costear para los responsables del zoo tras el revés de la crisis sanitaria consecuencia del Covid-19 (coronavirus) que obligó a su cierre durante dos meses, con la consiguiente pérdida de ingresos por la ausencia de visitas particulares y escolares.

“Para El Bosque tras varios meses cerrados y a pesar de haber tenido ayudas de particulares, sigue siendo mucho dinero en estos momentos para nosotros pero no podemos dejar de pensar que Charlie tiene al menos una oportunidad de poder vivir dignamente, aunque tampoco nos garantizan que pueda salir todo perfecto dado que estas operaciones como también se sabe de humanos, no siempre resultan del todo favorables”, explica el propio zoo en su petición de ayuda.

La historia de Charlie se remonta mucho más atrás. Llegó a San Esteban de las Cruces el año pasado. Fue uno de los tantos ejemplares salvajes decomisadas por parte de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres”, explica El Comercio.

“Llegó a El Bosque sano y fuerte, explicó Gonzalo Rubio, responsable del zoo. Pero, psicológicamente, frágil. Este animal vivía con su madre pero al fallecer, Charlie cayó en una depresión. “Estos animales son muy sociales y nunca deberían de estar solos, lo ideal es que vivan con otros monos de su especie o afines a la misma””, continúa.

“El trabajo de los responsables del zoo logró que Charlie se recuperara. Fue integrándose con otros macacos, con todas las precauciones porque estos simios pueden volverse muy agresivos. Charlie encajó con sus nuevos compañeros, sin embargo la mala suerte ha vuelto a cruzarse. Ha perdido la movilidad de sus piernas traseras, quizá una mala caída que ha derivado en una hernia discal de la que necesita operarse con urgencia. El Bosque ya ha puesto todos los mecanismos en marcha”, abunda la información.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios