Entrevista | Arancha González Laya, ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación "El plan de la UE supondrá un gran impulso económico y social para el Campo de Gibraltar"

  • El acuerdo alcanzado por la Comisión Europea para afrontar la crisis del coronavirus concede a España 72.000 millones en ayudas directas y 68.000 en préstamos, “un acuerdo histórico por su magnitud y por la rapidez con la que se ha conseguido”

Arancha González Laya, frente al paso aduanero de La Línea con Gibraltar Arancha González Laya, frente al paso aduanero de La Línea con Gibraltar

Arancha González Laya, frente al paso aduanero de La Línea con Gibraltar / Erasmo Fenoy

La entrevista tiene lugar solo unas horas antes del inicio de su primera visita como ministra de Exteriores al Campo de Gibraltar, punto caliente de las relaciones internacionales españolas por su vecindad con Gibraltar y su cercanía a Marruecos. 

-Se les ve felices por el pacto logrado. No solo le parece bien a los agentes sociales, sino a los partidos de la oposición.

-Es así. Si lo recuerda, en marzo pasado, el presidente del Gobierno español hablaba de la necesidad de un nuevo plan Marshall y apenas cuatro meses después lo tenemos. Pero también es histórico por la respuesta que da no solo a la pandemia, sino a las grandes transformaciones que Europa necesita y que tanto los ciudadanos como las empresas europeas están demandando. Me refiero a la digitalización de la economía o a la descarbonización. Debemos crecer, pero sin dejar a nadie atrás con el reto de la inclusión. Damos respuesta a la crisis de hoy, pero respondiendo también a las necesidades de la economía europea para mañana.

-La receta respecto a la crisis que se inició en 2008 ha cambiado de la noche a la mañana: de la austeridad más absoluta a un caudal de dinero en forma de ayudas y de préstamos, de inversión pública a mansalva con un guion keynesiano.

-Exacto. Esa es la gran diferencia respecto a aquella crisis. Entonces hubo un grave problema que afectó al sector financiero y al de la construcción, así como a un grupo de países, mientras que ahora afrontamos una pandemia, una crisis sanitaria que ha tenido como consecuencia un parón de nuestra economía. Es un problema sistémico, no de mala gestión o de sectores no competitivos. Es un problema colectivo que necesita una respuesta colectiva con un gesto sin precedentes de inversión europea. Por primera vez se endeuda la Comisión Europea (CE) para todos sus estados miembros, de tal forma que lo que se busca es impulsar el mercado único europeo que comparten todos los países. Esto no es un problema del sur contra el norte o viceversa: es un problema sistémico al que hay que dar una respuesta técnica.

-¿Estaban justificadas las reticencias de los llamados países frugales, como Holanda, respecto a la llegada y gestión de esos fondos por parte de España o Italia?

-Evidentemente hay una parte de presentación pública del problema y Holanda, en ese sentido, ha pretendido presentar esta situación como una cuestión norte-sur, pero luego hay una realidad económica muy tozuda: el 6% del PIB holandés viene del puerto de Róterdam y eso es así porque a través de él hay un movimiento de mercancías que se producen y/o se compran en Europa. De la misma forma que el 70% de los coches que se producen en Alemania se venden en el mercado único de la UE. Esa es la tozuda realidad económica a la que había que dar una respuesta. La economía europea no se puede paralizar y por eso era necesario movilizar todos esos recursos. La CE ha identificado los puntos de debilidad de cada uno de nuestros países. En nuestro caso, una tasa de desempleo estructural que lastra nuestro crecimiento, y en el de Holanda, una competencia fiscal desleal. Cada país tiene su diagnóstico y a partir de ahí debemos actuar.

"España ha puesto en marcha un proceso para una gran reforma del sistema educativo y el presidente del Gobierno ha anunciado una reforma del sistema de formación. [...] Esto puede contribuir a reducir esa tasa de desempleo estructural"

-Ha tocado usted un asunto muy espinoso, que es el mercado laboral español y sus carencias. ¿El acuerdo alcanzado en la UE anticipa u obliga a una reforma laboral?

-Lo que la CE le dice a España es que tiene un problema de desempleo estructural y una parte de ese problema tiene que ver con su sistema educativo, de formación y de capacitación. España ha puesto en marcha un proceso para una gran reforma del sistema educativo y el presidente del Gobierno ha anunciado una reforma del sistema de formación. Esto tiene mucho que ver con la reforma laboral y con el mercado laboral, y puede contribuir a reducir esa tasa de desempleo estructural. Hay otras cuestiones más estructurales que la CE también ha identificado y que nosotros deberemos estudiar para buscar consensos con empresas y sindicatos. Las reformas económicas de este tipo siempre son más eficientes si se pactan con los agentes sociales.

-Y también con el resto de partidos políticos.

-Es obvio, es obvio. Todas las reformas de calado político, social y económico deben estar respaldadas por el consenso.

-¿Confían en que les funcione la teoría de la geometría variable o dado el calado de las reformas van a intentar un acuerdo con varios partidos de forma simultánea?

-Las grandes reformas necesitan de grandes consensos y eso el Gobierno lo viene diciendo desde el inicio de la legislatura. A mayor consenso, mejor estarán representadas todas las sensibilidades existentes en el arco parlamentario. Dicho esto, no es solo responsabilidad del Gobierno lograrlo y lo acabamos de ver en las medidas aprobadas para la reconstrucción del país. Ha habido fuerzas políticas con las que hemos llegado a acuerdos y otras que son más renuentes, sin darse cuenta de que con ello obstaculizan la adopción de medidas de calado para la reconstrucción del país a largo plazo.

-Sería curioso y lamentable a la vez que la activación de este gran paquete de ayudas de la CE se retrasase por la falta de acuerdo; que la UE con 27 países haya cerrado un acuerdo y que, en cambio, cuatro o cinco partidos en España no sean capaces de hacer algo semejante.

-Eso debería interpelar a algunas fuerzas políticas españolas: cómo es posible que haya 27 estados miembros que son de diferentes familias políticas -algunas de ellas muy diversas, y con gobiernos de coaliciones muy distintas- que sean capaces de ponerse de acuerdo en magnitudes como las que hemos visto y, sin embargo, haya en España quien, en su cortoplacismo, rechace medias de corte social.

"De lo que se trata es de trabajar sobre el IVA de las actividades digitales, así se trate de Google, de una empresa china, rusa o coreana"

-¿Estas ayudas y préstamos por parte de la UE a España va a llevar pareja una subida impositiva en nuestro país? ¿Vamos a pagar de alguna forma esa factura?

-La ministra de Hacienda ha anunciado que el sistema tributario español necesita de una reforma y, de hecho, ha puesto ya sobre la mesa algunas propuestas, luego no hay novedad a ese respecto. El acuerdo del plan de recuperación prevé el pago de parte de la deuda a través de impuestos comunitarios.

-¿Eso qué significa?

-Por ejemplo, la CE incluye un impuesto a las actividades tecnológicas.

-Un impuesto a Google, por ejemplo.

-Bueno, Google puede ser la más conocida. De lo que se trata es de trabajar sobre el IVA de las actividades digitales, así se trate de Google, de una empresa china, rusa o coreana.

-¿Y un impuesto sobre las transacciones financieras internacionales, al modo de una tasa Tobin?

-También ha sido puesta sobre la mesa por el presidente del Gobierno, al igual que la de las actividades tecnológicas.

Arancha González Laya, en el Ayuntamiento de La Línea Arancha González Laya, en el Ayuntamiento de La Línea

Arancha González Laya, en el Ayuntamiento de La Línea / Erasmo Fenoy

Pensiones

-¿Va a ser objeto de reforma el sistema de pensiones?

-De momento, no. Creo que el sistema de pensiones en España es muy estable y la intención del Gobierno es mantener un diálogo con todos los agentes implicados para establecer un diagnóstico. Lo importante ahora es elaborar un gran plan de recuperación para España que identifique los proyectos tractores que van a impulsar la modernización del país, como la digitalización de la administración pública, el apoyo a las pequeñas y medianas empresas, que constituyen más del 90% del tejido empresarial español, la descarbonización o el impulso de las energías renovables. Es por eso por lo que tengo tanto interés en visitar este miércoles y jueves el Campo de Gibraltar, porque este plan va a suponer un gran impulso económico y social para la comarca.

"El Campo de Gibraltar está en una situación privilegiada respecto a otras regiones porque ya existe un plan para la comarca, elaborado por el Gobierno en la segunda mitad de 2018"

-Con ese caudal de dinero de Europa, los Presupuestos Generales del Estado de 2021 deben ser también históricos, especialmente en materia de inversiones. Hay algunos proyectos clave para el Campo de Gibraltar y el conjunto de Andalucía como la conexión ferroviaria Algeciras-Bobadilla.

-Es aquí donde el Campo de Gibraltar está en una situación privilegiada respecto a otras regiones porque ya existe un plan para la comarca, elaborado por el Gobierno en la segunda mitad de 2018. Si no se ha puesto antes en marcha antes es porque desde entonces no han podido ser aprobados unos Presupuestos y estamos con los prorrogados. Ahora contamos con financiación. Ese plan comprende infraestructuras como la Algeciras-Bobadilla, además de inversiones en materia de seguridad, justicia, en el ámbito social, del empleo, del emprendimiento, de las start-up… El Campo de Gibraltar tiene una posición estratégica privilegiada que debe ser aprovechada.

-Entiendo que esos 140.000 millones de euros destinados a España serán objeto de distribución entre las diferentes administraciones. Las comunidades autónomas, por ejemplo, tienen por ejemplo las competencias en materia sanitaria y educativa.

-Por eso el presidente del Gobierno, tras llegar de Bruselas, donde ha negociado arduamente ese acuerdo, lo primero que ha hecho ha sido pedir su comparecencia ante el Congreso de los Diputados para exponer su contenido y convocar a los presidentes de las comunidades autónomas con el mismo objetivo. Más que empezar a hablar de financiación hay que hablar de visión. La casa la tenemos que empezar a construir por los cimientos, no por el tejado.

-El Congreso de los Diputados ratificó la semana pasada el Tratado Fiscal alcanzado entre España y Reino Unido sobre Gibraltar. PP y Vox votaron en contra: les acusan de haber perdido una oportunidad histórica de poner sobre la mesa la soberanía de España sobre el Peñón.

-El Tratado Fiscal entre España y Reino Unido en lo relativo a Gibraltar busca poner solución a un problema muy sensible de las relaciones entre ambos estados como es la soberanía fiscal y que nadie nunca antes había conseguido disciplinar. Eso es muy importante para la soberanía española. Con los acuerdos se pone coto a la competencia desleal que ejerce Gibraltar en el ámbito fiscal. Se ha firmado el Tratado Fiscal y también cuatro memorandos de entendimiento que dan respuesta a cuatro cuestiones muy concretas y que han emponzoñado durante décadas las relaciones entre ambas partes, como son el control aduanero, la colaboración policial, los derechos de los ciudadanos y la protección del medio ambiente. Evidentemente eso no resuelve todos los problemas ni el contencioso histórico sobre Gibraltar, pero tampoco hay que menospreciarlo. Si el diferencial del precio de venta del tabaco entre España y Gibraltar se ha reducido ha sido como consecuencia de esos memorandos.

"Los memorandos de entendimiento y el Tratado Fiscal no tienen precedentes en lo relativo a Gibraltar, un territorio que se ha caracterizado por hacer dumping fiscal, medioambiental, etc."

-¿Los acuerdos con Reino Unido pueden poner punto final a la falta de transparencia que España ha atribuido desde siempre a Gibraltar en materia fiscal?

-Lo que es cierto es que estos memorandos de entendimiento y el Tratado Fiscal no tienen precedentes en lo relativo a Gibraltar, un territorio que se ha caracterizado por hacer dumping fiscal, medioambiental, etc. Claro que los acuerdos son importantes.

-Una cuestión peliaguda es la situación de los trabajadores españoles en Gibraltar y de la defensa de sus derechos. Hay reticencias por parte de muchos de ellos a inscribirse en un censo para conocer la situación de cada uno de ellos. ¿Cómo piensan ustedes solventar este problema?

-La defensa de los intereses de estos trabajadores pasa por que se inscriban en ese censo. Hemos hecho grandes campañas de información animando a los ciudadanos a inscribirse para que sus derechos puedan verse amparados. Que quede claro: es difícil amparar a quien no conocemos. Es importante que se inscriban antes de que finalice el año, antes de que se active el Brexit de forma efectiva. Y lo mismo pasa con los ciudadanos británicos que trabajan en España.

Marruecos

-El alcalde de Algeciras y senador, José Ignacio Landaluce, ha expresado de forma reiterada su inquietud porque Marruecos pueda decidir la apertura de sus fronteras tras los meses de confinamiento por el coronavirus y que eso provoque la llegada masiva de ciudadanos de ese país a Algeciras, pretendiendo cruzar el Estrecho. ¿Tiene usted noticias sobre las intenciones de Marruecos a ese respecto?

-Vamos a ver. Mantengo un contacto constante con mi homólogo marroquí, de la misma forma que el ministro del Interior lo hace con el suyo. Y lo hacemos como representantes de dos países que mantienen una buena vecindad. En la parte más difícil de la pandemia hemos estado en contacto y seguimos estándolo para gestionar el tema de las fronteras, desde la responsabilidad y sin dejar margen para las sorpresas. Nada tiene que temer el señor Landaluce al respecto. Ambas partes estamos informadas de nuestros pasos y planificamos de forma conjunta cada movimiento. La Operación Paso del Estrecho se ha suspendido tal y como la hemos conocido hasta ahora.

-¿Tiene el Gobierno español planificado cambiar el estatus de utilización de las bases de Rota y Morón?

-Las bases norteamericanas en España tienen una larga historia que está basada a largo plazo en el diálogo y la cordialidad entre ambos gobiernos. Las autoridades norteamericanas siempre nos han trasladado su gran satisfacción con el funcionamiento de los acuerdos y no existe nada que me haga pensar que va a dejar de ser así.

-¿Le intranquiliza o le preocupa que Marruecos haya ofrecido a EEUU la posibilidad de instalar una base en la costa norte del país?

-No me consta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios