Investidura como Doctor Honoris Causa

Pepe Chamizo da voz a los desfavorecidos hasta en su día grande en la Universidad

  • El cura barreño hace una 'Defensa de lo humano' en su discurso en la Politécnica de Algeciras

  • "El poder del dinero nos está dejando sin futuro", advierte el ex Defensor del Pueblo Andaluz

José Chamizo recibe la ovación de la sociedad campogibraltareña en la Politécnica. José Chamizo recibe la ovación de la sociedad campogibraltareña en la Politécnica.

José Chamizo recibe la ovación de la sociedad campogibraltareña en la Politécnica. / Erasmo Fenoy (Algeciras)

Comentarios 1

El hombre está solo en el vestíbulo. Cruza las manos sobre el vientre, se balancea e inclina la cabeza para observar qué ocurre en el gran salón. Ahora se eleva suavemente sobre las puntas de los pies mientras esboza una sonrisa. Saluda a alguien a través de la cristalera e inmediatamente recoge los brazos, vuelve a su posición y camina un par de metros a un lado y al otro de la habitación. Está inquieto, nervioso. Cualquiera diría que se trata de un padre primerizo en la puerta del paritorio, un torero en capilla o un niño en su cuarto en la noche de Reyes, si no fuera porque viste toga, muceta verde y puñetas.

El hombre de la indumentaria académica está esperando, como todos los anteriores, pero porque en unos segundos comenzará su investidura como Doctor Honoris Causa por la Universidad de Cádiz. De hecho ya ha comenzado y el salón de actos de la Escuela Politécnica Superior de Algeciras está que no cabe un alfiler. Una legión de amigos -o mejor dicho admiradores- de este sacerdote que hace ya muchos años es una leyenda en el Campo de Gibraltar se ha congregado para escucharle. Parece mentira que una persona que lleva toda su vida luchando a favor de los inmigrantes, de la igualdad de género, de los ancianos, un hombre que se enfrentó a los narcotraficantes, esté inquieto por un acto en la Universidad. Pero todos saben que cuando se aproxime al micrófono los nervios desaparecerán y surgirá el Pepe Chamizo comunicador, el seductor, el cura cuya ingente labor social cambió una época en esta comarca de la que es, siempre, un incansable defensor.  

Durante su acto de investidura, José Chamizo de la Rubia (Los Barrios, 1949) llevó a la Universidad la voz de los desfavorecidos en un discurso cuyo título es tan esclarecedor que casi le sobra todo lo demás: Defensa de lo humano. "Vivimos una extraña encrucijada en la que los soportes ideológicos que hemos mantenido durante años, tal vez desde el final de la segunda guerra, están siendo sustituidos por otros que pretenden, ante todo, olvidar la dura realidad en la que viven millones de personas en el mundo", comenzó el que fuera Defensor del Pueblo Andaluz durante 17 años y que lanzó como una advertencia una frase que sobrecoge: "El poder del dinero nos está dejando sin futuro". 

Chamizo arrancó decenas de ovaciones al repasar su trayectoria, desde aquel verano de 1989 cuando un Campo de Gibraltar presa de la heroína "fue capaz de hacer una de esas revoluciones necesarias para conservar el sentido profundo de la existencia", hasta su actual tarea al frente de Voluntarios por otro mundo y Sevilla Acoge. "He combatido y combatiré todo aquello que vaya contra la dignidad de los seres humanos", proclamó el nuevo Doctor Honoris Causa antes de alertar de que "hoy se cosume más droga que nunca" y acordarse de "José, Ramón, Onofre, Conchi, Fafi, Miguel, Luis… y muchos miles de hombres y mujeres que perdieron sus vidas en ese inútil combate" y mencionar al "pueblo de Taraguilla, a la Estación de San Roque, a Rafael Pérez de Vargas,  Luis Marquijano, Manuel Gutiérrez Luna, a Juan José Téllez, a Álvaro Álvarez, Tony Girón, Manuela Salas, Isabel Carrión, Ángel Fernández Nistal,  Miguel Alberto, Juan José Rebolledo, Pepe Díaz, María Luisa Escribano, Clementina Pérez, Paco Mena y otras muchas personas que siempre estuvimos unidos en la lucha por dignificar las existencias rotas".  

Ahora, esta "especie de ONG con dos piernas" -Juan José Téllez dixit- se dedica a proteger a los inmigrantes con el mismo ímpetu con que hace años luchaba contra la droga. "La inmigración, lo he dicho alguna vez, es el último proceso revolucionario al que hemos asistido en primera fila. Millones de seres humanos, desde el silencio, pidiendo justicia, dignidad, libertad, fraternidad", dijo en la Politécnica.

Chamizo defiende la inmigración con el mismo ímpetu con que luchó contra la droga en los noventa

De padrino de Chamizo ejerció el profesor de la Facultad de Ciencias del Trabajo, doctor Severiano Fernández, quien expresó en la laudatio "la honda admiración que profeso al doctorando, Pepe Chamizo (como quiere que le llamen) desde que fuera alumno suyo hace ya tantos años en el Instituto Isla Verde”. De su figura, resaltó  que “aúna algo tan difícil como cultivar un rico mundo interior con su compromiso firme con la sociedad y el mundo que le ha tocado vivir”. Como intelectual, continuó, es autor de numerosos trabajos de investigación histórica, pero “donde ha desarrollado de forma más amplia y profunda esta faceta intelectual, más que erudito, es en la literatura, cultivando diversos géneros” en poesía, narrativa y teatro.

Pepe Chamizo, tras su investidura. Pepe Chamizo, tras su investidura.

Pepe Chamizo, tras su investidura.

El rector de la UCA, Eduardo González Mazo, que presidió el acto, proclamó que la vida y la labor del sacerdote son “ejemplares” como “una obra apasionante y sin descanso en favor de quienes menos tienen, de quienes por distintas causas y avatares se han visto hundidos en la desesperanza. Una vida de luz y de arrojo. De audacia y valiente. Una vida de compromiso que optó siempre por el camino más útil para los demás y no por el más cómodo para uno mismo”. Esto justamente fue lo que le agradecieron ayer el ejército de admiradores que, efectivamente, volvieron a quedar hipnotizados por Pepe Chamizo, el Doctor Honoris Causa que ayer introdujo en la Universidad la voz de los desesperados. 

El Claustro de la Universidad de Cádiz ratificó en diciembre de 2018 la aprobación del Consejo de Gobierno para conceder el grado de doctor Honoris Causa a José Chamizo de la Rubia en aplicación del artículo 232 de los Estatutos de la Universidad de Cádiz y del artículo 4º del Reglamento por el que se regula el procedimiento de concesión del grado de Doctor Honoris Causa de la Universidad de Cádiz. El Consejo de Gobierno de la UCA aprobó la candidatura el pasado 26 de junio de 2018, a propuesta de la Facultad de Ciencias del Trabajo, en el marco del grado de Trabajo Social, aprobada por unanimidad por la Junta de Facultad y motivada por su intensa labor personal y profesional en el movimiento asociativo y como portavoz en las instituciones en defensa de los derechos humanos, de las personas más desfavorecidas, especialmente en la lucha contra la droga.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios