Opinión | Algeciras-Bobadilla

¿Para qué el tren?

  • AndaluciaBay 20.30 reflexiona en este artículo sobre los motivos para la renovación de la línea ferroviaria

Línea Algeciras-Bobadilla Línea Algeciras-Bobadilla

Línea Algeciras-Bobadilla / Jorge del Águila

Una de las mejores formas de identificar si alguien realmente conoce algún tema es realizándole una pregunta muy simple: ¿Para qué…? Si el interlocutor comete el error de responder con un “Porque…” seguramente no sepa para qué realmente está pidiendo lo que pide, pero se siente con derecho de hacerlo por algún motivo. Generalmente, comparativo.

En muchas ocasiones, cuando se habla del tren para la Bahía de Algeciras la respuesta se hace con un “porque…” como encabezado de la misma. Sin embargo el motivo no es que necesitemos un tren porque tenemos el mayor puerto de España, ni necesitamos un tren porque en los puertos levantinos las salidas ferroviarias no se cuentan en binario y aquí la línea ha quedado bloqueada y en el aire desde hace 91 días. No necesitamos un tren porque sea una promesa permanente en los últimos años, ni porque Europa haya pedido con insistencia la transformación.

Nuestro motivo no es comparativo ni reivindicativo. Es objetivo. La necesidad parte de un problema concreto y de una solución necesaria. El Puerto de Algeciras y los más de 250.000 ciudadanos de la Bahía tienen una salida natural: Madrid. La comunicación con Sevilla está resuelta por carretera y, gracias a la ruta del Toro, es eficiente. La comunicación con Málaga también está resuelta por carretera y es razonable. No entremos en que es la única provincia de España que para salir de ella haya que pagar peaje, dicen que eso se solucionará este año.

Sin embargo, la salida necesaria de Algeciras es Madrid. Madrid es el principal centro de consumo de España y el principal centro de distribución de mercancías. También es donde están los centros de decisión en España de las empresas internacionales y donde residen las embajadas de los países que nos rodean. La comunicación con Madrid es clave. Y esa comunicación, hoy en día es deficiente. Mejor dicho, hoy en día, no es.

Cuando había tren, se podía ir a Madrid en 5 horas y media. Esto significa que es obligatorio pernoctar cada vez que se quiere ir a Madrid. Un sobrecoste inasumible, así que las empresas deciden no instalar sus oficinas centrales en la comarca, por mucho que su negocio principal esté en la zona. Si para ver a sus clientes o proveedores la comunicación es deficiente, es mejor moverse.

Además, las mercancías tienen un transporte con Madrid que es un auténtico peregrinaje. Doble tracción, trenes cortos, a media carga… Un viaje largo y, sobre todo, caro. En mercancías tardar una hora más no es crítico, pero pagar 50 euros de más es sustancial. Y el tren de la Bahía es, en eso, líder. Es quizás el tren más ineficiente de la península. Insoportable.

Siempre se ha dicho que Algeciras es un puerto de transbordo, pero es de transbordo porque la comunicación por tierra es tremendamente cara. Nadie paga de más por un servicio porque sí. Y ningún puerto moderno puede sobrevivir sin una conexión férrea adecuada. Algeciras lo hace porque tiene una posición geoestratégica única y porque tiene una calidad en los servicios de primer nivel, aunque su conexión férrea sea lamentable.

La transformación de la vía en un ferrocarril de altas prestaciones como demanda Europa permitiría reducir el tiempo de tránsito en pasajeros (se estima que quedaría sobre 3 horas y 45 minutos) y reducir el coste del tráfico de mercancías en torno a un 30%. La reforma de la vía daría un valor añadido a los servicios empresariales de la comarca, facilitaría el desarrollo del tráfico de valor añadido del puerto, y lo ayudaría a desarrollarse en tráficos que las navieras desearían implantar. La reforma de la vía acercaría productos al resto de España a un precio inferior al actual, porque el Puerto de España es el Puerto de Algeciras. Por aquí pasan los barcos, ¿por qué obligarlos a desviarse?

Nuestro tren no es un tren de resentimiento. Es un tren con un fin. Un para qué. Exigimos el tren competitivo para una sociedad que se lo merece. Se necesita para garantizar nuestro futuro. Para mejorar el desarrollo de nuestro país. Para poder darle un futuro a nuestros hijos. ¿Acaso hay algo más noble?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios