Real Balompédica Linense Balona, mejor cuanto más lejos

  • Los albinegros disputarán cinco partidos fuera por solo tres como locales hasta el final de curso

  • En 2019 los de Roger solo han ganado uno de sus siete duelos en el Municipal

Formación inicial de la Balona en el duelo del pasado domingo ante la UD Ibiza Formación inicial de la Balona en el duelo del pasado domingo ante la UD Ibiza

Formación inicial de la Balona en el duelo del pasado domingo ante la UD Ibiza / Rafael Cerpa

Ocho jornadas por disputarse en el grupo IV de Segunda B y –con la salvación garantizada y las plazas de liguilla convertidas en una quimera– un objetivo inequívoco: la Real Balompédica quiere regresar a la Copa del Rey. En el trayecto hacia esa meta los de Jordi Roger deben jugar solo tres partidos en el Municipal y otros cinco en los que ejercerán de visitantes. Lo que de acuerdo a los usos habituales se podría considerar un hándicap, los números demuestran que no lo es tanto. Los linenses suman prácticamente los mismos puntos ante su público que en ruta, estadística que aún empeora en lo que se refiere a su condición de anfitrión cuando se refiere únicamente a lo sucedido desde que arrancó 2019.

La Balona afronta en lo que resta de temporada más partidos como visitante que como local. Lo que generalmente se entiende como un obstáculo para conseguir objetivos en este caso no lo es tanto. En el cómputo general de la competición el equipo de La Línea promedia 1,56 puntos por cada duelo en casa y 1,50 por cada uno como forastera.

De hecho, el conjunto albinegro solo ha ganado un partido de los siete que ha disputado en su maltrecho estadio desde que comenzó 2019, al Atlético Sanluqueño y merced a un gol in extremis del tarifeño Juampe. Una victoria que a su vez rompía una racha de dos meses sin vencer en su feudo. 

Desde que comenzó enero, los linense conquistan el 28,5% de los puntos que juegan en casa y el 46% de los que litigan a domicilio

Además suma tres empates (dos de ellos, en sus dos últimas comparecencias en casa) y tres derrotas, eso sí, ante equipos de talla como Cartagena, UCAM Murcia y Melilla. Es decir, ante su público, desde que arrancó el mes de enero, ha sumado seis puntos de 21 posibles (28,5%).

En sus cinco desplazamientos del año en curso, la Balona, que ha logrado victorias de peso como la de hace diez días en la Nueva Condomina, ha conquistado un puntos más (7), pero como ha disputado dos partidos menos, el porcentaje es muy superior (46%).

Los que entrena Jordi Roger comienzan el próximo domingo en el campo de un CD El Ejido anclado en puestos de descenso su peregrinar en lo que resta de competición.

Además visitarán a Marbella (noveno, pero con uno de los mejores balances del país en 2019), Recreativo de Huelva (tercero tras una impresionante escalada), Recreativo de Granada (que pelea por evitar el descenso) y en la última jornada a un Cartagena que cabe la posibilidad de que, como sucedió el curso pasado con el Real Murcia en la clausura de la fase regular, ya esté más pendiente de su inminente participación en la fase de ascenso que de logros menos destacados.

Por el contrario pasarán por el Municipal el San Fernando (5º), que mantiene intactas sus opciones de participar en la liguilla, el Talavera (10º) cargado de caras conocidas, y el Don Benito, que también anda envuelto en esa angustiosa pelea por evitar el descenso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios