Andalucía

Manuel Contreras, el general que nació en una casa cuartel

  • El jefe de la IV Zona de la Guardia Civil pasa a la reserva tras un mandato marcado por la lucha contra la corrupción y el narcotráfico

El general de la Guardia Civil Manuel Contreras. El general de la Guardia Civil Manuel Contreras.

El general de la Guardia Civil Manuel Contreras. / D. S.

El general Manuel Contreras Santiago (Martos, Jaén, 1957) tomó posesión como jefe de la IV Zona de la Guardia Civil el 16 de enero de 2017. Dos semanas antes había caído medio cuartel de Isla Mayor en una operación contra el narcotráfico, desarrollada por un grupo de Asuntos Internos desplazado especialmente desde Madrid. Cuatro de los ocho agentes del puesto estaban a sueldo de un clan de narcotraficantes que introducía hachís por el Guadalquivir.

Aquella operación supuso uno de los mayores escándalos recientes de las Fuerzas de Seguridad en la historia reciente de la provincia de Sevilla. Quien creyera que el general iba a pasar por alto aquella mancha y dedicarse a hacer un discurso bonito y efectista en su toma de posesión, probablemente no lo conociera.

"Seré riguroso y en nada tolerante con aquellos que se aparten del camino de honradez que nuestros mayores han trazado a lo largo de la historia de nuestro cuerpo. Quienes así lo hagan traicionan a los ciudadanos y la confianza y el aprecio que hacia nosotros tienen, a sus compañeros que honradamente arriesgan su vida y, lo que es más grave, traicionan a aquellos guardias civiles que dieron su vida por los demás". Tendría que aplicar esta máxima en varias ocasiones a lo largo de su mandato como máximo responsable de la Guardia Civil en Andalucía, que cesó el pasado 2 de octubre después de que el Gobierno decidiera no ascenderlo a general de división.

A veces tuvo que hacerlo incluso contra oficiales, como fue la detención del capitán de la Policía Judicial de Algeciras. Contreras fue siempre muy consciente de la importancia de mantener limpio el cuerpo y del papel que juega una unidad de Asuntos Internos. Tanto que ésta es uno de los pilares del macrocentro de operaciones contra el tráfico de drogas que la Guardia Civil ha montado, bajo su dirección y siguiendo el desarrollo del plan Carteia, en el cuartel de Eritaña de Sevilla.

Es el llamado CCON Sur, acrónimo de Centro de Concentración Contra el Narcotráfico. Agentes de Policía Judicial, de Información, del Grupo de Acción Rápida y de Asuntos Internos forman esta estructura contra el narco, que se ha traducido en decenas de operaciones exitosas en el último año y medio. Las principales mafias han sido descabezas, han sido detenidas alrededor de un millar y medio de personas y se ha puesto especial hincapié en la vertiente económica y las redes de blanqueo de estas organizaciones.

Sobre el terreno, en el Estrecho de Gibraltar, está el Organismo de Coordinación del Narcotráfico (OCON Sur), encargado de ejecutar las órdenes. El jefe de todo ello ha sido hasta el día de su cese Manuel Contreras, que se centró en este trabajo después de haber estado dirigiendo toda la labor de la Guardia Civil relacionada con la inmigración en las costas andaluzas.

Contreras lleva la Guardia Civil en su ADN, y no sólo porque haya pasado casi 40 años como oficial del cuerpo y haya dirigido a miles de agentes. Es hijo de guardia. Nació en la casa cuartel de Martos (Jaén), donde estaba destinado su padre, que pronto sería trasladado a Málaga. El futuro general vivió en el barrio del Palo hasta su ingreso en la Academia General Militar y luego en la Especial de la Guardia Civil, de donde salió con el empleo de teniente hace 38 años.

Su padre le dio entonces un consejo: "Para ser un buen oficial de la Guardia Civil, tienes que ser respetado y querido por tus compañeros y subordinados". Durante toda su carrera tuvo presente las palabras de su padre. De él dicen que siempre se muestra cercano y sabe escuchar, que rara vez da una voz y que fomenta el trabajo en equipo. Incluso hay algún subordinado que se lo ha encontrado por la calle de forma casual y ha terminado cenando con él. Este fin de semana irá a darle las novedades a su padre, aquel guardia que hoy tiene noventa años. Misión cumplida. Sin novedad.

Los inicios

Su primer destino como teniente Dúrcal (Granada), después hizo el curso de piloto de helicópteros y estuvo entre Sevilla y Logroño, reuniendo más de 3.000 horas de vuelo. Participó en numerosos rescates en SierraNevada. Ascendió a comandante en Sevilla, donde estuvo once años hasta que ascendió a teniente coronal.

Su paso por Asturias

Fue destinado a la comandancia de Gijón a mediados de la década pasada. Fue el encargado de poner orden en una sede que había sufrido cierto descrédito tras los atentados del 11-M, que se habían cometido con explosivos robados en la Mina Conchita sobre los que había un escaso control. Después dirigió la comandancia de Badajoz.

Condecoraciones

Tras su ascenso a coronel dirigió el Servicio Aéreo, antes de ser general de brigada y pasar por Madrid y Andalucía. Cuenta con condecoraciones como la Gran Cruz de San Hermenegildo, cruces al Mérito Militar y de la Guardia Civil y la Encomienda al Mérito Civil Isabel la Católica, entre otras. Está casado y tiene dos hijas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios