Andalucía

La Junta prohíbe los viajes entre provincias por el Covid

  • Los municipios con tasas mayores de 500 quedarán cerrados y en los más de 1.000 también se clausura la hostelería y el comercio

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno.

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno. / R. D.

La Junta de Andalucía ha cerrado todas las provincias de la comunidad, de modo que desde este mismo domingo no se podrá viajar entre territorios. Ésta y otras medidas entran en vigor en la noche del sábado al domingo. Pero, además, el Gobierno también prohíbe las entradas y salidas de los 219 municipios andaluces cuya tasa de incidencia sea mayor de 500. Éstos se podrán consultar desde mañana sábado en la página de la Junta sobre el Covid. De estos municipios, en 91 que tienen una tasa de más de 1.000 nuevos casos en los últimos 14 días también tendrán que cerrar todo el comercio y la hostelería no esencial. Esto se convierte en una norma para los próximos días, de modo que la lista de los afectados puede verse incrementada cada cierto período de tiempo que la Junta no ha definido aún.

El toque de queda se mantiene a partir de las 10 de la noche, aunque la Junta ha solicitado el permiso para adelantarlo.

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, ha explicado estas restricciones después de reunirse con los técnicos del SAS. Ha adelantado que la tercera ola, en la que estamos inmersos, tendrá un pico mayor que el de la segunda, lo que debe llegar en un plazo de dos semanas. 

La única capital que en estos momentos quedaría cerrada, por contar con una tasa de más de 500, es Almería, aunque también salen afectados Jerez, Sanlúcar, Osuna y Níjar, entre otros. Con una incidencia de más de 1.000 se encuentran Trebujena, Pruna o la Puebla de Cazalla. De todos modos, hay que esperar a que la Junta publique su mapa este sábado para ver cuál es la afectación. 

En el resto de municipios, en aquellos con tasas inferiores a 500, la hostelería cerrará, como hasta ahora, a las seis de la tarde. El comercio también debe cesar su actividad a partir de esa hora. 

Las nuevas medidas van a obligar a los andaluces a consultar de modo diario este mapa, puesto que se aplican en función de las características epidémicas de cada pueblo y ciudad. Esto añade cierta complejidad a lo que han venido siendo hasta ahora un paquete de medidas más uniformes, aunque con unas pocas excepciones. El criterio básico es la tasa de incidencia, que mide el número de nuevos casos en los últimos 14 días por cada 100.000 habitantes.

Pero la voluntad del Gobierno andaluz es ir a más en la medida que el central le dejase. El presidente andaluz ha pedido, por carta, que el Ministerio de Sanidad les dé la competencia de ordenar los confinamientos domiciliarios y el adelanto de los toques de queda. Si Moreno tuviese esta competencia, confinaría en sus domicilios a los ciudadanos que viven en municipios con tasas superiores a 1.000.

Sin embargo, no parece que conseguirá el mando de esta medida tan extrema, que no se adoptó durante la segunda ola. El Gobierno central no quiere ni más confinamientos domiciliarios ni adelantar el toque de queda a antes de las 10 de la noche, aunque se lo han solicitado varias comunidades autónomas.

Juanma Moreno ha explicado que a partir del lunes se comenzará a poner la segunda dosis de la vacuna de Pfizer a los residentes en centros de mayores. Según los últimos datos del Ministerio de Sanidad, Andalucía ha inyectado el 64,6% de las vacunas con las que cuenta, son 139.718. Pfizer ha comunicado que restringirá las entregas a la Unión Europea, por lo que se producirán retrasos. No obstante, Moreno ha explicado que el SAS había guardado un 20% de viales para las segundas dosis, por lo que es un asunto que se superará.

Andalucía ya cambió el lunes pasado las restricciones, que se modificaron tras las fiestas de Navidad. Así, los bares y restaurantes venían cerrando a las 6 de la tarde, excepto las cafeterías que podían retrasarlo hasta las 8 de la tarde si no venden bebidas alcohólicas. Desde el pasado lunes, la comunidad está perimetrada, sólo se puede entrar por causa justificada. Los municipios del Campo de Gibraltar permanecen cerrados.

Juanma Moreno llegó a solicitar el autoconfinamiento de los andaluces y pidió al Gobierno central que le dejase confinar a algunas comarcas si ello fuese necesario. A la vez, su consejero de Salud, Jesús Aguirre, requirió al Ministerio de Sanidad que adelantase el toque de queda, que por el decreto que regula el estado de alarma no puede fijarse antes de las 10 de la noche. 

La tercera ola está disparada en Andalucía, como en el resto de España, de tal modo que de una tasa de incidencia de nuevos casos inferior a 200 antes de las fiestas de Navidad se ha pasado a la de 463 de la última jornada. La media española es aún más alta, de 575. Esto se ha traducido en un aumento de los ingresos hospitalarios y en una ocupación de las camas de UCI por enfermos de Covid que llega al 19,23%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios