Música

El violín de la algecireña María De Grandy sonará en la Bienal de Ostrava

  • La cita es de las más importantes de Europa y vivirá once estrenos 

La violinista algecireña María de Grandy durante un concierto La violinista algecireña María de Grandy durante un concierto

La violinista algecireña María de Grandy durante un concierto / Tomoyuki Hotta (Algeciras)

La violinista y poetisa María de Grandy Ruzafa (Algeciras, 1998) participará desde el 22 de agosto próximo en la X Bienal de Música Contemporánea y Experimental de Ostrava, en la República de Chequia. "Estoy muy contenta, ilusionada. Hay que tener en cuenta que, dentro de la clásica, la experimental es a la que quiero dedicarme. Esta bienal es una gran oportunidad porque, en ella, todo lo que vamos a tocar son estrenos absolutos. Incluso estarán allí los compositores de cada obra porque es la primera vez que van a escuchar la interpretación de lo que han creado”, explica la artista algecireña.

María de Grandy viaja el 16 de agosto al país centroeuropeo. En los días previos al arranque de la bienal, cuya apertura es el 22, le espera un duro trabajo de ensayos ya integrada como primera violinista de la Ostrava New Orchestra, que es la agrupación oficial de esta cita. Está previsto que dicha orquesta pueda ser escuchada durante tres días interpretando un total de entre once y doce nuevas composiciones.

Es el tercer año consecutivo en que De Grandy viaja a Chequia por cuestiones musicales. Estuvo en la novena bienal en 2017 y, el año pasado, en un festival diferente aunque en la misma ciudad. Lo cierto es que a aquella primera oportunidad acudió becada y, esta vez, ha sido requerida expresamente con contrato profesional.

En la orquesta oficial se integran intérpretes de Europa y fuera de ella. "En 2017 tuve compañeros japoneses y estadounidenses, entre otras nacionalidades", precisa. María de Grandy, además de violinista de largo recorrido pese a su juventud, es escritora y tiene dos poemarios publicados. El primero es Arcilla, de 2016, con versos más al uso. El segundo, de 2018, se llama El cuaderno rojo. Ella misma lo define como poesía contemporánea y automática.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios